Virales

Newsletter

Escasez de agua mantiene en vilo a más de 400 mil al norte de Perú

Por: Andrea Mejía - @AndreMColorado - Mar 23, 2017, 10:10 am
(Twitter)
La falta de agua potable está afectando al 55 % de la población (Twitter)

La ruptura del canal madre del Proyecto Especial Chavimochic, en Trujillo, tiene desabastecido a, por lo menos, 426.000 personas, es decir casi el 55 % de la población, de esta provincia peruana.

En Trujillo no tienen el líquido vital desde la mañana del domingo 19 de marzo y el lunes siguiente solo fue un carro cisterna con el que lograron abastecerse los vecinos, sin embargo desde ese día no ha vuelto el carro.

Hasta el momento dentro de las zonas afectadas se encuentran: distritos como La Esperanza, Florencia de Mora, El Porvenir y parte de Huanchaco (El Milagro) y Trujillo. A esta situación se le suma que desde hace días no llueve a diferencia de otras partes del Perú.

Karina Llano, una de las personas afectadas por la falta del líquido, declaró al Comercio que hay cosas básicas que en este momento pasan a segundo plano, tales como lavar ropa o loza, pues si no hay agua para tomar, menos para otras cosas no tan esenciales. A esto se le suma que el carro cisterna que estaba encargado de abastecer a la población de Florencia de Mora nunca llegó agravando aún más la crisis.

Ante tal situación algunas personas han sacado provecho y venden agua en balde cobrando tres soles (USD $0,92) y por recipientes de hasta 500 litros pueden llegar a cobrar hasta 120 soles (USD $36,98) según narró Juan Huamán al Comercio. Por otra parte, en La Esperanza, Luis Angulo contó que a él le cobraron siete soles (USD $2,16) el balde de 20 litros.

 

Es posible que la situación de los vendedores de agua, a pecios exorbitantes, se produzca por la falta de suministro de agua por parte de las autoridades, pues para un evento como este se necesitan mínimo 60 cisternas, pero solo han mandado 35.

Por su parte el gerente general del Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de La Libertad (Sedalib), Óscar Delgado Vásquez, aseguró que “El agua que estamos dando proviene de nuestros pozos, pero no contamos con más cisternas para cubrir las necesidades de toda la población. Ese es el problema”.

Por lo pronto Delgado aseguró que no tiene una fecha estimada de cuándo arreglaran el tubo afectado, pues el daño causado, por culpa de una masa enorme de lodo y peñas, debilitó las tuberías aledañas.

Fuente: El Comercio

Andrea Mejía Andrea Mejía

Filósofa de la Universidad de la Salle y editora del PanAm post Síguela en @AndreMColorado