Virales

Newsletter

En Costa Rica parece que el sindicalismo está en crisis

Por: David Rodríguez Suárez - @DaveRodriguezS - Oct 29, 2015, 4:05 pm
ft-sindicatos-costa-rica
Las acciones emprendidas recientemente por los movimientos sindicales de Costa Rica, han desprestigiado su imagen como representantes gremiales. (La Prensa)

EnglishEste domingo 25 transcurrió la intención de Sitrapequia, sindicato de la monopólica Refinadora Costarricense de Petróleo, que haría hasta lo imposible por evitar que este lunes 26 de octubre se vendiera combustibles en los planteles de RECOPE (Refinadora Costarricense de Petróleo). Cabe destacar además que esto ocurre después de una serie de manifestaciones contra este monopolio en la que la última implicó una convocatoria históricamente alta para una marcha ‘anti sindicatos’ y anti ‘monopolio’.

Otro de los grandes protagonistas de la huelga general es Sintrajap (Sindicato de Trabajadores de JAPDEVA), quienes anunciaron que a partir de las 6:00 am del lunes cerrarían sus muelles como medida de protesta, entre otras cosas,contra la incursión de APM Terminals en el país. Llamando poderosamente la atención de la cadena sindical que se ha consolidado.

Otro de los presentes fue el sindicato de la Universidad de Costa Rica, que se ha rehusado a modificar su abusivo régimen de anualidades, que además de golpear las finanzas públicas, ha culminado por detener proyectos de inversión para los estudiantes. Tampoco se puede pasar sin mencionar la gran cantidad de funcionarios de la Caja Costarricense del Seguro Social, quienes en detrimento de los asegurados, ya anunciaron participarían en esta huelga general.
[adrotate group=”8″]
¿Quién convocó a la huelga general? Se trata del grupo denominado ‘‘Patria Justa’’, y cabe destacar que además de funcionarios municipales, estuvo presente el sindicato del Instituto Costarricense de Electricidad y la Asociación Nacional de Empleados Públicos, los líderes de estos dos infames sindicatos son los conocidos Fabio Chávez y Albino Vargas; ambos famosos por ser los dos individuos en quienes se han concentrado las críticas al movimiento Patria Justa.

Muchas personas en la región se asombran por la paupérrima fama que ha adquirido el sindicalismo en Costa Rica, y por ello es vital comprender algunos datos importantes:

1. La creciente impopularidad hacia los privilegios en el sector público, que generó que el diputado del partido Movimiento Libertario, Otto Guevara Guth, publicara la lista de funcionarios de todas estas entidades públicas; desnudando así lo que el grueso de la población ha considerado como una desproporcionalidad de privilegios.

2. El bloqueo de calles ha crecido en impopularidad por las externalidades que los mismos generan.

3. El desnudamiento de las cláusulas abusivas de las convenciones colectivas de estas entidades.

4. El alto costo de la vida y el exorbitante déficit fiscal.

5. A propósito de este último punto, cabe destacar que el presidente Luis Guillermo Solís Rivera había aprobado un presupuesto para este año que incrementó 19%, con respecto a 2014, y que su primer aumento para los empleados públicos fue notoriamente alto.

Es cierto que el malestar contra la cúpula sindical ha trascendido los partidos políticos, inicialmente fue más una cruzada del partido Movimiento Libertario (especialmente de los legisladores Guevara Guth y Natalia Díaz), pero ante el fenómeno que generó la exposición de estos abusos… hoy debe alegrarnos que múltiples grupos de la sociedad civil han abanderado, con la bandera costarricense, esta cruzada. Es ante esa realidad que se espera que en el Congreso, los demás partidos de oposición que lograron tomar el directorio de la Asamblea Legislativa, no dejen a los Libertarios como el único partido dispuesto a aprobar ya la ley de empleo público, llamar al presidente a denunciar las convenciones colectivas, abrir el monopolio de RECOPE y sí, hasta abrir el monopolio de la electricidad.

Siendo el Congreso el responsable de representar a la ciudadanía que le encomendó esa curul legislativa, se esperaría que los legisladores, e incluso el presidente, viese que estas denuncias y malestar generalizado no puede pasar desapercibido.

Por primera vez, Costa Rica se encuentra indignado con el movimiento sindical; algo que sin duda habla de dos fenómenos claros: la pésima estrategia cortoplacista de la cúpula sindical, y la valiente y efectiva estrategia de aquellos que expusieron la conducta abusiva de la misma.

El giro a la izquierda que dio Costa Rica en el 2014 no se vislumbra como la tendencia para las elecciones municipales de 2016, y mucho menos de 2018; forzando así al presidente a replantear su estrategia, si busca recuperar su credibilidad frente al electorado.

Finalmente, habrá que ver si los sindicatos harán introspección de sus acciones, o si continuarán cosechando un odio generalizado, que sin duda, amenaza la estabilidad de lo que denominan sus conquistas. La huelga del lunes pareció un error estratégico que resulta difícil de justificar.

David Rodríguez Suárez David Rodríguez Suárez

David Rodríguez Suárez es estudiante de psicología de la Universidad Latina de Costa Rica y presidente de la Juventud del Partido Movimiento Libertario. Síguelo: @DaveRodriguezS.