Emeterio Gómez, In Memorian

Venezolano ejemplar, su memoria nos acompañará siempre en la tarea espiritual que perseguía: hacer de Venezuela una nación de cuya pertenencia podamos sentirnos orgullosos.

981
En memoria de Emeterio Gómez (Twitter)

La popularidad de Emeterio Gómez, era sorprendente y envidiable. Caminábamos por el bulevar de Sabana Grande – viejo espacio de nuestras revolucionarias querencias sesentosas- y nos impresionaba el cariño que le profesaba la gente. Emeterio, el sabio habituado a la compañía de lo presocráticos, vecino puerta con puerta de Spinoza y Leibniz, aristotélico y platónico, hegeliano y marxista, era amado por la gente más sencilla de nuestro pueblo. Se debía a esa extraña simbiosis de sabiduría y generosidad, de agudeza intelectual y de amor al prójimo. Agustín Berrios, que me lo presentara cuando se había hecho a la tarea absolutamente utópica e inalcanzable de fundar un movimiento liberal venezolano, esa pata de la que cojeamos desde nuestros orígenes, hoy se cumplen 210 años, me dijo en su momento: Emeterio es un apóstol. Merecería la santificación.

Hurgaba en los entresijos de la tradición filosófica y epistemológica de Occidente con un entusiasmo y una familiaridad dignos de Harvard y Cambridge. Así fuera desde la Plaza Venezuela y los siempre generosos espacios de CEDICE. Del que fuera alma y espíritu rector, junto a su entrañable amiga Rocío Guijarro. Sin otro interés que contribuir a moralizar un mundo profundamente corrompido. Insistiendo como un evangelista en el desierto en la necesidad de moralizar nuestros comportamientos. De ser fieles a la más profunda y valedera enseñanza del cristianismo: amar a los demás como a nosotros mismos. Y respetarnos donde quiera que estuviésemos.

La vida le deparo grandes satisfacciones y el reconocimiento nacional por su alta valía intelectual. Pero el destino le jugó una mala pasada. Luchó con empeño y logro recuperarse de una severa enfermedad. Y fue a España a convalecer junto a sus hijos. Es allí, junto a ellos, que sufre otro accidente que se salda con el contagio de la enfermedad del milenio, y la muerte.

Nos faltan palabras para reconocerle todo el agradecimiento que se merece. Venezolano ejemplar, su memoria nos acompañará siempre en la tarea espiritual que perseguía: hacer de Venezuela una nación de cuya pertenencia podamos sentirnos orgullosos.

Amado Emeterio: descansa en Paz.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.