Apagón en Venezuela deja cifras de guerra

No menos de 300 personas han muerto en hospitales desde que se registró el apagón nacional. Los pacientes y sus familiares están aterrados ante lo que pareciera inevitable: la falla eléctrica no puede ser solventada aún, quedando en riesgo la vida de miles de venezolanos

4.379
Dramática situación se vive en el Hospital Universitario de Maracaibo con 296 muertos desde el inicio del apagón nacional (Foto: Crónica Uno)

El apagón nacional que afecta a Venezuela desde hace más de 72 horas empieza a dejar cifras que parecen un parte de guerra: al menos 296 pacientes fallecidos en el hospital Clínico Universitario de Maracibo -80 de ellos bebés- y otros 32 en el resto del país.

La terrorífica cifra de muertes aumenta a medida que pasan las horas y lo peor es que no está aún consolidada debido a que no hay buena comunicación telefónica en el país y se desconoce la situación en los centros asistenciales de las zonas más remotas.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

De los 296 muertos en la ciudad de Maracaibo, 80 eran pacientes neonatales, cifra que va dejando consternados a los pocos que en el país les va llegando la información.

El Clínico Universitario de Maracaibo, es el principal hospital del estado más poblado de Venezuela y ha permanecido 70 horas sin luz en todas sus áreas, incluida la emergencia, explica el periodista Gustavo Ocando, quien publicó la cifra este domingo, luego de que fuentes internas decidieron revelar la situación ante la gravedad de la situación que se había mantenido oculta.

La situación se ha tornado tan grave en ese centro asistencial que los médicos, enfermeras y camilleros tratan de no acudir a sus turnos porque simplemente no saben qué hacer pues no tienen forma de dar respuesta ni de salvar la vida de los pacientes.

«Acotación, quizá innecesaria, pero válida: no significa que 296 personas murieron al momento del apagón. Fallecieron por mengua, porque los médicos de guardia no tenían las herramientas necesarias para atenderles apropiadamente sin servicio eléctrico», detalló el comunicador.

La planta eléctrica del hospital estaría dañada desde hace varias semanas, por lo cual no hay cómo hacer ni siquiera un examen de orina a los pacientes.

«Hay personas hasta en el piso. Esto es realmente terrible», comentó a Panampost un familiar de un paciente hospitalizado.

Debido a la falta de luz, la morgue se encontraría en estado de descomposición, y los certificados de defunción no estaría siendo entregados.

Niños atrapados en el Hospital JM de Los Ríos

El drama de Maracaibo amenaza con repetirse en otras regiones de Venezuela mientras aumenta el caos generado con el apagón más grave de toda la historia del país, que ya había sufrido múltipes apagones cortos y tenía cronogranas de racionamientos desde hace más de una década.

Este domingo los niños que se encuentran en el hospital JM de los Ríos en Caracas gritaban por sus ventanas que tenían hambre y sed. Sacaban sus manitas y las sacudían tratando de pedir auxilio a cualquiera que pudiera pasar por las desérticas calles.

De manera insólita sus padres estaban atrapados dentro del propio hospital, tal cual rehenes no los dejaban salir a tratar de buscar algo para calmar el hambre de los niños.

Con esa medida, la seguridad del centro asistencial trataría de evitar que alguno de los padres de los niños hospitalizados pudieran dar detalles a los periodistas sobre la falla de la planta eléctrica y la escasez de insumos para atender a los pequeños en medio de la emergencia nacional.

Sin embargo, familiares de pacientes lograron dar testimonios a la prensa sobre la irregular situación en ese hospital.

Incluso, un representante de la iglesia católica debió acercarse al lugar para mediar en el conflicto, pero tampoco le permitieron ingresar.

Pacientes renales prácticamente condenados a la muerte

El panorama es dramático para los pacientes renales que no han podido recibir tratamientos vital en las últimas 72 horas.

Son 10.200 pacientes que deben dializarse en 129 unidades de diálisis que existen en el país. No obstante, mientras no haya agua y luz, irremediablemente éstas no pueden funcionar.

Hasta el día sábado ya habían fallecido 15 pacientes renales por esta falla. Nueve en el estado Zulia, dos en Trujillo y cuatro en Caracas.

La noticia ha sido un duro golpe para el resto de los venezolanos que necesitan diálisis. Para ellos no hay tiempo, un día más sin luz sencillamente les puede costar la vida.

El ministro de salud de la dictadura tuvo el descaro de asegurar que todas las unidades de diálisis se encontraban en funcionamiento este domingo, pero mentía, y fue rápidamente puesto en evidencia por el ditector de la Asocaiión Civil CODEVIDA, Francisco Valencia.

Lo más grave para este grupo de venezolanos es que el servicio eléctrico no ha sido restituido aún y que probablemente el problema tampoco estará resuelto el lunes, porque ya el régimen hasta decidió anunciar que el lunes esl día no laborable.

La crisis eléctrica causada por el chavismo les apagó la luz

Hasta ahora se lleva un registro muy escueto de las víctimas que ha dejado el apagón generado por el chavismo. Los primeros reportes, que se ofrecieron la noche del sábado, daban cuenta de 17 personas fallecidas.

Trece murieron en Maturín, tres en Caracas y uno en Maracay, precisó el diputado y también médico Jospe Manuel Olivares, quien desde el exilio mantiene un monitoreo constante de lo que pasa en los centros asistenciales.

Este domingo se desconocen nuevas cifras oficiales, sin embargo, versiones difundidas en redes sociales revelan otras muertes.

En Valencia, una madre tuvo que caminar casi hasta la morgue con su hija muerta cargada en brazos después de que los centros de salud pública se negaran a recibirle porque no tenían servicio eléctrico.

La mujer no pudo hacer nada. Su niña falleció sin ningún tipo de atención.

El hecho fue difundido por miles de personas a través de las redes sociales haciendo viral el video grabado por una reportera cuando la delgada mujer llegó a la morgue cargando a su hija en medio de la penumbra.

Una escena que jamás pensaron ver los venezolanos, una imagen que pareciera pertenecer a una película de terror o de postguerra.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento