Kosovo, el país más pro Estados Unidos, es islámico

342
Those who think that US foreign policy is anti-Muslim would be well-advised to examine our involvement in Kosovo (PanAm Post).
Se sugiere que quienes creen que la política de EE.UU. es anti-musulmán examinen la historia de nuestra participación en Kosovo (PanAm Post).

English

Un estudiante de historia y política de los Balcanes descubrirá rápidamente que lo que ya consideraban una situación increíblemente complicada es aún más complicada de lo que pensaban. En ninguna parte se aplica más que en el caso del territorio disputado de Kosovo. Kosovo declaró su independencia de Serbia en 2008 y ahora ha sido reconocido como una nación independiente por más de la mitad de los países del mundo. Mientras, Serbia, y sus aliados clave, Rusia y China, todavía objetan con vehemencia.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Como estudiante de la historia de los Balcanes, decidí aventurarme a esta nación en disputa para ver lo que es vivir en Kosovo hoy, y cómo la gente kosovar ve el mundo y su situación geopolítica, casi una generación después del fin de la Guerra de Kosovo, que desplazó a más de la mitad de la población del país.

Ubicado en un pintoresco valle arbolado en los Balcanes, el pequeño Kosovo ha estado en el centro de la historia tanto antigua como moderna. En 1389 fue sede de la épica batalla de Kosovo, en la que un choque fundamental entre los serbios y los invasores turcos diezmó a ambos ejércitos, terminando en última instancia con la subyugación de Serbia bajo el imperio otomano.

Cinco siglos más tarde, en 1987, Kosovo se convirtió en el punto focal de la desintegración yugoslava, mientras los serbios de Kosovo se rebelaban contra las supuestas indignidades que recibían sus homólogos albaneses de Kosovo y exigían la intervención de la capital dominada por los serbios en Belgrado.

Entra en escena Slobodan Milosevic, el antiguo jefe comunista de Serbia después de la muerte de Josep Broz Tito en 1980. Milosevic viajó hacia el sur a la capital de Kosovo, Pristina, para dirigirse a una multitud serbia que le adoraba, y prometió que los días de humillación y opresión a manos de los kosovares llegarían a su fin.

En un discurso conocido, dijo ante los serbios de Kosovo: «¡Que nadie se atreva a golpearles!». Se convirtió en un grito de convocatoria para la minoría serbia, que constituía un mero 10% de Kosovo, y que se había erizado mucho en la creciente población albanesa e influencia en Kosovo.

Los kosovares son étnicamente y lingüísticamente albaneses y musulmanes, como consecuencia de la antigua dominación otomana en los Balcanes. Bajo la era comunista de Tito, el gobierno fue relativamente exitoso en minimizar los conflictos étnicos y religiosos restringiendo severamente las prácticas e instituciones religiosas, y persiguiendo despiadadamente una política de «jedansto i bratstvo» o «unidad y hermandad». Aquellos que creían en el nacionalismo fueron intimidados, encarcelados o enviados a campos de concentración en el mar Adriático.

Por lo tanto, el problema de los serbios y los kosovares albaneses que vivían juntos en la misma tierra se evitó en gran medida, ya que estos vecinos históricamente en guerra ahora se consideran como comunistas yugoslavos patrióticos, en lugar de afiliarse a sus identidades religiosas o étnicas.

Tito era un dictador comunista, si bien un poco benevolente en comparación con sus pares, y sus políticas cumplían su propósito. Sin embargo, a medida que Yugoslavia se desintegró tras la muerte de Tito y el colapso del comunismo, las tensiones étnicas y religiosas llegaron a un punto crítico. A principios de los años noventa, Yugoslavia se convirtió en un sangriento campo de batalla de guerra civil, basado en líneas étnicas y religiosas.

A finales de la década de 1990, con los acuerdos de paz alcanzados en Bosnia, Serbia y Croacia, Milosevic y los restos de la JNA (Ejército Nacional Yugoslavo), empujaron hacia el sur en Kosovo, con la intención de expulsar a los musulmanes albaneses de Kosovo, desatando una de las mayores crisis humanitarias de la historia moderna. Tres cuartas partes de un millón de kosovares fueron expulsados de sus tierras como refugiados.

Después de no encontrar una solución diplomática con el gobierno de Milosevic, Estados Unidos y la OTAN llevaron a cabo una campaña de bombardeos, que incluyó el bombardeo del Ministerio de Defensa serbio en Belgrado. Como resultado, Serbia se retiró hacia el norte, allanando el camino para un estado albanés kosovar, que ahora está lenta pero seguramente ganando el reconocimiento internacional.

Pronto descubrí que Kosovo podría no ser simplemente el país más pro-americano en el mundo musulmán, sino el país más pro-americano del mundo.

Al cruzar la frontera macedonia hacia el norte de la ciudad meridional de Kacanik, el alfabeto cirílico dio paso a la extraña escritura latina impregnada de la influencia del umblatt derivado del albanés… una lengua con poco o ningún parecido a sus vecinos eslavos o griegos… ni a ningún otro idioma.

An abandoned Serbian Orthodox church outside the town of Kacinak (PanAm Post).
Iglesia serbia ortodoza abandonada fuera del pueblo de Kacanik (PanAm Post).

Luego de descender del autobús al lado de la carretera, la historia de Kosovo inmediatamente levantó su cabeza: primero observé una decrépita basílica ortodoxa serbia abandonada en un pequeño claro, cubierto de maleza. Cuando entré por primera vez en la ciudad propiamente dicha, pasé por monumentos de los defensores de la ciudad: sus nombres conmemorados, grabados en piedra.

A memorial honoring the Kosovars who fought against the Serbian Army in the 1998-1999 war (PanAm Post).
Un monumento honrando a los kosovares que pelearon contra el ejército serbio en la guerra de 1998-1999 (PanAm Post).

Mientras caminaba por la ciudad de Kacanik, iniciando conversaciones con personas a lo largo del camino, la reverencia por EE.UU. era abrumadora y algo sorprendente.

«¡Dios bendiga América!», me dijo un comerciante de mediana edad; sonrió cuando me detuve para comprar unas gafas de sol.

«Estados Unidos es el gran amigo del pueblo de Kosovo», dijo un hombre sin dientes que partía madera en su jardín.

Me detuve en una cafetería donde los hombres fumaban cigarrillos y bebían cafés muy fuertes. Pronto conversé con un hombre que me dijo que la guerra de Kosovo lo había llevado a la costa de Croacia.

«Bill Clinton y Tony Blair son los salvadores de Kosovo», me dijo.

De hecho, tan grande es la reverencia por Bill Clinton aquí, que una avenida principal en la capital Pristina se llama Bill Clinton Boulevard, ¡adornada de una estatua de bronce de 3 metros!

Cuando entré en una pizzería para almorzar, un equipo de 5 soldados británicos de los cuerpos de paz de la OTAN y su traductor kosovar me invitaron a almorzar con ellos. Estados Unidos y la OTAN todavía mantienen una presencia significativa en Kosovo, y los EEUU tienen una base grande apenas 25 kilómetros al este de Pristina. Además de proteger a Kosovo de Serbia, también están allí para proteger a la resiliente población minoritaria del 5% de Kosovo de cualquier brote con la población albanesa de Kosovo.

Seguí hacia el este por un arroyo perezoso que atraviesa Kacanik, y comencé a subir por un camino serpenteante de campo hacia las montañas mientras reverberaba el eco de las dos mezquitas de la ciudad resonaban por el valle. Prácticamente todas las personas con las cuales hablé mayores a 20 años tenían una historia sobre dónde fueron durante la Guerra de Kosovo. Muchos buscaron refugio en Alemania, Austria o Suiza, mientras que otros huyeron hacia el oeste a Albania, o hacia el sur a Macedonia. Muchos nunca regresaron, lo que resultó en una inmensa diáspora kosovar en toda Europa y fuera de ella.

Un joven me invitó a una excursión por el barrio. Durante la guerra, explicó, partió hacia la ciudad alemana de Heidelberg, donde tenía familia. Ahora, 20 años más tarde, él y su familia han ganado lo suficiente como para construir nuevas casas en las laderas sombreadas con vistas a la ciudad de Kacanik. Él me llevó más arriba de la colina, y señaló la casa del imán local, junto a un refugio para los desplazados de la guerra. Sin embargo, 20 años después, todavía hay kosovares que han sido incapaces de encontrar casas nuevas después de la guerra.

La situación en Kosovo debe recordarnos que cuando la izquierda americana afirma que la política exterior estadounidense es intrínsecamente anti-musulmana, claramente no han considerado el papel que EE.UU. y la OTAN desempeñaron en la prevención de desastres humanitarios y genocidio en manos de Milosevic y la JNA. Aunque no es mi intención atribuir la culpa a la trágica historia de Yugoslavia, es claro que la mayoría de la muerte y la destrucción llegó de la mano de Milosevic y sus cohortes. En 1994, Margaret Thatcher escribió un artículo en el New York Times al respecto titulado Detengan a los serbio. Ahora. De una vez por todas. Aunque lo escribió en medio de la agresión serbia en Bosnia, no es menos relevante para el conflicto Serbia-Kosovo.

