Virales

Newsletter

Vicepresidenta de Guatemala involucrada en caso de corrupción

By: Pep Balcárcel - @PepBal - Abr 20, 2015, 2:36 pm
Roxana Baldetti, al lado de Otto Pérez, el presidente guatemalteco. Varios casos la mantienen en el ojo público (Emisoras Unidas)
Baldetti, al lado de Otto Pérez, el presidente guatemalteco. Varios casos la mantienen en el ojo público. (Emisoras Unidas)

EnglishEl trabajo conjunto de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ministerio Público, resultó en el arresto de 21 integrantes de una banda dedicada a la defraudación aduanera, entre quienes se encontraban antiguos y actuales funcionarios de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Las autoridades informaron el jueves 16 de abril sobre la detención de Carlos Muñoz, ex superintendente de la SAT; y Omar Franco, el actual jefe del organismo, integrantes de una estructura supuestamente liderada por Juan Carlos Monzón, secretario privado de la vicepresidenta del país, Roxana Baldetti.

La noticia se conoció un día después de que el presidente de Guatemala, Otto Perez Molina, respaldara la gestión de Franco frente a la SAT, pese a que no logró sus metas de recaudación fiscal y se mantuvo con un déficit de más de GUA$170 millones (unos US$22 millones).

Iván Velásquez, comisionado de la Cicig, explicó en una conferencia de prensa que la estructura, dedicada al contrabando y defraudación aduanera, incluía a personas ajenas al organismo, así como también altos mandos y medios, quienes a partir de ajustes irregulares de impuestos, lograban simular el ingreso de mercancías al país. Aún se desconoce el monto que este grupo logró obtener por medio de sobornos.

Entre mayo de 2014 y febrero de 2015, los detenidos lograron pasar alrededor de 500 contenedores por las aduanas guatemaltecas.

Una compleja estructura criminal

La operación criminal, a través de un ajuste aduanal, permitía que los importadores pagaran impuestos menores a los establecidos. Estos, a cambio, debían otorgar un soborno al grupo.

La banda mantenía un sistema muy bien estructurado para lograr sus objetivos. De acuerdo con la investigación realizada, quienes necesitaban de estos “servicios” eran contactados por un grupo de tramitadores. Ellos les facilitaban un número telefónico denominado “La Línea”. Allí comenzaba todo.

“La Línea”, según la investigación, utilizaba un método ya establecido para reajustar el impuesto: el pago disminuía y el grupo, a cambio, recibía un soborno. Luego era liberada la mercancía para que ingresara al país. Esto representó una pérdida, además, de al menos el 60% de los tributos entre 2014 y 2015. Los criminales, por otro lado, cobraban entre GUA$20.000 (US$2.600) y GUA$1oo.000 (US$13.000) por autorizar el ingreso.

El grupo estaba conformado, además, por Francisco Javier Ortiz Arriaga, alias “teniente Jérez”, quien en los 90 integró el grupo Red Morena, el cual también se dedicaba a la defraudación aduanera.

Los integrantes de “La Línea” se reunían en la tienda de ropa “Boutique Emilio”, propiedad de Luis Mendizabal, involucrado en la muerte del abogado Rodrigo Rosenberg en 2009.

La investigación 

Para lograr las capturas, durante la investigación, la Cicig y el MP interceptaron más de 60.000 llamadas telefónicas y al menos 6.000 comunicaciones electrónicas. Asimismo, se realizó una investigación de al menos ocho meses, para la cual se obtuvieron, además, diferentes documentos y fotografías.

En las grabaciones presentadas ante el juzgado salieron a relucir dos nombres, “el presidente” y “la señora”, cuyas identidades aún se desconocen. No obstante, según el tono y las conversaciones en las que se referían a ellos, tenían autoridad sobre la estructura.

Vicepresidenta, ¿involucrada?

El líder del grupo es Juan Carlos Monzón, un personaje que en el pasado ha sido acusado de otros delitos; en los 90 fue parte de una banda dedicada al robo de carros. Pero él, asimismo, es la mano derecha de Roxana Baldetti, la vicepresidenta de Guatemala, quien negó cualquier vinculación con el caso y afirmó que desconoce su paradero.

Foto:  Inter-American Commission of Women/Flickr
La vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, negó cualquier vinculación con las operaciones de la banda (OEA)

Cuando se giraron las órdenes de captura, Monzón se encontraba con Baldetti en Corea del Sur. Ella viajó allí para recibir un doctorado honoris causa por su “labor social”. En una conferencia de prensa, el presidente Otto Pérez Molina explicó, en referencia al caso, que su compañera habría destituido de su cargo al presunto líder de “La Línea”. No obstante, este no volvió al país; razón por la cual la Interpol difundió una orden solicitando su detención.

Al ser una persona allegada a la vicemandataria, varios analistas han asegurado que sería imposible que ella no tuviera conocimiento alguno de las actividades ilícitas que llevaba adelante su secretario privado.

Y el hermetismo de Baldetti durante su estadía en Corea del Sur mantuvo a casi todo el país pendiente de sus declaraciones. Por eso, cuando volvió a Guatemala, fue cuestionada fuertemente por los periodistas en la conferencia de prensa que brindó.

Ella, nerviosa, no supo responder con claridad cuando se le cuestionó. Incluso, fue incapaz de “recordar” la hora y el vuelo de su regreso. Respecto al pasado de Monzón y el porqué trabaja con ella, dijo no había creído las acusaciones en su contra.

Finalmente, Baldetti salió furiosa de la sala, ante la insistencia de las preguntas que no pudo responder.

Una renuncia “esperada-inesperada”

Mientras esto sucedía, Alejandro Sinibaldi, quien era el candidato a la Presidencia en las próximas elecciones —que se celebrarán este año— por el oficialista Partido Patriota (PP), decidió renunciar. Y acusó a la vicepresidenta de su partida.

Los rumores sobre un conflicto entre Sinibaldi y Baldetti aumentaban cada vez más, pero este domingo fueron confirmados. Sinibaldi afirmó, durante una conferencia de prensa, que ella había bloqueado su candidatura. Expresó, además, que cuando él convocaba a actividades, Baldetti pedía a miembros del PP que no asistieran a estas.

Cuando se cuestionó a la vicemandataria respecto a estas declaraciones, ella aseguró que no sabía porqué Sinibaldi está “tan enojado” con ella.

#RenunciaYa

Luego de que se conocieran los resultados de las investigaciones, los cuales demostraron una lamentable situación de corrupción dentro del Estado de Guatemala, se convocó a una marcha pacífica para exigir la renuncia de Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti. La misma se realizará el próximo sábado en la ciudad capital y en Quetzaltenango.

Editado por Adam Dubove.

Pep Balcárcel

Pep Balcárcel es estudiante de Letras en la Universidad Francisco Marroquín en Guatemala y pasante en el PanAm Post. Ha colaborado en medios guatemaltecos y tiene publicados varios libros de cuento y poesía. Síguelo @PepBal.

Venezolanos corren a la banca pública para obtener divisas

By: Contribuyente - Abr 20, 2015, 1:15 pm

EnglishLos venezolanos que deseen acceder a divisas para viajar al exterior deben, desde hace dos semanas, poseer una tarjeta de crédito emitida por una entidad bancaria del Estado. Quienes no la posean y viajan en las próximas semanas deben emigrar a la banca pública, que se está demorando hasta dos meses en emitirlas. Las nuevas regulaciones para la obtención de divisas fueron publicadas el pasado 10 de abril en Gaceta Oficial, en la Providencia 11 del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), organismo adjunto al Ministerio de Economía y Finanzas. Desde hace doce años Venezuela tiene un control cambiario que limita la cantidad de divisas a las que el ciudadano puede acceder. Solo cuatro bancos están autorizados para tramitar divisas oficiales: Banco de Venezuela, Banco del Tesoro, Banco Bicentenario y Banco Industrial de Venezuela. Pueden otorgar hasta US$2.500 anuales, dependiendo del destino y de la cantidad de días que tomará el viaje. 71% de las tarjetas de crédito emitidas en el país son de la banca privada. El Cencoex emitió un comunicado interno al Banco de Venezuela exponiendo que 102 mil venezolanos tienen previsto salir del país en las próximas semanas, los cuales no tienen aprobada la solicitud de divisas y no poseen tarjetas de ninguna entidad bancaria del Estado. Solicitar una tarjeta de crédito en una situación normal en Venezuela es un proceso lento y tedioso, pero solicitar una dadas las condiciones actuales es "casi imposible", señalaron usuarios de la banca consultados por PanAm Post. El delírio de solicitar una tarjeta de crédito Entre los venezolanos que saldrán del país en las próximas semanas se encuentra quien escribe esta nota, y desde el anuncio del Cencoex no he hecho más que correr por todos los bancos buscando soluciones para mi viaje. Antes de ir a cualquier banco para solicitar la tarjeta debe calcular cual es el más apropiado. Para solicitarla en el Banco de Venezuela debes tener una cita, y si el día de hoy ingresas en la página te la darán para después de agosto. En mi cuidad, Barquisimeto (a 500 kilómetros al suroeste de la capital, Caracas), no hay sede del Banco Industrial. Y el Banco Bicentenario no tiene plástico para la emisión de tarjetas. Por ello el más apropiado en mi caso era el Banco del Tesoro. Entre los recaudos que solicita dicho banco están los estados de cuenta de los últimos tres meses, los cuales puedes descargar de internet, pero igual necesitas hacer cola en la banca privada para que te los firmen y sellen. Una cola en la que pasé tres horas por la cantidad de personas que se encontraban realizando el mismo proceso. "Como venezolanos ya nos hemos acostumbrado a hacer las colas, hay que llegar a las 5 de la mañana y mentalizarse" El pasado viernes salí a las 6:00 a.m de mi casa con la finalidad de abrir una cuenta y solicitar una tarjeta de crédito en el Banco del Tesoro. Al llegar a las 6:20 a.m me encontré con que estaba en el puesto 87 de la cola. Minutos antes que el banco abriera sus puertas, los trabajadores de la entidad se dedicaron a revisar que todas las personas en la fila tuvieran los requisitos, e informaron que a los que abrieran cuentas de ahorro o corriente no se les entregarían tarjetas de debito, porque no hay plásticos para fabricarlas. Cuando pregunté si esa falta de plástico también afectaría la emisión de tarjetas de crédito, me informaron que no, precisamente porque el plástico existente se estaba utilizando para ellas. Una vez revisados los requisitos entregaron 40 números para la apertura de cuentas, al estar de 87 quedé por fuera, pero informaron que podíamos hacer la solicitud de la tarjeta sin tener cuenta, para lo que se formó una nueva cola. El banco abrió sus puertas a las 8:30 a.m., y permanecí esperando que me atendieran hasta las 11:00 a.m. Una vez que recibieron mi solicitud para la tarjeta, me informaron que pasara en dos meses para conocer si me la aprobaron. El mismo día, en horas de la noche recibí un correo del Banco de Venezuela informándome sobre la autorización de una tarjeta de débito y crédito, e indicando que en los próximos días me contactarán para otorgarme mayor información. Este es un correo que han recibido aquellas personas que comenzaron el proceso de solicitud de divisas en un banco privado. Opiniones de una cola La primera persona en la cola era Virginia Montoya, quien había llegado a las 3:20 de la mañana esperando poder aperturar una cuenta en el Banco del Tesoro y así solicitar conjuntamente la tarjeta de crédito. Era el tercer día seguido que visitaba el banco. A pesar del riesgo que representaba el estar sola a esa hora en la calle, no le importó, porque en las próximas semanas va a viajar y necesita de las divisas. El señor Mariano Díaz, quien estaba de décimo en la cola, comentó que como venezolanos ya nos hemos acostumbrado a hacerlas, "hay que llegar a las 5 de la mañana y mentalizarse, porque no nos queda de otra". Por 25.000 Bs.se obtiene una tarjeta del Banco de Venezuela en 15 días, y por 15 mil, una del Banco del Tesoro Carolina Martínez estaba solicitando una tarjeta de crédito para así viajar a España a ver a su hijo, siendo una de las muchas personas que se encontraban por ese motivo. Ella considera que la nueva resolución del Cencoex está destruyendo a la banca privada. La joven Andreína Arráiz explica que estaba ahí porque tiene pasajes en junio para Aruba, pero al ver como ha empeorado la situación del país cree que lo va a cambiar para Panamá, y buscar trabajo allá. El "bachaqueo" de las tarjetas de crédito Trabajadores de bancos del Estado han observado esta nueva necesidad como una posibilidad para generar nuevos ingresos. Desde que se publicó la providencia se comenzó a generar un mercado negro dentro de la banca pública, conocido como "bachaqueo", donde por aproximadamente 25.000 Bs. (US$90) puedes obtener una tarjeta de crédito del Banco de Venezuela en un plazo de 15 días, y por 15.000 Bs. (US$55) una del Banco del Tesoro. Editado por Pedro García Otero.

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.