Virales

Newsletter

Informe: militarización en México causó “atrocidades” contra DD.HH.

By: Elena Toledo - @NenaToledo - Jun 8, 2016, 2:39 pm
derechos humanos
Según Open Society, las violaciones a los derechos humanos en México son “atrocidades innegables”. (El País)

Ante la severa crisis de derechos humanos que padece México, además de la acumulación de atroces crímenes cometidos tanto por fuerzas de seguridad como por el crimen organizado, la única salida posible es la asistencia internacional independiente, pero con la posibilidad de llevar a juicio algunos de los casos más graves ocurridos en los últimos años en el país.

Así lo considera James Golston, director ejecutivo de Open Society Justice Initiative, quien este martes presentó el informe Atrocidades innegables. Confrontando crímenes de lesa humanidad en México, en presencia de decenas de familiares de víctimas de la “guerra contra el narcotráfico”, iniciada por el expresidente Felipe Calderón.

Se trata de un compendio pormenorizado de violaciones a derechos humanos, analizados bajo los estándares del Estatuto de Roma, que define los crímenes de lesa humanidad perseguidos por la Corte Penal Internacional (CPI).

El informe, realizado durante cuatro años, analiza la política de militarización lanzada desde el sexenio pasado y continuada por Enrique Peña Nieto, con un saldo de al menos 150 mil muertos y aproximadamente 26 mil desaparecidos, además de la consecuente tortura a miles de personas durante la persecución de los delitos, casos de los cuales la Procuraduría General de la República tiene abiertas cerca de cinco mil denuncias.

Son crímenes atroces causados tanto por la acción del narcotráfico como por el uso indiscriminado de la fuerza militar.

El documento desmenuza los obstáculos en las oficinas gubernamentales, para esclarecer los crímenes atroces. Ante las deficiencias y corruptelas que subsisten, en muchos casos para proteger a agentes del Estado involucrados, Goldston y las organizaciones que acompañan a Open Society consideran que “después de tantos asesinatos, de tantas desapariciones forzadas, de tanta tortura y tan poca rendición de cuentas, es el momento de hacer algo distinto, porque lo que hemos visto es que la diferencia entre la escala de violencia y la poca determinación de responsabilidad, no hay correspondencia. Los crímenes no están disminuyendo hasta la fecha”.

James Goldston habla en nombre de sus colegas mexicanos y funda sus esperanzas en que los tiempos cambian y que México está admitiendo la participación de instancias foráneas, como es el caso de del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para esclarecer la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

“Hace algún tiempo, tal vez tres o cinco años, muchas personas habrían dicho que no era posible que el gobierno iba a pedir asistencia internacional en la forma que lo hizo a la CIDH. Después de algún tiempo las circunstancias han cambiado y lo hizo, a pesar de que el GIEI no dio todos los resultados que se quería, siendo que su trabajo fue excelente”, subraya Golston.

Tomando la experiencia del caso Ayotzinapa, donde los expertos independientes hicieron aportaciones al expediente de la PGR, Goldston señala que “lo cambios tienen que venir desde dentro, pero aceptando la colaboración internacional”.

Al señalar que los miembros de su organización están en espera de una respuesta del gobierno federal, Goldston destaca que la entidad de expertos internacionales propuesta “podría tomar años en crearse, pero una vez que la decisión política está tomada para hacerlo tiene que buscar los fondos, discutir el mandato específico, el papel del personal. Tal vez habrá que hacer algunas modificaciones en las regulaciones de México. Va a tomar tiempo, pero la cuestión fundamental es que sí hay la voluntad para hacerlo”.

Fuentes: Aristegui Noticias, Economía Hoy

Elena Toledo Elena Toledo

Educadora de profesión, comunicadora por vocación. Fiel creyente de la capacidad del individuo de ser libre. Síguela en Twitter @NenaToledo.

“Efecto cobra”: cuando las políticas causan daños inesperados

By: Rafael Ruiz Velasco - Jun 8, 2016, 12:23 pm
efecto cobra

El efecto cobra es un fenómeno que se presenta cuando una política implementada da por resultado situaciones no deseadas o no buscadas y, en el más extremo de sus casos, termina por tener el efecto contrario. Un caso famoso es la escalofriante historia de los huérfanos de Duplessis. Entre 1945 y 1960, el Gobierno federal de Canadá otorgaba incentivos a aquellos orfanatos y hospitales psiquiátricos por cada huérfano y paciente que atendieran. La cantidad de “pacientes” fantasmas y niños sanos internados alegando enfermedades ficticias, llegó a cantidades exorbitantes con tal de acceder a las recompensas gubernamentales. Lea más: Ciudades emergentes: Políticas públicas 2.0 Aunque dicha acción gubernamental pretendía premiar el altruismo y la buena voluntad de los centros de atención, en realidad terminó por convertirlos en negocios ampliamente rentables y propensos a la simulación y afectando la vida de miles de niños por el maltrato físico y psicológico del que fueron víctimas. Durante la colonia francesa en Vietnam, los colonizadores notaron que las ratas se estaban volviendo plaga y por tanto un problema de salud pública. Su solución fue otorgar recompensas a todos aquellos que entregaran colas de dichos animales como prueba de su previa caza. La política parecía sensata; incentivar su caza terminaría por acabar con las ratas en Hanoi. Grande fue la sorpresa de los colonizadores al observar que la población de ratas no sólo no disminuía, sino que ahora abundaban las ratas sin cola andando por la ciudad.  Los ciudadanos habían encontrado la forma de darle la vuelta y sacar provecho a la supuesta política de sanidad. Como último ejemplo histórico tenemos al Gobierno de la colonia británica que, impresionado por la cantidad de serpientes venenosas que habitaban Delhi, decidió tomar una medida que parecía lógica: incentivar la caza de serpientes otorgando recompensas económicas a aquellos ciudadanos que entregaran cadáveres de dichos reptiles. Al principio parecía haber sido una buena política y la población de serpientes disminuía de manera drástica, hasta que un grupo de ciudadanos emprendedores descubrieron una nueva forma de hacer negocio: establecer criaderos de serpientes/recompensas. En este caso, la supuesta solución terminó agravando el problema, ya que una vez descubierto el negocio y habiendo suspendido la política de recompensas en consecuencia, el Gobierno británico y la sociedad de Delhi enfrentaron una sobrepoblación aún mayor gracias a la liberación de dichos criaderos. De esta última anécdota surge el término “efecto cobra”. Hoy en México y América Latina en general, podemos identificar fácilmente muchos ejemplos de políticas con efecto cobra: La mayoría de los programas destinados a apoyar al emprendedurismo mediante el otorgamiento de capitales económicos a aquellas personas que tengan una buena idea pero que no cuenten con los medios para llevarlas a cabo, terminan por no dar los resultados esperados. Dichos apoyos tienden a acabar en manos de conocidos de los funcionarios, en muchos de los casos son invitados por ellos mismos como una forma de hacer negocio. La gente que aspira a dichos recursos, lejos de volverse emprendedores y buscar maneras de mantener sus negocios con vida, se convierten en vividores del Estado, especialistas en gestionar y obtener recursos estatales. Lejos de fomentar el emprendedurismo se termina por fomentar la dependencia estatal. El “no circula” es una política establecida en varias de las ciudades más importantes del mundo, entre ellas la ciudad de México. Su lógica es muy sencilla: prohibir la circulación de ciertos vehículos en ciertos días disminuiría la carga de vehículos y con ello la contaminación ambiental. El resultado real es gente quebrando la ley, policías con más razones para corromperse y sobre todo un aumento significativo en la carga de vehículos, ya que muchas personas optaron por adquirir un vehículo extra que sí pueda circular los días en que originalmente no lo tenían permitido. Los apoyos económicos recurrentes a personas con escasos recursos; teóricamente, estos apoyos permiten a personas en situación económica muy limitada, tener un nivel de vida digno: alimentación, vestimenta y otros artículos básicos en cantidades suficientes para que puedan entonces ocuparse en obtener satisfacciones de otro nivel y así progresar en la escala socio-económica. En muchos casos, el resultado es que las personas se conforman con lo que reciben del Gobierno y evitan progresar porque dejarían de recibir dichos apoyos. El impuesto a las bebidas azucaradas es el último y quizá el más ilustrativo de todos. Alegando una supuesta necesidad de regular su consumo, nuestros legisladores decidieron aumentar su costo artificialmente a través de impuestos basándose en el supuesto de que de esta forma disminuiría su consumo. En realidad, al igual que lo ocurrido con los cigarros, dichos impuestos sólo han servido para engordar las arcas estatales y hacer aún más apretada la situación económica de las familias mexicanas. Se olvidan de que para ser efectivos en este tipo de tareas, es necesario apelar a la razón y a la educación y no a la coerción. La solución a cualquier problema nunca será la creación de nuevas leyes o decretos. Aunque pudieran parecer medidas bien intencionadas en un principio, la verdadera solución es quitar leyes, dejar que los individuos decidan y el propio mercado sea quien regule las soluciones. Las leyes y decretos están destinadas al fracaso y a romperse cuando van en contra de la voluntad de los individuos y su libertad de elección. // La falta de entendimiento de este sencillo concepto está guiando a miles de políticos populistas alrededor del mundo a ser constantes generadores de leyes y los primeros patrocinadores del “efecto cobra” en el mundo moderno, aumentando significativamente así nuestro riesgo a ser envenenados por las cobras del estatismo, la corrupción y la dependencia gubernamental.

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.