No culpo al pueblo serbio, ni siquiera a la nación serbia. Yo culpo al bárbaro de Milosevic: un nacionalista comunista e imprudente reformado que estaba preparado para desencadenar un sufrimiento humano incalculable sobre los no serbios para implementar su propia visión geopolítica.

Cuando Estados Unidos debatía sobre la intervención en los Balcanes con la ayuda de Kosovo, Albania y Bosnia, no lo hicimos para ayudar a los musulmanes contra los cristianos. Lo hicimos porque era lo correcto. Lo hicimos porque el desplazamiento de tres cuartos de millón de personas en el continente europeo era inaceptable. Lo hicimos porque las fuerzas serbias tenían una capacidad sin precedentes para superar a sus oponentes y matar a los inocentes.

War-era graffiti left behind by the Albanian forces in the 1998-1999 war against Serbia (PanAm Post).
Graffiti de los tiempos de guerra que dejaron las fuerzas albanesas en la guerra de 1998-1999 contra Serbia (PanAm Post).

Margaret Thatcher tenía toda la razón en 1994: se opuso a las botas en el suelo de la región, pero apoyó el bombardeo de la infraestructura militar de Serbia y el levantamiento del embargo de armas a Yugoslavia, para que los no serbios tuvieran la oportunidad de defender sus tierras con armas, en lugar de esperar a la masacre inminente y / o el desplazamiento de sus tierras.

Así que la próxima vez que algún zurdo le diga que Estados Unidos está contra los musulmanes… dígale que hable con un bosnio, un albanés y un kosovar, para obtener su perspectiva.

Hay muchas razones válidas para criticar la política exterior de Estados Unidos: la guerra en Irak, por un lado, ha sido un desastre absoluto.

Pero no hay necesidad de enemistad eterna entre EE.UU. y el mundo musulmán: es inútil y contraproducente. No hay necesidad de conservadurismo y libertarianismo y el Partido Republicano para luchar contra el Islam a nivel mundial. Muchos en la derecha olvidan, por ejemplo, que en el año 2000 George W. Bush ganó la mayoría del voto musulmán en su controvertida victoria electoral sobre Al Gore. Tal escenario parece más improbable hoy, en el que Donald Trump abiertamente reflexionó durante su campaña sobre una «completa y total prohibición del ingreso a los musulmanes a los Estados Unidos hasta que podamos averiguar qué diablos está pasando».

Nuestra política exterior en las tierras musulmanas ha estado en el epicentro de una nueva división entre los republicanos tradicionales y los neoconservadores, que favorecen una política exterior más musculosa, y los libertarios y paleoconservadores, que ven una multitud de consecuencias geopolíticas y económicas de nuestro aventurerismo militar y la construcción nacional en el extranjero .

Sí, algo de la retórica orientada a los musulmanes de Trump ha sido irresponsable, y es probable que haya desactivado a muchos de los 2 millones de musulmanes de la nación desde hace tiempo. Sin embargo, es difícilmente islamofóbico o un mensaje de odio sugerir una prohibición temporal de la inmigración de las naciones musulmanas como Siria, Afganistán y Libia que están envueltas en guerras civiles, tienen una presencia palpable de grupos terroristas yihadistas radicales y tienen poco control sobre sus fronteras o territorio.

Como han señalado comentaristas como Pat Buchanan, la guerra en Irak ha sido un desastre de relaciones públicas para EE.UU. en el mundo musulmán. Nosotros, como estadounidenses, debemos hacer una distinción clara entre el islamismo, que pretende imponer una forma politizada del Islam sobre otros y es fundamentalmente contrario a nuestros valores, y el Islam, que en la mayoría de las interpretaciones tradicionales, representa poca amenaza para nosotros.

La izquierda dura y la derecha dura podrían aprender lecciones de la experiencia de Kosovo. La izquierda dura podría apreciar que hemos ayudado a los musulmanes inocentes sitiados porque era moralmente imperativo, y no para los intereses económicos que la política exterior estadounidense a menudo se acusa de perseguir. La derecha dura podría saber que hay una enorme población de musulmanes convencionales y moderados que desean las mismas libertades políticas, económicas y sociales que ellos.

Si no me creen, vayan a visitar Kosovo: el país más pro-americano del mundo.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento