Virales

Newsletter

Debate: ¿Es el Islam una amenaza para Occidente?

Por: Escritor Invitado - Ene 14, 2015, 1:54 pm

La yihad islámica es una guerra mundial

Por Christopher Holton
Con la aparición del Estado Islámico de Irak y el Levante (EI) en los últimos 18 meses, Occidente, liderado por Estados Unidos, ahora se encuentra en una guerra mundial, aún si queremos creerlo o no.

EI no es simplemente un problema iraquí o un problema de Siria; ya ha hecho metástasis a una organización global con 31.000 reclutas de todo el mundo.

Mientras tanto, otras organizaciones yihadistas islámicos — como Al Qaeda, Boko Haram, Al Shabaab, Hamas, Lashkar e Taiba, Hezbolá, y Abu Sayyef — están operando en más países con más luchadores que nunca antes.

Esta yihad islámica global equivale a una guerra mundial. Sin embargo, las autoridades estadounidenses continúan ignorando o negando esta realidad.

En el transcurso de una generación, Occidente ha permitido ser infiltrado. Prueba de ello es la base global de contratación que EI ha sido capaz de aprovechar y las numerosas manifestaciones públicas de apoyo al Estado islámico en Occidente, además de los recientes actos de yihad en Oklahoma City, Queens, Ottawa, Sydney y París.

Piense en las implicaciones de esto por un momento: los yihadistas están promoviendo y reclutando activamente para organizaciones terroristas yihadistas que han jurado conquistar Occidente en sus propias calles republicanas.

Imagine por un momento que su iglesia estuviese siendo utilizada para reclutar a la violencia y que su pastor animara a los jóvenes a unirse a los grupos violentos. Parece imposible, ¿no? Eso es exactamente lo que está sucediendo en las mezquitas de la India, Indonesia, Australia, en todo el Medio Oriente y partes de Europa. Y la experiencia pasada nos dice que es posible que esté ocurriendo aquí en mezquitas en Estados Unidos también.

¿Cabe todavía alguna duda de que la yihad islámica supone una seria amenaza para la seguridad de cada estadounidense y para nuestra seguridad nacional?

Christopher Holton es el director de educación y difusión en ACT for America.

Los extremistas degradan al Islam

Por Zahra Sultani

EnglishPodríamos describir la “amenaza para el mundo occidental” como poner en peligro los valores de la democracia, la libertad individual, y otras cosas que atesoramos en Occidente, que mejoran nuestra calidad de vida como seres humanos libres. La pregunta es, entonces, si la existencia del Islam y sus ideologías es peligrosa para la libertad, la paz y la prosperidad.

Muchos colegas buscan mi opinión como musulmana acerca de los ataques terroristas que acontecen en diferentes partes del mundo: “¿está el Islam en contra de la libertad de expresión y otros valores occidentales?”, me preguntan. La respuesta más fácil sería “sí”, pero entonces yo sería culpable de dar una respuesta excesivamente simplificada de un tema muy complejo.

El Islam, al igual que cualquier otra religión, tiene un conjunto de normas, derechos y códigos que los musulmanes practican en sus comunidades. Estos códigos —establecidos por el propio dios— han de ser plenamente aceptados por el miembro de la comunidad, por lo que un musulmán no tiene la clase de libertad que tendría en una comunidad no musulmana.

Los musulmanes forman parte de un contrato social no escrito, en el que deben seguir las reglas islámicas, y no importa cuáles sean esas reglas, siempre y cuando la participación en esa comunidad sea voluntaria.

¿Qué significa esto para los occidentales? Que no hay versos en el Corán que den los musulmanes autoridad para gobernar a los no-musulmanes, y si estos no-musulmanes no son parte de la comunidad musulmana, entonces no están obligados a seguir las reglas islámicas.

Es aquí donde los grupos extremistas convenientemente optan por asumir la autoridad sobre los no musulmanes e imponer su propia agenda política como la “interpretación correcta” y la forma “pura” del Islam.

Piense en lo que quedaría de París, si todos los 1,6 mil millones de musulmanes en todo el mundo en realidad pensaran que tenían un deber religioso de responder a la representación ofensiva del profeta Mahoma. La realidad es que solo una pequeña fracción de las personas que asocian a sí mismos con el Islam son las que ponen en peligro los valores occidentales y, curiosamente, son esas las personas que reciben todas las armas, recursos y publicidad.

¿Por qué es que los extremistas tienen más éxito estableciendo su versión del Islam como la versión principal? Creo que esta es una pregunta más interesante a considerar.

Zahra Sultani, nacida en Afghanistan, estudia filosofía y ciencia política en la Universidad Wilfrid Laurier en Ontario, Canada. Síguela en @zahrasultani.

¿Es el Islam una amenaza para Occidente?