Nueva masacre en Nicaragua: 15 muertos y 199 heridos

El carácter criminal del régimen, que en 43 días ha dejado 102 muertos y más de 1.000 heridos, quedó una vez más en evidencia al derramar la sangre de jóvenes en el día de protesta de las madres de las víctimas de Ortega

432
El ataque armado por parte de policías y fuerzas “parapoliciales” oficialistas a una marcha pacífica en Nicaragua fue calificada de “masacre”, “locura” o hecho “insólito” por reconocidas personalidades nicaragüenses. EFE/Jorge Torres

Dolor e indignación son los sentimientos con los que se despertó Nicaragua tras la nueva masacre cometida por el régimen de Daniel Ortega contra los jóvenes que marcharon en la protesta encabezada por las madres de las víctimas de la represión y que anoche se manufestaron en varias regiones de esa nación.

15 muertos y 199 heridos en menos de 24 horas es la cifra preliminar de la jornada de terror y represión. Una de las más sangrientas que se ha vivido en Nicaragua desde que se iniciaron las manifestaciones contra el Gobierno sandinista el pasado mes de abril.

La policía y grupos paramilitares que apoyan al régimen actuaron de manera conjunta, con total descaro e impunidad ante la vista de miles de ciudadanos que abrumados e indefensos trataban de protegerse y defenderse.

La sangrienta jornada inició con disparos contra la marcha convocada por la sociedad civil por el “Día de las Madres de Abril” en apoyo a quienes ese mes perdieron a sus hijos.

Miles de mujeres colmaron pacíficamente las calles de Managua exigiendo el cese de la represión y torturas cometidas por el régimen orteguista contra los jóvenes que han salido a manifestarse.

Sin embargo, la respuesta del régimen fue derramar más sangre. En la primera ráfaga de disparos contra la inmensa manifestación, una bala alcanzó en la cara a un joven de 14 años, quien cayó delante de su madre. El caos y la impotencia se apoderaron de la multitud que trataba de refugiarse y buscar ayuda para trasladar a los heridos.

 

Los disparos para disolver la manifestación no menguaron y se incrementó el asedio de civiles armados contra los ciudadanos, lo que generó enfrentamientos en diversas zonas de la ciudad.

En el transcurso de la tarde otros cinco jóvenes fueron asesinados solo en Managua por los policías y grupos paramiliares de Ortega, mientras que decenas eran heridos también de bala.

En el interior del país, en zonas como Estelí, Chinandega y Masaya, los jóvenes indignados salieron a manifestar por la masacre de Managua, y la respuesta del régimen fue enviar contingentes policiales, que actuaron junto a paramilitares defensores de Ortega.

Los disparos contra los ciudadanos estaban dirigidos, con precisión, hacia la cabeza o el tórax, de acuerdo con los testimonios de los manifestantes que transmitieron en video, mediante las redes sociales, la masacre que estaba ocurriendo.

Al mismo tiempo que en la noche y madrugada eran atacadas diversas zonas de esas poblaciones, grupos de civiles asediaban y amenazaban con volver a atacar a la televisora 100% Noticias, uno de los pocos medios de comunicación independientes y que se ha resistido a la censura impuesta por el régimen de Ortega.

Al menos 102 muertos desde abril

De acuerdo con el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), hasta ahora se contabilizan 11 muertos y 79 heridos. Sin embargo, el boletín fue emitido en horas de la madrugada del 31 de mayo, cuando aún se desarrollaban ataques en las poblaciones de Estelí y Masaya.

A los 11 asesinados reportados por el Cenidh, se le suman otros dos fallecidos entre los ocho heridos que ingresaron al Hospital Militar, según confirmados por el Ejército de Nicaragua. Todos los heridos fueron por armas de fuego.

Además, en Chinandega fueron asesinados otros dos jóvenes, según reportes de periodistas y medios independientes emitidos durante la mañana de este 31 de mayo, que también reseñaron un total de 199 lesionados atendidos en hospitales nicaraguenses.

Con esta nueva masacre la cifra de asesinados pasó a al menos 102 y más de 1.000 heridos.

Medios locales señalan que las armas usadas en el ataque del Día de las Madres no solo habrían sido fusiles AK-47, sino también rifles Dragunov, arma normalmente utilizada para operaciones especiales y con la que se pueden alcanzar objetivos de largo alcance.

Este tipo de rifle causaría que una persona herida en la cabeza tenga exposición de masa encefálica, justo una de las características que los médicos señalaron encontrar en los heridos de esta sangrienta jornada.

Comentarios