Virales

Newsletter

El chivo expiatorio de la religión

Por: Alice Salles - Ene 14, 2015, 10:48 am

English Los atentados en París en contra de las oficinas del periódico satírico francés Charlie Hebdo y un supermercado judío, que dejaron 17 personas muertas, abrieron 2015 con una nota sombría.

En medio de los mensajes de apoyo y solidaridad que el pueblo francés ha estado recibiendo de todas partes del mundo, voces peligrosas han tratado de animar a la gente a mirar el ataque desde una perspectiva colectivista. En lugar de centrarse en los culpables, prefieren culpar a grupos sociales enteros por lo sucedido. Tales tácticas reductivas ya han enfrentado a unos grupos con otros, y han reorientado el foco del debate al tema favorito de los medios de comunicación: la religión.

Commentator and comedian Bill Baher has taken up the anti-Islam banner. (@EsquireMag)
El comentarista y comediante Bill Baher ha tomado la bandera en la causa anti-Islam en Estados Unidos. (@EsquireMag)

Violencia sin Contexto

Para los “opinólogos”, pagados por escribir columnas, la religión otorga legitimidad y explicación a los asesinatos, sin dejar nada a la esfera de la libertad individual. Si dos terroristas deciden cometer asesinato y dicen que el acto se llevó a cabo en nombre de su Dios, pocos están dispuestos a ser lo suficientemente racionales como para señalar solamente a los asesinos.

Después de todo, dicen ellos, fue su fe la que los volvió locos. Esta vaga generalización es la narrativa predilecta utilizada por personas de todo el espectro político, quienes la utilizan para demonizar a todo un grupo de individuos que comparten sólo similitudes pasajeras.

Al etiquetar la religión, las voces tradicionales evitan hablar de los problemas reales que crean el ambiente perfecto para que las personas con trastornos tomen las armas en contra de personas inocentes. Con poco tiempo para el debate real, se olvidan las dimensiones políticas y personales de las atrocidades terroristas. El hecho de que las acciones de la gente están determinadas en gran medida por sus circunstancias, que son a su vez a menudo influenciadas por la política de su Estado, es ignorado — dejando la culpa directamente en manos de la religión.

Lo que muchos ignoran es que los individuos no son unidimensionales; ni lo son las justificaciones para sus actos. Utilizar la vieja excusa de que la religión ha nublado su entendimiento del mundo es el camino más fácil: se ignora el papel del Estado en la vida de la minoría más pequeña y más oprimida en la tierra: el individuo.

La guerra que acabará con todas las guerras

El fenómeno del terrorismo es nada menos que aterrador, sobre todo porque sus víctimas suelen ser inocentes. Pero la cultura que rodea al debate sobre el terrorismo no ha hecho otra cosa que incentivar a los gobiernos hambrientos de poder a perpetuar el conflicto, al ignorar deliberadamente la historia que dio forma a la misma.

En “¿Por qué el mundo árabe lucha?”, el veterano periodista estadounidense William Pfaff explora cómo la antipatía árabe hacia Occidente está conformada por los sueños frustrados de una verdadera independencia. Esta teoría omnicomprensiva podría no ser cierta todo el tiempo, pero refleja la dimensión histórica importante para los conflictos actuales.

La civilización árabe ha estado encerrada en una lucha profunda desde la Primera Guerra Mundial. Desde que las grandes potencias rompieron sus promesas de unidad árabe y la libertad, decidiendo en su lugar explotar y exacerbar las diferencias de los localess para sus propios fines geopolíticos, después de la caída del Imperio Otomano, el Medio Oriente y África del Norte se han dividido.

Las líneas divisorias establecidas en 1918 han sembrado la semilla del fracaso político endémico y de sucesivos episodios de intervención extranjera de mano dura. Toda la región, en una amplia extensión del Sahel a Siria y más allá, está plagada de inestabilidad intermitente y conflictos. Los estados están dominados por fuerzas de seguridad represivas, las únicas capaces de mantenerlos juntos.

Y cuando estos regímenes chocan con poderes intervinientes en un conflicto general, la lección transmitida a las comunidades locales y individuos es clara: el cambio real y la libertad de los gobiernos todopoderosos son imposibles. El único camino de la resistencia es asumir uno mismo el poder militar, en una pelea con uñas y dientes por el control — por lo tanto, lo que estamos presenciando es el ascenso de la pervertida versión teocrática de la gobernanza moderna, el Estado islámico.

Y en el curso de estas luchas desesperadas, se cometen actos terribles, sólo nominalmente en nombre de la religión, lo que da una justificación ideológica superficial a una profunda frustración política y material.

Conversaciones descuidadas que cuestan vidas

Los medios de comunicación occidentales tienden a centrarse en la religión de los atacantes, pero rara vez diseccionan sus antecedentes para ver qué lleva a estos individuos — a diferencia de la inmensa mayoría de sus correligionarios nominales — a ver la matanza de personas inocentes como algo digno de alabanza. Culpar a la religión puede ser la manera más fácil al momento de hablar de terrorismo, pero también es el más engañoso.

Los conceptos abstractos nunca deberían ser desplegados hasta que entendamos completamente las motivaciones políticas y materiales para eventos. Perpetuar la idea obsoleta de que la religión es la culpable sólo conduce a un diagnóstico erróneo. Y un mal diagnóstico sólo conduce a la solución equivocada, que sirve para empeorar la enfermedad: por ejemplo, el seguimiento y la marginación de las comunidades árabes en Francia y otros países, que sólo servirá para radicalizar a los nuevos reclutas.

Por encima de todo, la política exterior irreflexiva y las intervenciones desatentas sólo impulsan a los grupos que prometen una oportunidad a sus seguidores descontentos, por una vez en su vida, en algo que se acerca al poder. Es hora de reconocer que las herramientas de la construcción del Estado, y la intervención que hemos desplegado indiscriminadamente durante tanto tiempo, nunca fueron a la altura.

En cambio, en lugar de culpar a la religión, necesitamos comenzar una discusión en conjunto más difícil sobre lo que significa ser realmente libres en nuestra sociedad y en el mundo. También tenemos que considerar qué estructuras y políticas, apoyadas por nosotros en el Oeste, contribuyen a hacer que muchos dentro y fuera de nuestras fronteras se sientan tan impotentes que recurren a los asesinatos en masa para lograr algún retorcido sentido de autoestima.

Editado por Laurie Blair y Fergus Hodgson.

Traducido por Rebeca Morla.

Alice Salles Alice Salles

Alice Salles es una artesana de la palabra, editora y escritora anónima. Es colaboradora de UnitedLiberty.org y columnista del popular sitio web sobre cultura y política brasileña Liberzone.com.br, cubriendo temas de política tanto doméstica como extranjera y escribiendo artículos de opinión desde un punto de vista libertario. Síguela en @AliceSalles.