Virales

Newsletter

Universidad argentina rechaza a profesor de la Escuela Austríaca

By: Belén Marty - @belenmarty - May 7, 2015, 8:54 am

EnglishUn profesor de Economía que sostiene los postulados de la Escuela Austríaca de Economía fue rechazado como docente en la Universidad Nacional del Comahue de Argentina. En un concurso por quedarse como profesor titular, competía con otros tres candidatos, todos con menor experiencia académica.

La patagónica Universidad del Comahue abrió un concurso que se celebró el 4 de marzo para ser docente titular de la asignatura de Economía. Se presentaron cuatro interesados, entre los que se encontraba el profesor adjunto de la materia.

Pablo Guido tiene una doble licenciatura en Economía y en Ciencias Políticas por la Universidad del Salvador (Buenos Aires, Argentina). Tiene un MBA en el Instituto Eseade y es doctor en Economía por la Universidad Rey Juan Carlos (España).

1904276_592701607489745_2988976_n
Pablo Guido es oriundo de la provincia de Neuquén y tiene casi 20 años de experiencia como docente. (Facebook)

Es, asimismo, profesor de Finanzas Públicas, Política Económica Argentina y Economía en la Universidad Católica Argentina y Profesor de Economía Superior en Eseade y docente de la Escuela de Negocios en la Universidad Marroquín (Guatemala).

A pesar de este impresionante currículo académico, luego de que un jurado llevase a cabo un minucioso examen sobre cada uno de los postulantes, que incluyó una entrevista personal con cada uno, declaró como ganador al ingeniero Vladimir L. Cares, sin ninguna educación formal afín a esa materia.

Tras conocer la incomformidad de Guido con la noticia, Cares declaró que en el caso de que Guido hubiese estado a cargo de la cátedra habría utilizado “ad nauseam la repetición de la palabra libertad”.

Ambos escribieron cartas de lectores en el diario local Río Negro. Guido, por un lado, manifestó que Cares no solo no tiene formación académica en el área sino que tampoco consta que tenga experiencia docente o publicaciones relacionadas con la ciencia.

Guido, que terminó segundo en el concurso, también dijo que el candidato que terminó tercero es un contador público que trabaja como ayudante de cátedra y que quien quedó en último lugar fue el actual auxiliar y docente de la materia por la que se concursaba.

“Cualquiera de los tres candidatos no ganadores superábamos al seleccionado en primer lugar, ya fuere en lo que respecta a la formación en el área económica o en la experiencia docente en materias de la misma área”, sostuvo Guido.

La ideología como criterio de selección

El académico impugnó el 12 de marzo ante el Consejo Consultivo de la Universidad la decisión del jurado. Pero este ente apoyó de manera no unánime la decisión del jurado.

“¿Cuál es el criterio de selección de profesores existente en la Universidad del Comahue? ¿Es un criterio académico o de otra índole que no alcanzo a dilucidar o comprender? ¿Cómo puede ser que los dos miembros del jurado que eran licenciados en Economía hayan decidido seleccionar, para dictar una materia de Economía, a una persona que no tiene ninguna formación académica en el área, ni tampoco experiencia docente en la misma? ¿Cómo puede ser que fuera elegido en primer lugar aquel candidato que a simple vista debería haber sido colocado en el último orden de mérito en el concurso?”, se preguntó Guido en la carta de lectores.

Cares se defendió de las críticas de Guido y dijo que este “reduce todo el problema a una cuestión de saberes de la disciplina”. Asimismo, advirtió que no está seguro que Guido respete los derechos humanos ya que es un “fiel seguidor de la llamada Escuela Austriaca de Economía, con su encendida defensa del libre mercado”.

Cares añadió que al leer a los referentes de esta escuela “la sensación es esa, de que estamos en presencia de una palabra libertad desganada, confusa, sagrada y peligrosa”. Mencionó que su formación en esta doctrina “neoliberal” estaba marcado por la referencia de nombres como Friedrich von Hayek e instituciones como las universidades Eseade y Marroquin, que tienen “solidas vinculaciones con el Instituto Cato, un think tank norteamericano relacionado con el ultraderechista Tea Party”.

Para Cares, estos institutos “no garantizan alcanzar méritos académicos plurales, sino que, por el contrario, son ámbitos de capacitación de cuadros políticos intelectuales orgánicos del neoliberalismo”.

“Yo no sabía que por tener ciertas ideas que no son las comunistas o las Nazis uno podía dejar de permanecer a una Universidad”, dijo Guido en una entrevista televisiva. Guido expresó que para Cares, ser liberal “es estar a la derecha del demonio, porque no tienes rectitud moral ni respeto a los derechos humanos”.

Otro punto que remarcó Guido es que el estatuto de esa Universidad aclara en sus bases que la casa de estudios es “abierta en materia ideológica, política y religiosa”.

“Yo me pregunto, ¿esa persona [por Cares] que hizo toda su carrera académica dentro de esta Universidad, está respetando estos postulados?”, indicó Guido.

Sobre sus ideas Guido expresó que “el progreso en las ciencias surge del debate y la diversidad; y si no hay diversidad, no hay debate posible”.

Editado por Pedro García Otero.

Belén Marty Belén Marty

Periodista nacida en Buenos Aires. Vivió en Guatemala, Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos y Jordania. Actualmente está cursando una maestría en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Ferviente defensora de la libertad. Síguela en Twitter: @BelenMarty.

El “manguicidio” es la primera gota de una lluvia de frutas

By: Contribuyente - May 6, 2015, 4:42 pm
get_img

"Venezuela, un país en el que se piensa tan poco que ni siquiera te das cuenta que esa no es Venezuela"; de esta manera se inicia un video jocoso del programa televisivo del escritor y comediante británico John Oliver, donde señala al país suramericano en el mapa mientras hace referencia al famoso "Manguicidio". Y es que el Gobierno encabezado por Nicolás Maduro no se hace notar con acciones productivas que enaltezcan el nombre de ese país, sino a través de eventos en los que se refleja la desesperación de un pueblo a la hora de buscar cómo cubrir sus necesidades. "El Manguicidio", así llamaron los venezolanos, con su tradicional humor, al video en el que se observa cómo lanzan directamente a la cabeza del mandatario nacional un mango —fruta tropical—. Sin embargo, el Gobierno se ha encargado de denunciar, en los últimos dos años, 16 supuestos planes de magnicidio; sin mostrar pruebas contundentes, ha apresado y señalado a líderes opositores a diestra y siniestra en relación con esas supuestas conjuras para asesinar al presidente; pero esta es la primera vez en que vemos la cabeza de Maduro en estado realmente vulnerable, y donde facilmente tantos magnicidios pudieran ser desmontados. De acuerdo con Maduro, la fruta que lanzaron a su cabeza supuestamente tenía un número telefónico, y a la persona que lo hizo, se le ofreció una casa "en menos de 24 horas". A ciencia cierta no está claro quién lanzó el mango, si se le entregó la casa al dueño de esa maravillosa puntería o si fue un montaje posterior debido a que el video en algún momento saldría a la luz, lo cierto, es que sea la cantidad que sea de mangos lanzados, hubo uno al que no prestó atención: En este video, que parece ser la continuación del original, se observa como Nicolás Maduro, en vez de quedarse con el mango lo regresa e ignora la petición del pueblo presente. Más de lo mismo, un Gobierno que juega con las necesidades de un pueblo solo espera ignorancia, sufrimiento y dependencia por parte de los más pobres. Un Gobierno que solo llama la atención con situaciones que más allá de enorgullecer dan vergüenza. “Maduro Mango Attack” Días después de conocerse el evento del "manguicidio" surgió la creación de la aplicación para Android “Maduro Mango Attack”; es, básicamente, un juego donde se le puede lanzar mangos a un muñeco parecido a Nicolás Maduro que se mueve rápidamente en un pequeño espacio, como si tratara de escapar de los ataques. Cada turno en el juego dura 60 segundos, durante los cuales el usuario arrojará tantos mangos como pueda, de acuerdo a su rapidez. Como vemos, la burla y el chiste opacan la cruda realidad de un pueblo que realmente pide a gritos ser atendido. ¿Se hará costumbre? Luego del "manguicidio" y de la afirmación de Maduro de que entregaría casa al dueño de la fruta, el 1 de Mayo, en plena celebración del día del trabajador, Maduro fue víctima de otro lanzamiento de buena puntería: En las redes sociales afirman que se trata de un pañal, lo cierto es que los venezolanos tendrán que acostumbrase a que estos lanzamientos son solo un indicio de la realidad de los ciudadanos que en desesperación piden ser escuchados y atendidos. Quienes viven en ese país han encontrado una "novedosa manera" de llamar la atención del presidente, al parecer, es la única forma de hacerle entender que es hora de tomar medidas, de no ser así, los mangos también empezarán a escasear, como ya escasean los pañales.

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.