Virales

Newsletter

Eficiencia judicial en América Latina: Uruguay líder, Venezuela y Cuba empatados a la cola

By: Diego Sánchez de la Cruz - Mar 21, 2017, 12:39 pm
(youtube)
En el podio de la clasificación nos encontramos con Reino Unido, Australia y Singapur (youtube)

Un elemento esencial para garantizar el correcto funcionamiento del mercado es la calidad de los sistemas judiciales. El imperio de la ley garantiza un trato neutral a los agentes económicos, generando certidumbre y fomentando un clima de estabilidad y de seguridad jurídica. Pero, ¿cómo podemos estudiar la efectividad de los sistemas judiciales? ¿Es posible hacer una comparativa entre unos y otros países?

Para responder a esta pregunta, es preciso acudir a dos grandes publicaciones: la encuesta sobre calidad institucional del Foro Económico Mundial y los sondeos del Banco Mundial sobre la facilidad para hacer negocios. Estos dos cuestionarios nos permiten conocer la opinión de la comunidad empresarial sobre las instituciones judiciales de los países.

¿Son independientes los tribunales? ¿Se resuelven de manera eficiente los procedimientos abiertos? ¿Hay neutralidad en las decisiones judiciales o las Administraciones Públicas llevan siempre las de ganar? Considerando la nota que reciben los países en estas preguntas, podemos entender mejor los diferentes niveles de eficiencia judicial que hay en los distintos países del mundo.

En el podio de la clasificación nos encontramos con Reino Unido, Australia y Singapur, tres jurisdicciones con tradición judicial anglosajona que logran colocarse como las jurisdicciones de mayor eficiencia judicial. En una escala de 0 a 100, la nota que cosechan estos países está por encima de los 90 puntos.

También en las primeras posiciones nos encontramos con Nueva Zelanda, Hong Kong, Israel, Austria, Canadá, Alemania, Irlanda, Suiza y, como no, los países nórdicos (Noruega, Finlandia, Suecia…). Pero, ¿qué ocurre con el resto de países y, de manera más concreta, con América Latina?

Lamentablemente, la situación de la región es de lo más decepcionante. Uruguay, que no llega a los 70 puntos, se coloca en cabeza de la tabla. Completan el podio Chile y Costa Rica, aunque sus puntuaciones son claramente más bajas: 63,7 en el caso de Chile, 55,6 en el de Costa Rica.

Ranking-Eficiencia-Judicial

 

Aunque Brasil y Argentina completan el top cinco, su calificación no llega siquiera a los 50 puntos. En el caso de Brasil, la nota ponderada es de 49,7 puntos, mientras que en el caso de Argentina hablamos de una calificación de 39,6 puntos.

Cuba y Venezuela empatan en el último puesto de la tabla, con apenas 10 puntos. No andan lejos Nicaragua o Bolivia, que se mueven entre los 15 y los 16 puntos. Algo mejor pero igualmente por debajo de los 25 puntos nos encontramos con Ecuador y Panamá.

Llama la atención que diversas jurisdicciones de Centroamérica obtengan un resultado muy superior a la mayoría de países de América Latina. Es el caso de Santa Lucía, San Vicente y Granadinas o Dominica, que se quedan muy cerca de los 70 puntos.

¿Qué pueden hacer los gobiernos de la región para mejorar su nota en esta clasificación? Un experimento radical es el que han adoptado jurisdicciones como Dubai o Abu Dabi. Conscientes del legado de corrupción, burocracia e ineficiencia en el que se mueven los sistemas judiciales del mundo árabe, los gobernantes de dichos territorios optaron por contratar a los mejores jueces del mundo anglosajón y permitir que dichos magistrados organicen sus propios equipos. Una vez consolidaron esos nuevos órganos judiciales, tanto Dubai como Abu Dabi permitieron que empresas o inversores decidan voluntariamente si operan dentro del viejo sistema o quedan sujetos a los nuevos tribunales. ¿Por qué no emular este experimento en América Latina y ofrecer, de una vez por todas, un marco de estabilidad jurídica que favorezca el desarrollo de la economía de mercado?

Diego Sánchez de la Cruz Diego Sánchez de la Cruz

Diego Sánchez de la Cruz es analista político y económico en medios de comunicación españoles y profesor en IE University. Síguelo en Twitter: @DiegoDeLaCruz.

Escasez de harina llega a las iglesias venezolanas: “Sin hostias no hay eucaristía”

By: Karina Martín - Mar 21, 2017, 12:37 pm
(mendozapost)

La escasez de productos alimenticios en Venezuela ha llegado a las iglesias católicas. Con las fallas de abastecimiento de harina de trigo se ha visto afectada hasta la elaboración de la "sagrada hostia". A través de las redes sociales, la Congregación católica Siervas de Jesús ha tenido que recurrir a la petición de ayudas y donaciones de harina para poder mantener la ceremonia de la eucaristía en distintas iglesias venezolanas. Lea más: Dictadura venezolana amenaza con “ocupar” panaderías y deja el pan en peligro de extinción Lea más: Régimen venezolano detiene a panaderos por hacer brownies En una entrevista paraPanAm Post una representante de las Hermanas Siervas de Jesús, que prefirió mantenerse en calidad de anonimato, explicó cómo afecta esta escasez de harina a las distintas parroquias en Venezuela. La Congregación Siervas de Jesús está encargadas de preparar las hostias no solo para templos de Caracas, sino también para distintas parroquias del resto de Venezuela; sin embargo, la hermana entrevistada señala que debido a la escasez, no han podido continuar con la producción de las hostias. "No conseguimos harina de trigo, antes cuando necesitábamos la harina, pues íbamos a las panaderías que ya nos conocían y ellas nos mandaban las cantidades que necesitábamos", narró la hermana. googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1459522593195-0'); });   Sin embargo, ella explicó que debido a la "crisis que hay tan grande, ni ellos [los panaderos] tienen [harina]". Para la congregación, la problemática de la producción de hostias empezó "desde que se agudizó está crisis aquí [Venezuela], con la escasez de todo". Hace aproximadamente dos años según informa a representante de la congregación, que han tenido inconvenientes para conseguir la harina "pero este año ha sido lo último, porque no tenemos nada", añadió. "La semana pasada ya no podíamos despachar, ya nos quedamos sin hostias, pero algunas parroquias han tratado de conseguir paqueticos [de harina]", dijo. La hermana explicó que para la congregación es imposible continuar con la producción de hostias si no consiguen el producto. "Si no nos llega la harina no podemos hacer nada porque nosotros buscar afuera, seria imposible por el costo", se lamentó. "Si aquí no hay un alma generosa que nos ayude, pues [...] lo lamentamos bastante porque si dejamos el alimento del cuerpo [...]". "Sin hostias no hay eucaristía", añadió. La hermana señaló que la escasez de harina se debe a la falta de producción del producto en Venezuela. Cabe destacar que las empresas en Venezuela para poder fabricar dependen de la materia prima importada por el gobierno; debido a que este es el único que controla la entrada y salida de divisas en el país suramericano. Victor Maldonado, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas explicó que la escasez de harina se debe a la monopolización de la importación de todos los insumos alimenticios. Al igual que el resto de las empresas que dependen de materia prima importada; lo que ha ocurrido es que el Gobierno ha dejado de importar harina de trigo que en Venezuela no se produce, informó Maldonado. “El gobierno monopolizó la importación de todos los insumos alimenticios y todo lo que monopoliza el gobierno termina siendo una trampa de ineficiencia y corrupción que la paga el consumidor y colapsa las empresas”, señaló. Omar González Moreno, diputado a la Asamblea Nacional (AN) por el estado Anzoátegui, también se ha manifestado respecto a la escasez de harina de trigo, y ha expresado su preocupación por las consecuencias que esto trae para la comunidad católica venezolana. “Con este régimen ni comulgar se podrá, porque Maduro pretende hasta acabar con las hostias. Para este modelo la escasez y la miseria es el fin último de todas sus acciones; debido a esto los ciudadanos tenemos que seguir activos luchando para lograr la liberación nacional”, dijo. El parlamentario opinó que para "sincerar la economía", se debe permitir y promover la inversión, "respetar la propiedad privada y llamar a todos a trabajar con libertad de acción". La escasez de harina de trigo ha afectado a distintos comercios en Venezuela, en especial a panaderías, que ahora, están siendo fiscalizadas por el gobierno. Las panaderías en el país suramericano no solo deben enfrentar el control de precios, de cambio y el monopolio gubernamental de la importación de materia prima; sino que además están obligadas a cumplir con tres requisitos: producción continua, regulación de materia prima y verificación de la legalidad de los insumos. Una nueva medida del gobierno especifica que el 90 % de la harina de trigo debe ser destinada a la elaboración de panes salados con precio regulado. Sin embargo, Maldonado explica que el problema es que el pan de consumo cotidiano (canilla) está regulado a un precio que no puede compensar los costos de producción; costos que se ven impactados por a veces tener que adquirir la harina a un dolar que no es el preferencial o en su defecto a revendedores informales, por lo que recurren a otro tipo de productos que puedan garantizar el mantenimiento de sus panaderías.

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.