Virales

Newsletter

Afirman que el “Chapo” se fugó porque sabía que sería extraditado

Por: Belén Marty - @belenmarty - Jul 15, 2015, 2:16 pm
Como ha pasado con otros narcotraficantes, el "Chapo" parece ser muy popular (La Vanguardia)
Como ha pasado con otros narcotraficantes, el “Chapo” parece ser muy popular (La Vanguardia)

El escape de Joaquín “El Chapo” Guzmán de la prisión de máxima seguridad en la que se encontraba recluido en México parece sacado de algún film de Hollywood. Suscitó debates y encendió miles de interrogantes sobre cómo pudo haberse fugado el narcotraficante más poderoso del mundo por segunda vez de una prisión.

Analistas y periodistas empapados de la realidad del narcotráfico en México aseguran que la única manera de que el reo se haya escapado de la prisión de Altiplano II, en la ciudad de Almoloya, a 90 kilómetros de la capital, es con algún tipo de ayuda externa e interna.

En una encuesta publicada por el diario El País de España, 44,1 por ciento de los mexicanos asegura que El Chapo se fugó de la prisión por la “corrupción del sistema”. Otro tanto, un 16 por ciento lo atribuye a la “ineficacia del Gobierno” del Presidente Peña Nieto.

En Sinaloa, donde opera el cártel del “Chapo”, uno de cada tres habitantes —según informa la misma encuesta anteriormente mencionada— afirmó que el recientemente fugado hace “poco o nada” de daño a la sociedad. Además, casi la mitad estimó no conocer quién era esta persona.

Federico Berrueto, director general del Gabinete de Comunicación Estratégica, le explicó a Milenio TV que esto se debe al miedo de la población local hacia el narcotráfico.

El cártel de Sinaloa, donde ejerce su dominio “el Chapo”, es una de las organizaciones de narcotraficantes más importantes e influyentes de México. Está centrada en la comercialización de marihuana, cocaína, metanfetaminas y heroína.

Se fuga porque lo iban a extraditar

Como si fuese un déjà vu, en una entrevista con el periodista León Krauze, en febrero de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que sería “lamentable e imperdonable para el Gobierno de México” que “el Chapo” volviera a escapar de la cárcel, a pesar de que el 70% de los mexicanos creían en ese entonces que lo haría.

El entonces procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, había afirmado a AP que “no había peligro alguno de fuga”, y negó cualquier posibilidad de extradición del narcotraficante a Estados Unidos.

“El Chapo se tiene que quedar aquí a cumplir su condena y después lo extradito. Unos 300, 400 años después, falta mucho”, dijo el exfiscal Murillo Karam el 28 de enero de 2015.

Sin embargo, portales estadounidenses de noticias afirman que la fuga del “Chapo” puede haberse debido a que se filtraron informes de inteligencia que planteaban su inminente extradición a Estados Unidos.

Jorge Castañeda, excanciller, dijo al portal Fusion.net que el Gobierno mexicano había decidido hacía algunas semanas extraditar al “Chapo” y esa información llegó a oídos del narcotraficante.

Ante la nueva fuga del ahora reo más buscado de México, la cúpula política de un país entero pasó de la celebración al disgusto, ya que tuvieron la oportunidad de extraditar al líder del Cártel de Sinaloa pero no lo hicieron.

En conferencia de prensa desde París el 12 de julio, donde se encuentra haciendo una visita de Estado, Peña Nieto definió el hecho como “una afrenta para el Estado mexicano”.

En lugar de regresar de Francia, Peña Nieto dijo que el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, volvería a suelo mexicano coordinar las acciones que facilitaran la captura del capo.

También instruyó al Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, reforzar las medidas de seguridad en los penales.

Carl Meacham, director del programa de las Américas del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), dijo en entrevista para el PanAm Post que el Gobierno mexicano decidió no extraditar al “Chapo” para demostrar que podía encarcelar y procesar al capo.

“El presidente había hecho el compromiso de que podía capturar y encarcelar a alguien como ‘el Chapo’. Ahora, sólo les quedan dos opciones: extraditarlo y admitir que fueron incapaces de mantenerlo en las cárceles, o acabar con él, matarlo cuando lo capturen”.

Meacham dijo que la fuga del “Chapo” sirve como prueba de lo que el público mexicano venía sintiendo a raíz de los escándalos de corrupción, ya que el capo penetró a los elementos que hacen cumplir la ley en el país, poniendo en cuestión la capacidad del presidente.

“Además de citar la corrupción, muchos en el país están diciendo que el presidente es un incompetente. A pesar de que no se le puede tener mucha simpatía al crimen transnacional, existen personas que han empezado a tener simpatía por el Chapo en lugar de Peña Nieto”, señala, a lo que agrega Castañeda “no sé si es el error más grave de la administración de Peña Nieto (…) pero sí es su crisis más grave”.

Un “héroe popular”

Es la segunda vez que El Chapo se escapa de prisión. La primera había sido en 2001, en otra prisión de máxima seguridad en el oeste mexicano. El narcotraficante que se presume asesinó a entre 2 y 3 mil personas cumplía entonces una condena de 20 años.

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, más conocido como “el Chapo”, por su baja estatura, líder del cartel de Sinaloa era descrito hasta su arresto en febrero de 2014 como el “narcotraficante más poderoso en el mundo” por el Departamento de Tesoro de Estados Unidos.

Entre las versiones más destacadas sobresale aquella que explica que El Chapo salió de la prisión en un carrito de lavandería.

En esta ocasión, la fuga del rey del narcotráfico hizo sonar la alarma luego de que los policías hicieron chequeo ocular de la celda al no aparecer este en las cámaras de seguridad.

El apoyo implícito a “el Chapo” no sorprende en la ciudad de Culiacán, capital del estado de Sinaloa. Allí se encuentra el santuario de Jesús Malverde, quien es considerado como el “santo patrón de los narcotraficantes”. Además pueden verse imágenes del “Chapo” en negocios, llaveros, murales, pegatinas, y hasta en las patentes de los autos.

Además, se pueden oír odas al narcotraficante en las letras de algunas canciones de bandas musicales locales. Por ejemplo, la canción de Larri Hernández, “El Encuentro” dice: “Me buscan, me encuentran/pero no se animan/ o será que también valoran su vida/será que sus armas no son competencia/mejor no me obliguen a usar la violencia”.

Otra banda, el Komander, habla sobre “el regreso del Chapo” en una canción: “La fuga estaba planeada/ sin riesgo de fracasar/ así trabajan los grandes/como el Chapito Guzmán/se gastó su milloncito/ pero ya esta en libertad”.

Sus hijos, en tanto, enviaron enigmáticos mensajes en Twitter que podrían leerse como un anticipo a la inminente fuga de su padre.

https://twitter.com/_AlfredoGuzman_/status/620223399223099392

Con información de Franco Bastida.

Belén Marty Belén Marty

Periodista nacida en Buenos Aires. Vivió en Guatemala, Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos y Jordania. Actualmente está cursando una maestría en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Ferviente defensora de la libertad. Síguela en Twitter: @BelenMarty.