Virales

Newsletter

Evo Morales, la juventud y un par de preguntas incómodas

Por: Escritor Invitado - May 30, 2016, 11:01 am
Las políticas del Gobierno de Evo Morales han sido desacertadas en la generación de empleos para la juventud. (Página Popular)
Las políticas del Gobierno de Evo Morales han sido desacertadas en la generación de empleos para la juventud. (Página Popular)

Por Christian Aramayo

Los jóvenes somos más de 35% de los desempleados del país y los menores de 29 años somos más de 60% de la población boliviana.

El doble aguinaldo en Bolivia ha beneficiado a aquellos cuyo ingreso mensual casi duplica al de quienes no lo reciben. Este enriquecimiento de los más ricos -gracias a la imposición gubernamental- se da a cambio de reducir la calidad y la cantidad de empleo de quienes tuvieron el heroísmo de ser formales e incluso, centros de beneficencia casi cierran sus puertas. Este impacto es evidente también por la enorme cantidad de contratos por consultoría que el propio Estado en sus diferentes niveles ha realizado.

Cabe mencionar que 80% de las empresas formales del país son empresas unipersonales, lo que implica que estas, en general, no tienen la liquidez suficiente para incrementar sus costes de contratación en 8,33% pero además ninguna empresa privada tiene los beneficios de pertenecer al hiper-protegido sector estatal donde la ineficiencia implica el lujo de abrir y cerrar empresas sin ningún tipo de responsabilidad; como el lamentable ejemplo de la Empresa Militar de Construcción.

La administración de Evo Morales llegó a ser tan desacertada en materia de empleo, que ni las empresas del Estado son capaces de cumplir sus propias medidas. En un acto de desesperación y en medio de una larga lista de ironías, existen trabajadores estatales que no podían hacer cumplir sus derechos laborales.

Con 63% de los bolivianos que son menores de 29 años y 40% son menores de 18, los jóvenes son Bolivia pero también son los principales afectados del desempleo, subempleo y la pésima calidad del empleo. Tienen que haber incentivos claros para contratar a cada vez más gente y abrir más empresas competitivas y no lo contrario.

Así las cosas, ¿qué estamos sembrando para ese 40%?, ¿quién paga los costos?, y además, ¿para qué las políticas de empleo tienen que ser dictadas desde el nivel central cuando la realidad económica de Santa Cruz es muy diferente a la de Tarija y Oruro?

Dicen que probarse es gratis, y con estos datos vale preguntar-se muchas cosas.

 

Christian Andrés Aramayo Arce, es de Bolivia, graduado bajo la modalidad de Tesis, a punto de obtener la Licenciatura en Economía por la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM).