Virales

Newsletter

Reforma laboral de Correa aspira a controlar salarios en Ecuador

By: Adriana Peralta - @AdriPeraltaM - Nov 17, 2014, 4:51 pm
Rafael Correa anunció las modificaciones al Código de Trabajo durante una manifestación en Guayaquil. (Facebook)
Rafael Correa quiere reducir por ley la brecha entre los que más ganan, y los que menos. El alto mando de una empresa tendrá un límite salarial de  20 veces el ingreso del obrero menos calificado de la empresa. (Facebook)

EnglishEl presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció el pasado sábado un conjunto de reformas al Código de Trabajo cuyos ejes son la profundización del derecho a la estabilidad, la búsqueda de la equidad, la modernización del sistema salarial, la democratización de la representatividad sindical y la universalización de la Seguridad Social.

“Se trata de la dignificación del ser humano y de su trabajo, por encima del capital y del mercado”, explicó el mandatario.

Las reformas fueron anunciadas durante una manifestación pública oficialista en Guayaquil, en el suroeste del país. Durante el acto se presentó por primera vez la Central Única de Trabajadores (CUT), un gremio creado a instancias del oficialismo que congrega a empleados públicos y privados.

La presentación de Correa frente a los manifestantes sustituyó al programa radial y televisivo sabatino del presidente. En su discurso, el mandatario hizo un repaso de las modificaciones laborales que ha liderado durante su mandato, entre ellas la eliminación de la subcontratación, y de los de despidos sin indemnización de los empleados con contratos de plazo fijo de más de dos años. Así mismo, mencionó el pago de un año de sueldo a personas despedidas por motivos raciales, de orientación sexual, vejez, o discapacidad.

“Las demandas de los trabajadores han sido atendidas como nunca antes, porque somos el Gobierno de los trabajadores”, expresó Correa al referirse a las modifaciones laborales de su mandato.

Cinco ejes principales

Rafael Correa entregó los cinco ejes de propuestas de reformas a la presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira.

El primero de ellos es la profundización del derecho a la estabilidad laboral. Con ello, se eliminarían los contratos laborales en los que el trabajador puede ser despedido sin pago de una indemnización, y aquellos contratos que pueden ser sustituidos por cargos fijos a tiempo determinado (se les conoce como a plazo fijo). También prohibiría el despido de mujeres embarazadas y dirigentes sindicales.

Para Correa, se debe buscar una equidad salarial entre los dueños de las empresas y los trabajadores. Por ello, el segundo eje propone establecer límites entre las brechas salariales de los empleados: El alto mando de una empresa no podrá ganar más de 20 veces lo que gana el obrero menos calificado de la organización. Si el valor de un sueldo supera lo establecido, el excedente tendrá que ser entregado al Estado en forma de prestaciones de seguridad social, y el retraso en el mismo acarrearía multas.

Como tercer eje se encuentra la modernización del sistema salarial. Para ello, el Gobierno abrirá la posibilidad de que, a pedido del trabajador, se distribuyan en los 12 meses del año los bonos que suelen darse en diciembre (décimo tercero y cuarto salario, o aguinaldos), tanto en el sector público como en el privado.

Correa propone además la “democratización” de las empresas, al establecer que el comité de empresa (o directiva) tendrá que escogerse mediante votaciones universales libres y secretas de todos los miembros de la organización, no siendo obligatorio para esto la afiliación a un sindicato.

El último eje comprende la universalización de la cobertura de la seguridad social. Su objetivo es beneficiar a 1,5 millones de trabajadoras del hogar, y que el Estado les garantice el acceso a esta prestación. El Gobierno pagaría el 90% del costo de la cotización de salud y en función de la situación socioeconómica de cada ama de casa la familia completará el 10% del costo.

Con esta afiliación las madres podrán obtener una jubilación del 90% de su salario de cotización, pensiones por incapacidad o muerte, pensiones de orfandad y viudez para los beneficiarios.

El sector productivo queda perplejo

Desde el sector privado, resaltaron que las nuevas medidas impactarían en la generación de empleos y reducirían los estímulos salariales.

Luis Poveda, representante de los Trabajadores en el Consejo Nacional de Salarios, señaló para el diario local El Comercio que la eliminación de la figura de contrato a plazo fijo perjudicará el acceso de los jóvenes a puestos de trabajo en los cuales, por lo general, se les educa y se les pone a prueba por un tiempo.  “Se perjudicaría a la juventud que aspira a un empleo productivo”, dijo al diario.

Richard Martínez, presidente Ejecutivo de la Cámara de Industrias y Producción, coincidió con Poveda en que la eliminación del contrato a plazo fijo perjudicará a los segmentos más jóvenes de la sociedad que prueban en pocos años con varios tipos de trabajos. En declaraciones a Ecuavisa, indicó además que el tope a la brecha salarial desincentivará a los ecuatorianos que están especializando sus estudios en el extranjero, ya que al controlar el aumento progresivos de los mismos, no habrán estímulos salariales para la clase profesional.

Reelección sobre la mesa

Durante la presentación de las reformas al Código de Trabajo, Rafael Correa volvió a mencionar las enmiendas constitucionales que la Asamblea Legislativa de Ecuador está tramitando, con énfasis a la reelección indefinida. De aprobarse esta reforma, Correa podría optar a competir a la presidencia de Ecuador por cuarta vez.

Correa denomina como una “revolución ciudadana” el cambio que él dirige, por lo que aunque en el pasado se había expresado en contra de la reelección indefinida, asumirá el reto que la historia le imponga. “Nunca quise la enmienda para la reelección, pero debemos ser conscientes del momento histórico que vivimos”, expresó el mandatario.

El pasado 31 de octubre la Corte Constitucional de Ecuador dictaminó que la posibilidad de reelección indefinida y consecutiva de cargos elegidos por voto popular fuera  discutida y decidida por la Asamblea Nacional de Ecuador, de actual mayoría oficialista, al contrario de lo que la oposición proponía, que la enmienda fuera decidida por consulta popular.

Editado por Elisa Vásquez

Adriana Peralta Adriana Peralta

Adriana Peralta es amante, promotora y defensora de la libertad. Ha sido pasante en el Cato Institute y Atlas Network en Washington D.C. y miembro de la junta directiva de @CREO_org en El Salvador. Actualmente trabaja en el departamento de desarrollo de la Universidad Francisco Marroquín. Síguela en Twitter: @AdriPeraltaM.

Protesta por mayores salarios amenaza Black Friday en Walmart

By: Belén Marty - @belenmarty - Nov 17, 2014, 1:55 pm
ft-minimum-wage-walmart-1

EnglishGrupos de empleados de 2.152 hipermercados Walmart en Estados Unidos protestarán este viernes 28 durante la celebración de las reconocidas ofertas y promociones del Black Friday para exigir un aumento en el salario mínimo a US$15 la hora y se les permita trabajar jornadas completas o más extensas. Organizados bajo el grupo Organización Unida por Respeto Walmart (OurWalmart), que busca ayudar a los empelados de esta cadena en asuntos laborales y legales, reclaman un aumento del salario por hora y alegan que Walmart puede pagarlo dadas sus ganancias anuales de $16.000 millones. “Walmart puede permitirse el lujo de pagar más por nosotros, pero en cambio, manipula nuestros horarios y paga a la mayoría de nosotros menos de $25.000 al año. Eso no es suficiente para pagar nuestras cuentas”, indicaron en el sitio web de la campaña. Lo solicitado supera ampliamente el salario mínimo federal actual de $7,25 por hora. OurWalmart asegura que el promedio actual de ingresos de los empleados de la empresa se encuentra entre los $8 y los $10 por hora, en contraposición a los $12,78 que los directivos de la empresa consideran como salario promedio de sus trabajadores en Estados Unidos. "La tasa salarial no incluye el salario promerio de los trabajadores a medio tiempo, que es el 49% de la fuerza laboral de la compañía", dicen en un gráfico comparativo. https://twitter.com/AFLCIO/status/534037940083494913 "¿Donde estarás el Black Friday? Apoya a los huelgistas de Walmart y asiste a una de las protestas cerca tuyo" Los manifestantes crearon un petitorio en línea que ya lleva más de 70 mil firmas para apoyar las protestas contra la familia Walton, dueña de los hipermercados, y pedirles una respuesta inmediata a sus reclamos. “La desigualdad en los ingresos es la más alta desde 1928. Las ganancias empresariales están en su punto más alto. Mientras tanto, los salarios están en el punto más bajo desde 1948 —incluso con el aumento de la productividad”, precisan en la petición. La protesta de este grupo inició el pasado 13 de noviembre cuando cerca de 30 trabajadores de un Walmart en Los Ángeles llevaron a cabo una protesta silenciosa, sentados en el piso de la tienda.  Horas más tarde, 23 empleados que se manifestaban por lo mismo en las fueras de otro supermercado en California, fueron detenidos. https://twitter.com/greenhousenyt/status/533090990664724480 "Dos docenas de trabajadores en la primer sentada que hubo alguna vez en un Walmart" Walmart: "Quienes ganan salario mínimo, son minoría" Por su parte, Brooke Buchanan, vocera de Walmart, manifestó que la empresa no toma represalias a los trabajadores que forman parte de las manifestaciones por mejoras laborales. "La realidad es que pocos asociados de Walmart participan en estas protestas laborales organizadas", indicó. El CEO de Walmart Douglas McMillon había dicho el octubre pasado que una minoría de los empleados de la compañía recibe el salario mínimo. "Solo tenemos unos pocos miles de asociados en Estados Unidos, menos de 6.000 de nuestros 1,3 millones de trabajadores, que cobran un salario mínimo; y es nuestra intención que con el tiempo lleguemos a estar en una situación en la que no pagaremos en absoluto el salario mínimo", explicó McMillon. La cadena de hipermercados atendió durante el Black Friday de 2013 a unos 22 millones de clientes, y esperan tener aún más este año tras una reducción de precios en productos electrónicos, juguetes y otros productos. En ese momento, protestas similares que se llevaron a cabo incidieron en las labores de 1.200 y 1.400 tiendas, según Our Walmart. Los trabajadores de comidas rápidas les anteceden En mayo de este año trabajadores de restaurantes de comidas rápidas realizaron protestas en todo Estados Unidos y otros 33 países para exigir un salario por hora también de $15 y pronunciarse en contra de a inequidad salarial que existe en ese país. Estas protestas se habían realizado en un clima de debate nacional por el salario mínimo, y en el marco la propuesta del partido Demócrata de subir el pago mínimo por hora a $10,10. La iniciativa fue repudiada por los Republicanos. Advierten que el salario mínimo genera desempleo El economista Walter Block explicó a PanAm Post que aquellos que demandan $15 la hora piensan que es la generosidad de los empresarios lo que determina el salario de una persona. “Esto es incorrecto. La teoría correcta de determinación de los salarios se basa en la productividad del trabajador. ¿Por qué un abogado puede cobrar $500 la hora, un contador $200, un plomero $50 y una empleada que barre $10 la hora? ¿Es debido a los diferentes grados de generosidad de sus empleadores? No, se trata de la productividad”, aseguró el experto. Además planteó que el aumento del salario mínimo generará desempleo ya que ningún empleador contratará a un trabajador que le genere menor productividad que lo que debe pagar por él. "Supongamos que la productividad de un trabajador es de $10 la hora, y el salario mínimo le obliga a pagarle $15. Cualquier empleador que lo contrate va a perder dinero. La empresa no contratará a una persona así. Él se convertirá en un desempleado.El salario mínimo es una ley de desempleo", concluyó. Peter Schiff, economista experto en los mercados de renta variable y divisas, coincidió en que el problema no es el aumento de los salarios, sino la factibilidad económica de ellos. “¡Dígale adiós a precios bajos todos los días! Con el fin de permanecer en el negocio, Walmart tendría que empezar a cobrar más, no menos”, indicó Schiff en declaraciones a PanAm Post. “Los consumidores pierden los beneficios indirectos de las relaciones laborales libres, incluyendo los precios más bajos. Sin un salario mínimo, todo el mundo termina ganando: los productores, los trabajadores y los consumidores. El productor obtiene una mayor productividad, lo que se obtiene un mejor resultado final. El trabajador consigue un trabajo que le da dinero, la formación en el puesto de trabajo, y la experiencia laboral. Por último, el consumidor (y todos somos consumidores) gastan menos de lo que, de otro modo, tendría para los mismos productos y servicios”, explicó. Editado por Elisa Vásquez

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.