El Movimiento por la Libertad no está ganando

4

EnglishCory Massimino, miembro de Estudiantes por la Libertad (Students for Liberty), escribió recientemente un artículo en el blog – El Movimiento por la Libertad está ganando (The Liberty Movement is Winning) – señalando un cambio en la opinión pública respecto a lo que piensa de un gobierno con muchas competencias. Cita una encuesta de TNS Gallup, que muestra que el 72% de los estadounidenses considera que este tipo de gobierno es una amenaza mayor que una gran empresa o un gran trabajo. Esta encuesta, como señala Massimino, implica una pequeña victoria para la libertad y marca nuestro progreso como movimiento. Sin embargo, debemos analizar esta situación con más detalle y preguntarnos realmente qué significa ganar.

Una encuesta hecha por el Public Religion Research Institute muestra que, en comparación a la población general, los libertarios tienden a ser hombres jóvenes blancos, no latinos. Cerca de un 94% de todos los libertarios son blancos no latinos; más de dos tercios son hombres y más de 6 de cada 10 tienen menos de 50 años.  En lo religioso, los libertarios tienen un porcentaje desproporcionado de ateos y protestantes clásicos. Hay muy poca diversidad religiosa dentro del movimiento libertario.

Por lo tanto cabe hacerse la siguiente pregunta: si realmente estamos ganando, ¿por qué el libertarismo se limita a un segmento tan reducido de nuestra sociedad? Un movimiento exitoso debería incorporar un crisol de voces, perspectivas y enfoques sobre la libertad. Debemos propagar nuestro mensaje dentro de grupos que hayan sido víctimas históricas de las desastrosas políticas gubernamentales a las cuales Massimino se refiere. Podríamos apelar a las mujeres, las comunidades étnicas o raciales, las poblaciones inmigrantes e incluso las minorías religiosas.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

En su autobiografía, Assata Shakur señala que:

«Ningún movimiento puede sobrevivir si no crece y cambia constantemente con el tiempo. Si no está creciendo, se estanca, y sin el apoyo de la gente, ningún movimiento por la liberación es capaz de existir, sin importar qué tan acertado sea el análisis de la situación. Salvo que apuntes a los asuntos que le preocupan a la gente y hagas una contribución positiva, nunca te apoyarán. Lo primero que intentan hacer tus enemigos es aislar a los revolucionarios de la masa de gente, haciéndonos quedar como monstruos horribles y espantosos para que la gente nos odie.»

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Somos revolucionarios a favor de la libertad, y no nos pueden aislar de las masas: de aquellos que combaten las injusticias de la guerra contra las drogas, de los prisioneros relegados a ciudadanos de segunda clase, de los inmigrantes cuyas familias se ven desmembradas por las deportaciones, de los estudiantes condenados a ser una estadística por culpa de un sistema educativo ineficiente. Para ganar de verdad y crecer más allá de la demografía libertaria tradicional, tenemos que aceptar las diferencias existentes entre grupos y personas, basadas en la etnia, raza, estatus socioeconómico, sexo, idioma, religión, edad u orientación sexual. Debemos aceptar de buena voluntad a esta diversidad de experiencias e historias de vida.

En ese momento podremos cantar victoria.

Una versión anterior de este artículo fue publicada en el blog Students for LibertyTraducido por Melisa Slep.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento