VECA, la aerolínea “bolivariana” que nunca despegó financieramente y ahora deja a 200 empleados en la calle

29
VECA ofrecía vuelos a bajo costo entre países centroamericanos (Pexels)
VECA ofrecía vuelos a bajo costo entre países centroamericanos (Pexels)

La aerolínea Vuelos Económicos Centroamericanos (VECA) era una empresa financiada por ALBA Petróleos (Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América) que cerró en enero de 2017 y despidió a todo su personal, alrededor de 200 personas. Hasta este día por lo menos 40 de esos empleados no han recibido su indemnización por despido.

VECA Airlines es un ejemplo de una empresa en la que ALBA tenía intereses, pero que quebró al ser insolvente y no atraer la atención del público que suponía conquistar: los interesados en vuelos baratos entre países de Centroamérica.

En abril de 2015 VECA hizo su presentación oficial como aerolínea de bajo costo, a pesar de haber estado en funcionamiento desde noviembre de 2014. En el plan de negocios de la aerolínea se presupuestaba que ALBA Petróleos haría una inversión de hasta USD$60 millones, según confirmó en la presentación oficial José Luis Merino del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido oficial de El Salvador. ALBA ya había aportado un capital inicial de USD$14 millones, que formaban parte de la cifran antes mencionada.

En la mesa de honor del evento se encontraba además de Merino, Sigfrido Reyes, expresidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador y actual presidente del organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (PROESA).

ALBA financiaba a VECA a través de paraísos fiscales. La aerolínea recibía dinero gracias a una triangulación de efectivo, ya que ALBA le prestaba dinero a El-Día Corporation N.V. —una compañía con domicilio en Curazao— y luego esta empresa mandaba dinero a VECA.

Ex-empleados de VECA con las manos vacías

Cuarenta de esos exempleados han establecido quejas y procesos judiciales debido a que no han recibido su indemnización. Dos de ellos expresaron a medios de comunicación de El Salvador que un juzgado de lo laboral decretó un embargo a las cuentas bancarias de la aerolínea para que con esos recursos les fuera pagada su indemnización, pero las cuentas estaban vacías.

Además de esa falta al contrato laboral, VECA les quedó debiendo quince días de salario y no cumplía las obligaciones de pagar el aporte a las pensiones de los empleados ni la cuota del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) a pesar que en las boletas de pago figuraban esos descuentos. En total el monto que VECA retuvo es de USD$151,238.

Ricardo Roque, abogado representante de VECA, expresó que la compañía logró tener un financiamiento de parte de ALBA y así cumplieron con las obligaciones de las cotizaciones de pensiones y el salarió que se les debía a los empleados, pero que no se ha podido cumplir con el pago de la indemnización.

Los exempleados solicitan que VECA venda sus herramientas aeronáuticas y con ese dinero cumplir con el pago pendiente. Aseguran que estas herramientas son valiosas ya que están certificadas según estándares internacionales.

Roque afirmó en abril de 2017 que VECA operaba con gestiones irregulares. “Aquí hemos encontrado cosas que nos han sorprendido, gente que ha sacado cheques para ellos mismos, sin ningún respaldo. Hay personas que se han autoproclamado gerentes en esta empresa. Hay una persona que con un poder se proclamó gerente general y gerente financiero”, expresó.

VECA se queda sin la oportunidad para operar

Los exempleados de la compañía sostienen la hipótesis de que VECA se quedó sin financiamiento cuando la Autoridad de Aviación Civil (AAC) canceló el Certificado de Operador Aéreo (COA) que es el permiso de vuelo para una empresa de aviación.

VECA cerró operaciones en enero 2017 por motivos financieros y en ese momento gestionó ante la AAC tres plazos para reestructurarse, cuando no los obtuvo cerró. El reglamento de la ACC establece que si una aerolínea pasa más de 90 días sin volar esta pierde su permiso de funcionamiento.

VECA busco la oportunidad de aliarse con inversionistas para continuar con su operación. Según los exempleados cuando VECA perdió la oportunidad de volar el apoyo de ALBA dejó de ser una realidad.
Además de ello, la Ley Orgánica de Aviación Civil establece que las aerolíneas que operan en El Salvador deben de pagar una fianza otorgada por una institución financiera operando en El Salvador. VECA no pagó esta fianza en el 2017.

 

“Las empresas aéreas nacionales y extranjeras deberán mantener, durante la vigencia del permiso de operación, una fianza otorgada por una institución financiera que opere en nuestro país, a favor de la Autoridad de Aviación Civil, cuyo monto será establecido por la superintendencia de obligaciones mercantiles, de acuerdo con el volumen de sus inversiones. Esta fianza servirá para garantizar los derechos de los usuarios y suministradores de servicios de las empresas aéreas”, dice el artículo 76 de la Ley.

Roque expresó en abril que “probablemente sí se pagó la fianza”, pero no se renovó para el 2017 ya que VECA operó durante 16 días de 2017. Roque aclaró que no podía confirmar si fue eso fue el caso.

VECA financieramente desde un inicio voló bajo.

En marzo el medio salvadoreño, La Prensa Gráfica, obtuvo un audio en el que Manuel de Jesús Durán, accionista, administrador único y representante legal de la aerolínea, admite que la operación de la empresa estuvo plagada de una serie de vicios que evitaron que la empresa llegara al punto de equilibro financiero. Estas declaraciones fueron grabadas mientras Durán explicaba el por qué del cierre de VECA a los empleados.

“Empezaron un montón de vicios dentro de esta empresa que no permitieron que se desarrollara. Por el contrario, fueron dando indicios de que aquí está pasando algo grave”

“Se inició así, se quedó así, con todos los errores que habían pasado y que han venido… Pero se consideró que en un determinado tiempo esto (VECA) tiene que lograr un punto de equilibrio y ese punto de equilibrio nunca llegó”, señaló Durán en la reunión.

“Hace ocho o nueve meses ya se estaba sintiendo que aquellos fondos que habían sido destinados no lograban desarrollar la empresa y hasta ese momento se empiezan a tomar decisiones para ver cómo, qué estaba pasando, como pudieron ver que esto mejore y se desarrolle”.

Las finanzas de VECA fueron corroboradas por medios de comunicación salvadoreños al consultarlas en el Centro Nacional de Registros, esos documentos muestran que VECA nunca fue rentable. VECA fue constituida como sociedad en el 2011 pero inició operaciones en el 2014. Desde ese año reportó perdidas, que con el tiempo se fueron haciendo más graves.

En 2011 y 2012 VECA no reportó ningún movimiento financiero. En 2013 VECA inició los trámites para obtener el permiso de la ACC y en el 2014 esta institución autorizó el inicio de las operaciones de VECA.

En 2013 la empresa reportó una pérdida de USD$368,155.89. Al siguiente año la empresa reportó pérdidas de USD$957,621. En 2015 las pérdidas de la compañía fueron de USD$16.2 millones.

Comentarios