Diputados de Brasil aprueban juicio político a Dilma Rousseff

1
juicio político a Dilma Rousseff
El pedido de juicio político a Dilma Rousseff había sido acogido por el presidente de la Cámara de Diputados, el opositor Eduardo Cunha, el 2 de diciembre de 2015. (@DepEduardoCunha)

EnglishLa Cámara de Diputados de Brasil aprobó este domingo 17 de abril el pedido de juicio político a la presidente Dilma Rousseff con 367 votos, más de la necesaria mayoría de dos tercios. El oficialismo cosechó 137 votos. Hubo 7 abstenciones y 2 ausencias.

La solicitud ahora pasa a la Cámara de Senadores.

A Rousseff, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), los legisladores formalmente acusan de violar la ley de responsabilidad fiscal y aprobar créditos sin autorización del Congreso, aunque pesan contra su Gobierno además la crisis económica generalizada y los escándalos de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Dilma Rousseff es la segunda presidente de Brasil sobre cuyo mandato pesó un pedido de juicio político. En 1992, el Congreso brasilero enjuició por corrupción a Fernando Collor de Mello (1990-1992), quien renunció antes de la conclusión del proceso.

Tensa y extensa sesión

La histórica sesión inició oficialmente a las 14:15 hora local con mucha tensión e incertidumbre acerca del rumbo de la votación, pues el PT había logrado la adhesión de varios legisladores durante el fin de semana.

Eran necesarios 342 votos de los 513 diputados para que el proceso pase a la Cámara de Senadores.

Al menos 17 diputados se encontraban ausentes al inicio, según la TV Globo, lo que podía inclinar la balanza hacia un resultado favorable a Rousseff.

Hubo quejas y empujones entre los parlamentarios cuando el presidente de la cámara, el diputado opositor Eduardo Cunha, decidió modificar a última hora el orden de votación para forzar la presencia de los ausentes.

Luego del retorno a la calma en el recinto, el primero en hablar fue el relator de la comisión especial que había estudiado y aprobado el pedido de juicio político a Dilma Rousseff el 11 de abril.

“Aprobé mi informe con mucha seriedad y dedicación,” dijo el diputado Jovair Arantes y aseguró que “existen indicios más que concluyentes” para proseguir el juicio político.

Seguidamente tomaron la palabra los líderes de cada uno de los 25 bloques partidarios en la Cámara Baja.

Diputados del oficialismo argumentaron que estaba en curso un golpe de Estado orquestado por los medios y la oposición, pues no había razones suficientes para “derrocar” a una presidente electa legítimamente.

A las 19:46 hora local se dio inicio a la votación nominal a viva voz de cada uno de los 513 diputados, y a las 23:06 se alcanzaron los 342 votos por el “sí” para aprobar el pedido.

Manifestaciones multitudinarias se organizaron en todo el país a favor y en contra del juicio político a Dilma Rousseff.

Largo trecho

A pesar de la aprobación en la Cámara de Diputados, será el Senado quien oficialmente inaugure el juicio político por mayoría simple de votos.

[adrotate group=”7″]La presidenta sería entonces apartada del cargo temporalmente por 6 meses y asumiría el vicepresidente Michel Temer del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que rompió el 29 de marzo su alianza con el PT y se declaró a favor del juicio político.

Rousseff solo sería destituida del cargo en una segunda votación en el Senado, donde la oposición necesita el apoyo de dos tercios o 54 de los 81 senadores.

En caso de ser encontrada culpable, la presidenta además quedaría inhabilitada para ocupar cargos electivos por 8 años. Si es absuelta, regresaría al cargo.

Comentarios