Virales

Newsletter

Los ambientalistas canadienses deberían mirarse en el espejo

By: Contribuyente - Nov 25, 2014, 2:21 pm

EnglishLa probable construcción de un oleoducto que transportará petróleo crudo extra pesado y viscoso (compuesto por arcillas, agua, arenas y bitumen) desde Alberta, Canadá, ha estado desatando emociones. La polémica se agudizó la semana pasada cuando documentos filtrados de TransCanada, una compaña energética con sede en Calgary, revelaron su estrategia retórica para convencer emocionalmente a la gente.

Sus tácticas, como por ejemplo no utilizar “petróleo crudo extra pesado” en sus comunicaciones, y tener como imagen a personas influyentes para vender su proyecto, podría ser considerada engañosa. Sin embargo, lo único que hacen es copiar a otros grupos que son vistos como defensores del (ilusorio) bien común.

quebec-hypocrites-protest
Las protestas estudiantiles en Montreal no han generado preguntas acerca de su respaldo financiero. (Twitter)

Caso 1: Los ambientalistas

Greenpeace fue una de las primeras organizaciones en denunciar las tácticas “agresivas” de TransCanada al argumentar que “uno no debe esconderse detrás de terceros para tener una opinión; uno no puede crear grupos falsos o pagarle a blogueros para que ofrezcan su opinión”.

Hmm… ¿si eso es así, por qué los ambientalistas no se oponen a quienes los financian y a sus blogueros?

De hecho, la estadounidense Fundación Tides, la Fundación Gordon y Betty Moore, los hermanos Rockefeller, y muchas otras asociaciones extranjeras han contribuido con enormes sumas de dinero a grupos canadienses y su “lucha” contra el petróleo crudo extra pesado. ¿Por qué Greenpeace utiliza una táctica que no quiere que utilicen sus oponentes?

Además, ¿por qué hundirían sus cabezas como avestruces sobre los supuestos peligros de la explotación del petróleo crudo extra pesado? La ciencia no ha dado la palabra final con respecto a la influencia humana en el clima, y utilizar las reservas probadas de petróleo crudo extra pesado contribuiría solo a un microscópico incremento en la temperatura. De hecho, el petróleo crudo extra pesado representa una elección más ética que recurrir a Arabia Saudita o a Venezuela. Y hablando de eso, la infraestructura petrolífera chavista está en un terrible estado en comparación con la de Alberta.

Finalmente, aunque debamos monitorear la calidad del aire y del ambiente, la extracción y transporte desde Alberta está a años luz de convertirse en la catástrofe que denuncian.

Caso 2: Los grupos de estudiantes

Otro grupo que puede utilizar fondos de terceros sin causar indignación pública son los estudiantes. Durante los masivos boicots de 2012 en Quebec, la gente elogiaba  la “iniciativa” de los estudiantes  —el “despertar de una generación” y blablablá.

Mucha gente olvida mencionar que este llamado despertar era sencillamente una manipulación orquestada por los grandes sindicatos, utilizada para “derrocar” a un Gobierno provincial que ya no satisface más a sus demandas. Sin los fondos de los sindicatos (¿habrán sido aprobados democráticamente?), estos boicots estudiantiles no hubiese durado ni una semana.

Solo imagine que los “cuadros verdes” —aquellos que favorecían el aumento del precio de la matrícula universitaria— recibieran fondos del Instituto Económico de Montreal o del Consejo de Empleadores de Quebec.  Acusaciones sin sentido de los socialistas sobre el “capitalismo depredador”o los “títeres de las grandes corporaciones” se escucharían por todos lados.

En resumen, grupos radicales de estudiantes y ambientalistas deberían pensar dos veces antes de denunciar las estrategias de los demás, especialmente cuando se benefician en tal dimensión del dinero de terceros. De otro modo, no están haciendo otra cosa que ser hipócritas.

Traducido por Adam Dubove.

Larga vida al mercado negro de Corea del Norte

By: Yaël Ossowski - @YaelOss - Nov 25, 2014, 1:42 pm

EnglishEntre los muchos discursos que escuché el mes pasado durante Foro de la Libertad de Oslo hay uno en particular que me conmovió. No solo por el potencial del contenido, o por lo emocional de la presentación, sino también por la noción de que sí hay esperanza en la ermitaña nación de Corea del Norte, victima, aún hoy día, de décadas de una interpretación extrema del pensamiento socialista. La idea fue presentada por Yeonmi Park, una joven desertora de Corea del Norte, con un impresionante nivel de inglés y una entusiasta perspectiva acerca de uno de los más grandes desarrollos que ha surgido del país aislacionista: un pujante y cada vez más próspero mercado ilícito, al margen de las normativas totalitarias. El mercado negro norcoreano no solo existe, dice Yeonmi, sino que además es vibrante y le da esperanzas a la gente. "Todos saben que tienen que romper las reglas, al trabajar en estos mercados, para sobrevivir", dijo a la audiencia en el Foro de la Libertad de Oslo. "Pero una vez que empiezas a negociar por tu cuenta, también comienzas a pensar por tu cuenta". La razón por la cual Yeonmi se expresa y comparte su historia con el mundo, es porque su padre fue arrestado, tras lo cual ella y su madre decidieron huir. Escaparon a través de China hacia Mongolia, para luego dirigirse hacia Corea del Sur en 2009. En el discurso, Yeonmi describió su vida desde los primeros intercambios en el mercado negro de Corea del Norte, cuando de niña debía evadir las estrictas políticas del régimen de Kim Jong-il. Contó cómo aprendió acerca del amor a través de la película Titanic y cómo finalmente llegó a comprender la propaganda de Corea del Norte una vez que leyó Rebelión en la Granja, de George Orwell. "Este libro me liberó de los dictadores emocionales en mi cabeza", expresó Yeonmi. "Titanic abrió mis ojos para descubrir que las personas pueden vivir de manera diferente y que allí afuera hay algo más; el mercado negro me ofreció la oportunidad de exponerme al mundo exterior y Rebelión en la Granja me liberó del lavado cerebral". Esto, indicó, a pesar de que constantemente le dijeron que su vida solo tenía sentido si se la dedicaba a los grandes gobernantes. [embed]https://www.youtube.com/watch?v=UyWsJ6NFMpE[/embed] "Nos enseñaban que morir por el régimen era lo más honorable que podíamos hacer", explicó ella. "Corea del Norte merece libertad. Se merece más". Tengo también el placer de ser miembro de Young Voices Advocates, junto con Yeonmi. Tuve la posibilidad de hablar con ella en medio del brillo y el glamour de las actividades nocturnas y se mostró muy animada de estar junto a personas a las que les importaba el avance de la libertad humana. "Amo lo que están haciendo todas las personas aquí. La libertad es algo bueno", me dijo y no hay nada más inspirador que oír eso de alguien que ha tenido que vivir en probablemente el peor Estado del planeta hoy día. Si Yeonmi cree que aún hay esperanza y que el mercado negro es la llave, entonces hay esperanza para el reino ermitaño. Por una libre y próspera Corea del Norte. Traducido por Génesis Méndez. Editado por Adam Dubove

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.