Virales

Newsletter

Por qué los rumores sobre la caída de Trump son exagerados

Por: David Unsworth - Ago 4, 2017, 3:03 pm
Trump's demise
La renuncia de Jim Justice deja hoy a los demócratas con apenas 15 gobernaciones a nivel nacional.(Twitter)

En los principales medios de comunicación, el consenso general es que Donald Trump le queda poco más de seis meses al mando. A raíz del fracaso del Senado para aprobar su legislación de reforma de salud, los medios de comunicación tradicionales se han deleitado en resaltar la incapacidad de Trump de impulsar una agenda legislativa. Para estar seguros, algunas de las acciones de Trump no han ayudado a su caso. Por ejemplo, atacar a Mika Brzezinski por su operación de cirugía estética facial parecía bajo la dignidad de la Oficina Oval.

Si escuchas a los medios de comunicación tradicionales, podrías pensar que la presidencia de Trump ha sido un desastre abismal absoluto. Sin embargo, fuera de Washington-Nueva York-Boston, el pueblo estadounidense tiene una perspectiva muy diferente. Trump no es el albatros político que sus detractores rutinariamente hacen que sea, y la opinión predominante de que los demócratas están seguros de su victoria en el Congreso en 2018, difícilmente cambiará con el tiempo.

Un caso evidente es el estado de Virginia Occidental. El gobernador demócrata demócrata Jim Justice ayer anunció, que a partir de hoy, será republicano. El momento que eligió para hacer su anuncio fue la parte más interesante de todos: tomó la decisión a la par de una visita de Trump al estado. En un mitin en la ciudad de Huntington, con casi diez mil partidarios de Trump, Justice le halagó al presidente: “Este hombre es un buen hombre, tiene agallas, tiene ideas reales, se preocupa por Estados Unidos y se preocupa por nosotros en Virginia Occidental”.

La deserción del gobernador Justice debe ser motivo de cierta preocupación entre los estrategas y líderes demócratas. Virginia Occidental, después de todo, estaba una vez entre los estados más simpatizantes con el partido demócrata del país. Pero la mezcla de conservadurismo cultural y los votantes de clase trabajadora en el estado fue una perfecta puesta a punto de un candidato de estilo insurgente como Trump. Ganó 77 % de los votos en la Primaria Republicana, y ganó en el estado con un 69 %, siendo uno de sus mejores resultados.

A pesar de su completa falta de popularidad entre las élites culturales, académicas y los medios, Trump no está demostrando ser la responsabilidad política que muchos pensaban que sería. De hecho, las elecciones de 2016 fueron un rotundo repudio al mensaje económico de los demócratas. Excepto por la costa del Pacífico, altamente partidaria del partido demócrata, y el noreste, y algunos bastiones tradicionales de demócratas como Illinois y Minnesota, Trump y los republicanos de bajo perfil ganaron victorias asombrosas a lo largo del centro del país.

Lea más: Sanciones a dictadura venezolana ponen a prueba nueva política exterior de Trump

Lo he dicho una vez y lo diré mil veces más a lo largo del primer gobierno de Trump. Trump puede ser su propio peor enemigo, pero también podría demostrar ser un gran presidente si se da cuenta de que es el líder del mundo libre, no una estrella de la televisión. Trump necesita aprender a no preocuparse por cosas pequeñas, y centrarse en el panorama general. Ser más diplomático. Ser más político. Todavía puede atacar la corrección política y la cobertura mediática injusta que recibe, pero necesita ser consciente de la forma en la cual es percibido por las personas que no tienen una postura política marcada. Su falta de cortesía y su naturaleza de represalia no le están ayudando.

Dicho esto, si Trump puede fortalecer su relación con el liderazgo republicano del Congreso y trabajar con ellos para trabajar directamente para y con el pueblo estadounidense, pasando por alto a los medios de comunicación, que nunca iban a cooperar con él de todos modos, Trump podría arrebatar la victoria de las fauces de la derrota.

Consideremos esto: con la renuncia del gobernador Justice hoy, los demócratas tienen sólo 15 gobernaciones a nivel nacional. Eso es abismal. Su número de recaudación de fondos ha bajado, y no hay duda de que el liderazgo del Partido Demócrata tiene motivos para preocuparse.

2018 cuenta con numerosos enfrentamientos en el Senado donde los dirigentes demócratas en los estados de votantes tanto mayormente republicanos como los estados donde la simpatía por demócratas y republicanos es a la par, Trump puede ser reelegido. En Virginia Occidental, Joe Manchin, senador demócrata del estado de Virginia Occidental, está seguro de estar en una situación difícil. Se enfrenta a Evan Jenkins del partido republicano, quien también cambió de partido para postularse para un puesto en 2014. Probablemente está a la expectativa de usar la oposición de Manchín a las propuestas de Trump para pintarlo como si estuviese desvinculado del estado.

Manchín es singular: un demócrata que en muchos estados podría fácilmente ser un republicano. Un verdadero moderado… razonable, pragmático, y alguien que está realmente interesado en trabajar dando los pasos necesarios para hacer las cosas. La puja de reelección de Manchin ahora dependerá de cómo puede jugar con éxito en el centro: algunas veces tendrá que encajar la línea de partido de un liderazgo demócrata del Senado que cada vez más se inclina hacia la izquierda dura. Sin embargo, muchas veces tratará de forjar un terreno intermedio mientras busca mostrar a los votantes del Virginia Occidental que puede trabajar con el presidente.

Sin embargo, las élites costeras estadounidenses deberían tomar nota de las grandes noticias de hoy en Virginia Occidental: ¡Los rumores de la desaparición de Donald Trump son muy exagerados!

David Unsworth David Unsworth

David Unsworth es oriundo de Boston, EE.UU. Estudió Historia y Ciencias Políticas en la Washington University de St. Louis, y trabajó en el mercado de bienes raíces en Nueva York. Actualmente vive en Bogotá, Colombia, donde se desempeña en la industria turística.