Virales

Newsletter

Castigo político al crecimiento económico

Por: Carlos Sabino - Nov 14, 2013, 7:49 am

EnglishResultaría lógico que los electores premiaran las políticas que los benefician y rechazaran aquellas que los llevan al estancamiento o al fracaso: si un gobierno promueve el crecimiento y logra mejorar la situación económica de un país, parece normal que los ciudadanos se inclinen a mantener al mismo partido o a las mismas personas en el poder. Pero la opinión pública no reacciona de un modo tan directo y lógico, sino que se mueve generalmente por sentimientos e imágenes que poco tienen de racional. Es el caso de lo que muestran las encuestas en Chile, nación que celebrará el próximo domingo elecciones generales.

El gobierno del Presidente Piñera, de centro derecha, ha logrado un rápido crecimiento económico en pocos años, llevando el ingreso per capita de los chilenos de algo más de US$15.000 a US$20.000, en la frontera de lo que se suele considerar el ingreso de un país desarrollado. Pero las preferencias electorales no favorecen a sus candidatos y se inclinan hoy decididamente hacia la izquierda, favoreciendo a la ex Presidente Michelle Bachelet, cuya coalición se ha aliado con el Partido Comunista y ha dado un giro hacia posiciones marcadamente estatistas, que contradicen la experiencia reciente del país.

En efecto, si Chile salió de la situación de atraso en la que se encontraba hace medio siglo no fue por las políticas reformistas del democristiano Eduardo Frei ni por los cambios revolucionarios que introdujo el socialista Salvador Allende, sino porque un grupo de economistas –a los que llamaron los Chicago Boys- llevó al país por la senda del libre mercado y redujo sustancialmente la intervención del Estado en la economía. Lo hizo durante el largo mandato de Augusto Pinochet, quien asumió poderes dictatoriales después de derrocar al gobierno socialista de Allende, el que había llevado a Chile a una situación de escasez, paralización económica y alta inflación. La nación sureña comenzó a crecer, después de superar un período de ajustes, y volvió a la democracia a finales de los años ochenta.

Los gobiernos que siguieron, de una coalición de centroizquierda, tuvieron el acierto de mantener el rumbo económico que se había establecido durante la dictadura, de modo que el crecimiento siguió de un modo continuo llevando a Chile a ser el país de mejor ingreso en toda América Latina, con una economía pujante, un muy bajo nivel de pobreza y mejoras sensibles en la educación y la salud. Ahora, sin embargo, el panorama se presenta diferente: surgen reclamos por la ampliación del papel del Estado en la educación y la seguridad social, se vuelven a levantar las consignas de una izquierda que había quedado arrinconada por la historia y el electorado parece respaldar esa inclinación hacia un cambio que creará menos puestos de trabajo, afectará el crecimiento de la economía y comenzará a crear lo que se suele llamar un “Estado de Bienestar”, una sociedad en la que el Estado asume cada vez más funciones y se ocupa paternalmente de proveer a la población toda clase de servicios.

¿Por qué los chilenos promueven este cambio, abandonando las ideas que los llevaron a salir de la pobreza y entrar al mundo desarrollado? La respuesta no es simple, como decíamos, y puede resultar algo perturbadora. Los chilenos, probablemente, están deseando ampliar la participación del Estado en su sociedad siguiendo las ideas políticas que han llevado a las sociedades desarrolladas a ir extendiendo el papel del Estado como ente que tutela la vida de los ciudadanos a medida que crecen los recursos económicos y la población se va alejando de la pobreza. Hoy en día el Estado de Bienestar consume prácticamente la mitad de los recursos económicos de estos países y se presenta, superficialmente, como un ente prodigioso que entrega toda clase de servicios y de bienes prácticamente a cambio de nada. Los chilenos, seguramente, piensan que ya son una sociedad lo suficientemente avanzada como para poseer este tipo de estado, al que deberíamos calificar de paternalista y -en su caso concreto- no resultaría aventurado denominar “maternalista”.

La realidad, lo sabemos, es muy otra. El estado de bienestar está en la raíz de la crisis en la que se debaten los países europeos, en el descomunal endeudamiento de los Estados Unidos, en la parálisis que aqueja desde hace dos décadas a la economía japonesa. No deberíamos tomarlo como un punto de referencia ni como una meta a alcanzar, sino como una especie de ilusión que puede llevarnos a crear serios problemas económicos, sociales y hasta morales. Pero la democracia es así: el electorado chileno, como todos los electorados, votará siguiendo sus ilusiones y las imágenes que proyectan algunos de sus líderes, sin considerar las consecuencias a largo plazo de sus decisiones. Ojalá el nuevo gobierno tenga la prudencia de no extremar sus medidas y de proseguir, en lo fundamental, la senda que tan buenos resultados ha traído a Chile en las últimas décadas.

Carlos Sabino Carlos Sabino

Sociólogo, escritor y profesor universitario, Sabino es director de programas de máster y doctorado en Historia de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Siguelo @Sabino2324