Virales

Newsletter

Xenofobia y chivos expiatorios en Costa Rica

Por: Andrew Woodbury - @A_W10 - Oct 11, 2013, 9:58 am

EnglishSabemos que Costa Rica ha sido siempre bien promocionada y, consecuentemente, reconocida internacionalmente por sus impactantes paraísos naturales. Lo que no se promociona tan fervientemente es la desagradable xenofobia que oculta esta pequeña pero sesgada Nación de América Central.

En tanto habitualmente el problema de la discriminación se asocia con dos partes que se rechazan, los nicaragüenses en Costa Rica son víctimas de una creciente tendencia de intolerancia intracultural. El tema está estrechamente relacionado con el hecho de que mientras el país asegura ser líder del subcontinente en áreas como educación, seguridad social y salud, la Nación está lidiando dificultosamente con la disminución de esta brecha en materia de bienestar.

Y con este declive llega la culpa, y en grandes cantidades.

Culpar a quienes se han refugiado en el país provenientes del exterior es una solución que surge fácilmente cuando se es un destino muy elegido por la inmigración. Ante la negativa de realizar una evaluación interna apropiada – que implicaría reconocer que la excepcionalidad de Costa Rica está disminuyendo – se recurrió a un chivo expiatorio, uno que estuviera por fuera de la visión elitista que los costarricenses desarrollaron para definirse a sí mismos.

El problema continúa creciendo más allá de las estadísticas, con dos razones que lo alimentan: las ideologías narcisistas y, al mismo tiempo, la carencia de un plan para solucionar los verdaderos problemas internos del país.

Costa Rica siempre se ha considerado a sí misma como una Nación con niveles superiores al resto de los países de América Central. Erica Townsend-Bell, Profesora de Ciencia Política de la Universidad de Iowa, denomina a este fenómeno como la “blancura de Costa Rica”. La ideología no tiene que ver directamente con el color de la piel – a pesar de que los Ticos son en general mucho más morenos que el resto de la región – sino con el grado de civildad. En áreas como urbanismo, paz, cristiandad y vida democrática, se perciben niveles de superioridad mayores.

immigrants-featured
Imnigrantes nicaragüenses hacen fila en la Embajada de Nicaragua en Costa Rica para obtener la residencia permanente. Fuente: Diálogo.

Con este complejo de superioridad en mente, quienes no califican como “suficientemente blancos” son vistos como inferiores. Los nicaragüenses, a quienes se los llama peyorativamente “Nicas” siendo además el mayor número de migrantes entre todos los grupos que ahora consideran a Costa Rica su hogar, consituyen el grupo más numeroso entre quienes vienen catalogados injustamente y consecuentemente, culpados.

Lo que Townsend-Bell indica acertadamente no es el hecho de que los costarricenses se consideren en un nivel superior al de otros habitantes de América Central, sino cuánto se consideran superiores. En otras palabras, para los costrarricenses el declive de su excepcionalismo no es la raíz del problema sino la externalización del proceso a través del cual Costa Rica se está “centroamericanizando”.

“Uno de los componentes centrales de la blancura en Costa Rica – su oposición al color y la pobreza del resto de Centro América – está desapareciendo”, destaca Townsend-Bell. Los nicaragüenses son culpados de este proceso porque son percibidos como la razón que permite este cambio. En otras palabras, los “nicas” están “oscureciendo” la blancura de Costa Rica.

Culpar actualmente a los nicaragüenses que emigran a Costa Rica es un acto de conveniencia, pues su llegada al país no es una novedad. De igual forma, también es falso adjudicarles la culpa por los resultados negativos solo por su condición de inmigrantes.

A comienzos del siglo XX, la inmigración nicaragüense cumplió un rol totalmente distinto. Con la mayoría de los hombres movilizándose para trabajar en las principales industrias de exportación de Costa Rica, el flujo de inmigrantes se utilizaba como herramienta para reforzar la noción de Costa Rica como una Nación étnicamente sofisticada – lo cual ancló el sentimiento elitista y de superioridad en comparación con los países vecinos.

Las razones de los nicaragüenses para emigrar cambiaron cuando, más tarde en el mismo siglo, sufrieron en su país la Guerra Civil. Entonces, también cambió el comportamiento de los costarricenses.

En 1981, con la deuda nacional alcanzando los USD$2.4 miles de millones – resultando en la suspensión del pago a acreedores externos – y su correspondiente tasa de inflación escalando hasta el 108.89% en 1982, los comportamientos xenófobos que luego serían todavía mayores, se intensificaron.

Carlos Sandova, Profesor de la Universidad de Costa Rica, asegura que la caída de los indicadores económicos y la falta de un plan de acción por parte del gobierno causaron que los nicaragüenses fueran un blanco fácil para cargar con la culpa. “Los costarricenses somos intolerantes e irrespetuosos con los nicaragüenses debido a que nos encontramos a nosotros mismos sin un proyecto bien definido para el futuro de nuestra Nación.”

La ironía de esta desviación de la responsabilidad por la caída de los indicadores, es que el mismo nivel de diversidad que los Ticos adjudican a los nicaragüenses existe al interior de la misma Costa Rica.

Sandova señala esto y argumenta que la justificación de culpar a los nicaragüenses puede también ser fácilmente atribuida a los Ticos: “Incluso dentro de nuestra Nación, hay diferencias. Algunos de nosotros nacimos en el campo, otros en la ciudad. Algunos somos heterosexuales, otros homosexuales, algunos de clase media y otros pobres. Las diferencias existen en nosotros mismos.”

Con una concepción propia excepcional, definir apropiadamente los problemas internos se ha tornado dificultoso. Más allá del retroceso en los aspectos social o económico, culpar a los nicaragüenses implica también un declive del hombre excepcional costarricense.

Andrew Woodbury Andrew Woodbury

Woodbury es de Toronto, Canadá. Es activista de Young Voices, editor y educador en la Academia Internacional de Idiomas de Canadá (ILAC). Síguelo por Twitter @A_W10 y lee más de su columna destacada "Uniendo los puntos" en el PanAm Post.