Virales

Newsletter

¿Quién es Daniel Ortega, el presidente dictador de Nicaragua?

Por: Escritor Invitado - Ago 10, 2016, 2:15 pm
(Martí Noticias) Ortega
Desde 1990, Daniel Ortega fue candidato a la presidencia cuatro veces consecutivas para finalmente ser electo presidente de Nicaragua en noviembre de 2006 en su cuarto intento. (Martí Noticias)

Por Byron Rodríguez Palacios

Hablar de Nicaragua, y de Daniel Ortega en especifico, resulta hoy en día un tema sumamente complicado. Quiero confesar que cuando empezó a rondarme la idea de poder escribir el presente artículo, aún existían muchas interrogantes en mí sobre el tema del Danielismo, razón por la cual inicié un proceso de investigación para en primera, establecer quién era Daniel Ortega, cuales habían sido sus logros más significativos (si realmente existían), cuáles han sido sus desaciertos, y sobre todo, tratar de entender un poco mejor el porqué de sus siniestras decisiones; para el efecto encontré el libro titulado: “Unfinished Revolution”, La Revolución Inconclusa, escrito por el autor estadounidense Kenneth E. Morris Lawrence, y comentado por el autor nicaragüense; José Antonio Luna, y a que a la postre de mi investigación, me dio un panorama más abierto, pero sobre todo más profundo, sobre Daniel Ortega Saavedra, el Presidente Dictador de Nicaragua.

Resulta que dentro de la teoría presentada por José Antonio Luna, se entiende con más claridad el actuar político de Ortega, pero también se entra en una profunda confusión de porque un hombre que emergió de la pobreza extrema, que obtuvo estudios por medio de la gracia que un sacerdote tuvo hacia él, pudo incluso ser acusado por la hija de su actual esposa como su violador, y considerado uno de los asesinos de la guerrilla más sanguinarios y despiadados de Nicaragua.

Y es que en efecto Daniel Ortega fue un muy humilde estudiante nacido en la provincia de Chontales en Nicaragua en el año de 1945, creció en el pueblo minero llamado “La Libertad”, en donde desde muy niño laboró al lado de su padre, un hombre de campo llamado Daniel Ortega Cerda, la historia de la familia Ortega señala que cuando Daniel hijo cumplió trece años de edad, su padre agobiado por la falta de trabajo y oportunidades decide que la familia debía trasladarse a vivir a Managua. Allí consiguen un cuarto en la colonia popular llamada: “Somoza”, era una habitación de 5×6 metros en donde la familia completa debía alojarse, bajo el calor de la ciudad de Managua, ciudad que posteriormente dejaría implantados en los hermanos Ortega un deseo “revolucionario”, muy convulso y extraño, que a la diestra de los años le cobraría la vida a su hermano Camilo, de una forma despiadada en los denominados combates de Sabogales, en la ciudad de Masaya en Nicaragua.

Morris en su libro cuenta que los Ortega fueron echados más de cinco veces de diferentes cuartos arrendados en viviendas populares en la Colonia Somoza, esto por falta de pago, era tal la crisis económica que vivieron, que se ganaron la fama de morosos y nadie en los barrios de dicha colonia quería arrendarles un lugar para vivir, su vida transcurría entre penurias y deseos de superación; su madre, por ejemplo, luchaba trabajando en una pulpería ambulante con el fin de ganar dinero para aportar a la economía familiar, y es precisamente en esos días cuando Daniel Ortega hijo se vincula a Carlos Fonseca Amador, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, a la edad de 14 años, cuando Fonseca Amador los visitó en su casa, según relato de Humberto Ortega. También Daniel visitaba un templo Masónico cerca de su casa donde oía charlas y donde también se hablaba de Sandino, quien había sido masón, en esas visitas al templo masónico nace la admiración de Daniel por Sandino y su ideario político. También por el furibundo anti- somocismo de su padre don Daniel Ortega.

En 1967 Daniel Ortega es encarcelado por haber sido acusado del robo a un banco, hecho perpetrado en el corazón de la ciudad de Managua. Existieron suficientes pruebas para establecer que el ahora presidente de Nicaragua fue el autor material e intelectual del asalto, en donde cabe destacar que una de las consignas que Ortega ordenó a sus súbditos fue que quien su opusiera al asalto dentro de la agencia bancaria debía ser asesinado, dejando en claro que a Ortega muy poco le importó siempre la sangre inocente y que sus intereses siempre han sido superiores a la legalidad, por este hecho Daniel Ortega pasó siete años preso en una cárcel para convictos de alta peligrosidad, y si no hubiera sido por un intercambio de presos miembros del FSLN y funcionarios públicos secuestrados del gobierno de Somoza, Ortega no hubiera logrado su liberación hasta veinte años después.

Durante la revolución de 1978 y 1979 Ortega se refugió en Costa Rica, en 1978 se une de hecho con Rosario Murillo, con quien luego se casaría hasta el año 2005, también militante sandinista a quien había conocido con anterioridad, y que en este año 2016 a la luz de una violación inherente a la Constitución Política de la República de Nicaragua, y a la disolución del partido de oposición busca que sea la nueva Vice-Presidenta de Nicaragua. Murillo ha sido señalada por sus constantes abusos a las drogas y al alcohol, así como de promover una cultura de anti-valores sociales, derivada de la secta del “new age” que la misma practica, así también ha sido señalada de enriquecimiento ilícito por considerarla la artífice de los negocios estatales que en conjunto con su esposo Daniel Ortega han realizado en los últimos diez años, gracias a los cuales  han logrado amasar una fortuna a costa de la defraudación fiscal, la coimas por pagos de sobornos por parte de empresas proveedoras del Estado entre otras.

Daniel Ortega tiene siete hijos y una hijastra llamada Zoilamerica Murillo, quien lo acuso formalmente de violación, situación que se ha tratado de esconder por medio del gobierno de Ortega, la historia política de Ortega tomó fuerza a partir del 17 de julio de 1979, cuando el presidente Anastasio Somoza Debayle dejó el país debido al avance del FSLN que entraría en Managua el 19 del mismo mes, poniendo fin a la saga de gobiernos controlados por la familia Somoza.

Desde 1990, Daniel Ortega fue candidato a la presidencia cuatro veces consecutivas para finalmente ser electo presidente de Nicaragua en noviembre de 2006 en su cuarto intento. Triunfo cuestionado, ya que obtuvo la presidencia con una minoría  del 37 por ciento del total de votos; llegó al poder con una popularidad mínima; todo un record para un presidente en la historia política de Nicaragua y una prueba evidente de que no triunfó en los comicios por ser el candidato preferencial, sino porque el voto de sus adversarios se dividió, en un error garrafal también histórico.

Cuatro meses antes de las elecciones de noviembre de 2006, Herty Lewites, virtual ganador de las elecciones generales en Nicaragua murió, según los médicos, de una afección cardíaca. Pero según Morris, se rumoró que había sido envenenado, versión que no pudo ser probada. Tampoco el gobierno abrió ninguna investigación al respecto. La muerte de Lewites fue la circunstancia que le permitió a Ortega ganar las elecciones y convertirse en presidente nuevamente.

La muerte de Lewites en circunstancias misteriosas tiene alguna similitud con la de Luis Somoza Debayle, quien murió también de un supuesto paro cardiaco días después de que revelara su desacuerdo con las aspiraciones presidenciales de su hermano menor el General Anastasio Somoza Debayle.

En una de las partes más interesantes de todo el entramado político cargado de corrupción, nepotismo y componendas, pago de coimas, denuncias de violación de parte de Daniel Ortega hacía su hijastra desde que esta tenia doce años de edad, Morris se refiere a un pacto entre Daniel Ortega y Rosario Murillo, que convirtió a esta en el poder tras el trono, con todo el mando sobre lo relacionado con los medios de comunicación y el manejo de todos los ministerios del gobierno, Según Morris, “la bruja”, como es llamada Rosario Murillo por los nicaragüenses, es la que manda dentro en las filas del partido Danielista y era una cuestión de tiempo que la misma fuera nombrada la candidata a Vicepresidenta por parte de su esposo Daniel Ortega Saavedra.

En el último mes la máxima autoridad electoral de Nicaragua destituyó a prácticamente los únicos diputados de oposición del Congreso, en un acto con el fin de eliminar cualquier disidencia contra el presidente Daniel Ortega en su búsqueda por su tercera reelección.

El Consejo Supremo Electoral destituyó a 28 diputados opositores (16 titulares y 12 suplentes) del Partido Liberal Independiente (PLI) y de su aliado el Movimiento Renovador Sandinista por no reconocer como su líder a un político al que la Corte Suprema otorgó recientemente la presidencia de ese grupo.

La resolución de la Corte Suprema, controlada por el oficialismo, entregó el mando del PLI a Pedro Reyes, un político desconocido e “incondicional” del presidente Ortega.

Con esta disposición, y con el anuncio inmediatamente después de Ortega nombrando a Rosario Murillo como su compañera de fórmula electoral en búsqueda de una tercera reelección, se eliminaron todas las formalidades y pilares de la democracia representativa y se da lugar inminente a una Dictadura en Nicaragua.