Virales

Newsletter

Tribunal de Buenos Aires instaura la “presunción de sospecha”

By: Adam Dubove - @dubdam - Ene 7, 2016, 2:11 pm
Un fallo del Tribunal Supremo de Justicia da rienda libre a los controles policiales por "averiguación antecedentes". (April Killingsworth)
Un fallo del Tribunal Supremo de Justicia da rienda libre a los controles policiales por “averiguación antecedentes”. (April Killingsworth)

EnglishEl 14 de abril de 2014 Lucas Abel Vera se encontraba deambulando en la estación de Constitución —valga la paradoja—, una de las principales terminales de trenes de la ciudad de Buenos Aires. A las 3:20 p.m. un policía se le acercó: “Documento, por favor. Estamos realizando un operativo de prevención”, probablemente le dijo el oficial. Vera, visiblemente nervioso, le explicó al policía que estaba armado. En la cintura poseía un arma con cuatro cartuchos en el cargador, sin la autorización correspondiente. La revelación llevó a los oficiales a detener a Vera, quien quedó detenido.

En el proceso judicial posterior, su abogado cuestionó el procedimiento. Según el fallo emitido por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de la capital de Argentina, la defensa argumentó que “ese proceder constituye una privación de la libertad ambulatoria”, y que sólo podría haberse realizado “cuando mediara un supuesto de sospecha, que en el caso no se dio”. Mientras que un tribunal de apelaciones consideró válidos esos argumentos, los jueces del máximo tribunal opinaron de forma diferente.

Los magistrados consideraron que el proceso era legítimo y ajustado a las leyes vigentes. Para hacerlo se respaldaron en un viejo decreto del año 1958, dictado unos meses antes de que el régimen militar que gobernó entre 1955 y ese año dejara el poder. La norma, entre otras cosas, faculta a la policía a llevar un “registro de vecindad en la Capital de la Nación (…) hasta donde sea necesario, a los fines de seguridad de los mismos”. La exigencia de mostrar el documento nacional de identidad (DNI), sostuvo la jueza Inés Weinberg, está contemplada dentro “facultades implícitas” de los cuerpos policiales.

Sin privacidad ni libertad

¿Y las garantías de la Constitución? Bien, gracias. Con su fallo, los jueces decidieron desconocer por lo menos dos derechos individuales básicos: a la privacidad y a la libertad ambulatoria. Dicho de otro modo, es el derecho a poder transitar libremente sin ser molestado y sin tener que dar a explicaciones a nadie, mientras uno no actúe de forma contraria a la ley y a la presunción de inocencia.

“¿Y la seguridad?”, se preguntan muchos que tienen una legítima preocupación: viven en la capital del país con más robos reportados de América, según Naciones Unidas. “Los únicos que deberían preocuparse son los que tienen algo que ocultar, los ciudadanos que no violan la ley no deberían tener problema en mostrar su documento, cuando se lo requieren”, suelen afirmar.

Pero este argumento es falaz, todos tenemos algo que esconder, y no tiene necesariamente porque ser algo ilegal. ¿Y si uno inventó un viaje para no asistir a una tediosa reunión familiar? Una “detención al azar por averiguación de antecedentes” dejaría expuesta la falsa excusa. Incluso, si alguien no tiene nada que esconder lo asiste el derecho a transitar libremente sin ser molestado. O como señaló Edward Snowden: “Argumentar que no te importa el derecho a la privacidad porque no tienes nada que esconder no es diferente a decir que no te importa la libertad de expresión porque no tiene nada que decir”

Por supuesto, las tareas de prevención son una parte fundamental del trabajo policial. Si la policía sospecha o tiene información de que se producirá un asesinato, esperar a que se produzca para entrar en acción sería absurdo, y frustraría la función básica de ese cuerpo, que es proveer seguridad. Pero esta decisión va mucho más allá de eso. La juez Ana María Conde escribe en su voto que los “procedimientos identificatorios de personas al azar en lugares públicos o de acceso público (…) no es, per se, violatorio de ninguna garantía constitucional”.

El fallo, en esencia, invierte el criterio fijado en otros tribunales. Los “indicios vehementes de culpabilidad”, el “estado de sospecha” y la “flagrancia” ya no serán requisitos para que exigir el DNI, sino que ahora todos — “al azar”— podrán ser sometidos a esa exigencia. La presunción de inocencia es reemplazada por la presunción de sospecha: todos somos sospechosos a menos que demostremos lo contrario.

En caso de que una persona no pueda acreditar su identidad, porque decidió salir a la calle sin su DNI, el problema es aún mayor. Según la legislación vigente, no contar con el DNI o negarse a mostrarlo habilita a la policía a detener a la persona por un máximo de 10 horas en la ciudad de Buenos Aires, para llevar adelante una “averiguación de antecedentes”. De esta manera, uno —sin ninguna causa que lo justifique— podría terminar detenido (en los hechos, un secuestro) por ser “obligado a hacer lo que no manda la ley”, en una abierta contradicción a la Constitución.
[adrotate group=”8″]

Azar predeterminado

El fallo judicial echa por tierra cualquier requisito para que un funcionario policial demande una identificación, y lo reemplaza por “el azar”, o en otras palabras por un régimen del “vale todo”. El azar policial, además, sufre de demasiada arbitrariedad. Los “criterios aleatorios” que —según el TSJ— debería utilizar la policía están predeterminados, en general, por el color de piel, la vestimenta, la edad o el lugar de residencia de la persona. Si antes la arbitrariedad para este tipo de procedimientos era una cuestión de todos los días, ahora será peor.

Es posible que la situación sea imperceptible para una parte de la población que no suele ser sometida estos controles, pero entre aquellos que cumplen las condiciones para que el azar policial los seleccione suele generar un verdadero incordio. Una persona que nunca en su vida cometió un delito podría ser sujeta a averiguaciones de identidad varias veces por semana, e incluso por día, anulando cualquier noción de libertad.

Con su decisión, los magistrados del TSJ han extirpado a la libertad ambulatoria y a la privacidad de su rango de derechos. Ahora el derecho es de los policías, y los nuestros son simples privilegios que dependen —sin restricciones legales— de la autoridad policial. Virtualmente estamos todos bajo estado de sospecha.

Adam Dubove Adam Dubove

Adam Dubove es Director de Traducciones en el PanAm Post y conductor del programa radial Los Violinistas del Titanic. Síguelo en Twitter, @dubdam, y en su blog, Diario de un Drapetómano.

Nombramiento de nuevo ministro de Economía causa alarma en Venezuela

By: Sabrina Martín - @SabrinaMartinR - Ene 7, 2016, 1:55 pm
ft-luis-salas-economia-productiva

Durante el nombramiento del nuevo Gabinete ministerial de Venezuela, el presidente de ese país, Nicolás Maduro anunció la constitución de un nuevo equipo económico, el cual según él deberá estar en “línea directa con las necesidades del país" para rescatar la economía. Pero las decisiones de Maduro han creado polémica en la sociedad venezolana y, sobre todo, expectativas negativas por parte de especialistas en materia de economía y finanzas, pues aseguran que con los nuevos nombramientos el país continuará bajo un panorama incierto de inflación y escasez galopante. Luis Salas fue nombrado vicepresidente económico y estará al frente del recién creado Ministerio de Economía Productiva; sin experiencia en el Ejecutivo y con un título de sociólogo, será el encargado de coordinar a un equipo de nuevos ministros integrado por Miguel Pérez Abad, en la Cartera de Industria y Comercio; Jesús Farías, en la de Comercio Exterior e Inversión Extranjera; Wilmar Castro Soteldo, en Producción Agrícola; Ángel Belisario Martínez, en Pesca y Acuicultura; Emma Ortega, en Agricultura Urbana; Rodolfo Marco Torres en Alimentación y Rodolfo Medina en el ministerio de Banca Pública y Finanzas. Salas ha expresado abiertamente sus ideas a favor de la revolución chavista; a través del portal web oficialista Aporrea.org ha manifestado que cree en la supuesta "Guerra Económica" y que la creciente inflación en Venezuela no está relacionada con las políticas monetarias; ha asegurado que el aumento de precios en productos y alimentos se deben a las ganancias de las empresas. Cree que la raíz de los problemas económicos de ese país se originan principalmente por la especulación, usura y el acaparamiento de una "clase empresarial vividora y malcriada" que califica como un "tumor económico". Además el nuevo ministro asegura que la Ley de la oferta y la demana es "balurda" en todos los casos, sobre todo cuando se relaciona con el dinero. La situación económica empeorará Ante la decisión de colocar la economía del país suramericano en manos de este sociólogo que se ha expresado en contra del libre mercado, especialistas aseguran a PanAm Post que la situación en Venezuela empeorará, pues se mantendrán los controles y sanciones sobre las empresas privadas y la inflación presuntamente superará el 270% que alcanzó en el año 2015. https://twitter.com/luisoliveros13/status/685085376281735168 https://twitter.com/aroliveros/status/684901231274405891 Para el economista Ronald Balza el nombramiento de Salas "genera preocupación" y "no representa un cambio en la concepción de las políticas económicas del Gobierno". "Lamentablemente esta designación se da al mismo tiempo en que se esconden las cifras oficiales de inflación, escasez y Producto Interno Bruto; es un ministro que piensa que la inflación es culpa de los empresarios, de los productores, de los importadores que aún subsisten en Venezuela. Esto le permite al Gobierno crear el problema y trasladar la culpa", aseguró el especialista. Dijo, además, que imponer sanciones sobre la actividad privada es justamente lo que no se debe hacer y lo que Salas impulsa con sus ideales. Por su parte, el economista Boris Ackerman aseguró a PanAm Post que Luis Salas "es la persona menos indicada para conducir la economía de Venezuela". Afirma que con él se mantendrán y profundizarán los controles y sanciones sobre el empresariado, sin generar cambios positivos en la situación actual del país. Los economistas coinciden en que con los nuevos nombramientos, el Gobierno no se dispone a cambiar el modelo económico que ha generado los problemas financieros en el país. "Más de lo mismo" Aunque los venezolanos esperaban entre los anuncios las nuevas medidas económicas para sortear la difícil situación que transita ese país, Maduro solo ofreció información sobre su nuevo gabinete ministerial, dejando por fuera algunas aclaratorias y sembrando dudas en los ciudadanos. Para el politólogo Enio Cardozo llama poderosamente la atención el nombramiento de Aristóbulo Istúriz como nuevo vicepresidente del país, ya que actualmente es el gobernador del estado Anzoátegui y estaría obligado a abandonar sus funciones como mandatario regional. Otra de las dudas surge tras el nuevo ministerio de Agricultura Urbana, pues se desconoce de qué trata dicha cartera. "No sabemos si es que ahora hay que crear sembradíos o cosechas en espacios urbanos, más allá del nombramiento, no se entiende", afirmó el analista político. Dijo además que con 30 ministerios el Gobierno de Nicolás Maduro busca generar mayor burocracia y gasto público para obtener recursos que generen propaganda en beneficio del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); señaló que ninguno de los nombramientos resuelve los problemas de los ciudadanos de a pie. "No se está resolviendo nada en cuanto al poder adquisitivo que es lo que le preocupa a los venezolanos, continúan los enroques y las mismas caras de siempre", señaló. El especialista agregó que en lo político, Nicolás Maduro "no entendió" que en las elecciones parlamentarias los venezolanos le exigieron un cambio, pues mantiene el modelo económico y político que ha ubicado a Venezuela en el país con la mayor inflación del mundo y con la mayor cantidad de obstáculos para poder invertir.

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.