¿Hay luz al final del túnel para los venezolanos?

3
(La Patilla) Venezuela
Venezuela parece no encontrar una salida a la crisis (La Patilla).

Por Rómulo Rodríguez

Actualmente, en Venezuela se viven momentos de desesperación, los ciudadanos se encuentran en una constante duda sobre el presente depauperado, y un futuro invisible que creó una tiranía institucional adicta al poder.

Para el venezolano, la situación económica, social y política, se agrava de forma progresiva diariamente, pareciese que no existiera un límite o un punto de derrame sobre la situación actual, sin embargo, no es un secreto para nadie que la población sigue luchando día a día para cumplir con sus labores cotidianas a pesar de tantos problemas.

Por otra parte, la MUD (Mesa de la Unidad democrática), la principal organización de partidos políticos adversos al gobierno de Nicolás Maduro, se ha quedado significativamente pequeña frente a las exigencias de sus seguidores. En 2016, la MUD prometió salir por vía electoral del régimen Castrocomunista, sin embargo, el Gobierno bloqueó todos los mecanismos constitucionales a través de sus influencias judiciales y de la violación descarada a la carta magna, ahora bien, ¿habrá actuado con contundencia la oposición ante estos atropellos?, la respuesta es ¡NO!, todo lo prometido en el 2016 no tuvo efecto debido a la coerción del Estado y a la sumisión de los corderos de la MUD.

El 23 de enero de 2017, los venezolanos fueron impulsados por la MUD a marchar hacia el CNE (Centro Nacional Electoral) para exigir el cronograma electoral que está en retraso por parte del ente, desde el año pasado. La marcha tuvo lugar en diferentes ciudades del país, principalmente en Caracas donde queda la sede central del organismo electoral y, donde se vivió la caída de la dictadura de Pérez Jiménez en el año 1958, hecho histórico que marcó una era de liberación en Venezuela.

A pesar de la alta promoción a través de redes sociales y diferentes medios sobre la marcha en cuestión, los ciudadanos decidieron responderle a la oposición, con una ausencia contundente y con muchísima incredulidad. A la marcha no asistieron sino una poca cantidad de personas, lo cual no era de costumbre en las marchas anteriores como la del primero de septiembre y la del 27 de octubre, dicha respuesta, no es más que el profundo rechazo que está demostrando la población ante sus “líderes opositores”.

Con gritos de: ¡ESTAMOS CANSADOS! o ¡SI NO ES A MIRAFLORES ES MÁS DE LO MISMO!, los ciudadanos hicieron sentir en las calles caraqueñas, el desespero y la angustia que los azota en cada día que transcurre y que no hay respuestas concretas a la solución del problema.

 

¿Estará la MUD negociando con la tiranía a espaldas del pueblo?, la respuesta es un ¡Sí Contundente!, ¡sí negocian con el Gobierno por sus propios intereses!, es una enorme mentira alegar que la oposición no quiere sangre ni quiere represión policial, porque cada día que pasa en medio de esta infernal situación, los ciudadanos derraman su sangre en las colas y son reprimidos por la crisis económica; por el desabastecimiento de medicinas y alimentos; por la inseguridad que acaba con la vida de miles de venezolanos cada año y por la indolencia de un “Presidente” que se burla del hambre del pueblo en sus cadenas nacionales por radio y televisión.

Es lamentable que los venezolanos se encuentren en una situación de poco entendimiento, de incertidumbre, de decepción por sus “líderes” y de poca organización, ya que al parecer se acostumbraron a ser convocados por unos cuantos para que se organicen unos miles. En fin, es lamentable que una nación libertaria por naturaleza como lo es Venezuela, hoy se encuentre sola y desprestigiada por sus naciones hermanas, y los pocos que apoyan, lo hacen con el manto de la diplomacia y la politiquería.

¿Cuál será la solución?, no existe otra solución que el pueblo en la calle, organización comunal, vecindario con vecindario, convocatorias vecinales y desobediencia civil; asuma el liderazgo usted mismo. Los venezolanos deben comprender en forma radical, que sus “líderes opositores” no son más que politiqueros y traidores que no sufren el mal que el pueblo sufre, que negocian a espaldas de la patria con sus verdugos, pero más importante aún, ¡Que no habrá cambio político con elecciones!

La Constitución Nacional es clara, Art 333.

“Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.

Sea usted mismo el líder de su comunidad, rechace la indolencia y asuma su responsabilidad. Ahora mismo no hay tiempo ni espacio para rencores, no es necesario señalar al que estuvo o no estuvo a favor del gobierno en un momento dado o el que trabajó o no trabajó en un ente público.

Ya no hace falta culpar al que viajó a otro país en busca de un futuro distinto; no es necesario que regrese todo el exilio para luchar ni disparar balas para trancar todo el país, ¡no hace falta buscar culpables cuando el problema lo tienes de frente! En fin, es hora de entender, que Venezuela es de todo aquel que nació o se refugió en ese tricolor, ya no hay otras opciones, la única opción eres tú mismo.

 

Rómulo Rodríguez es venezolano y escribe sobre política y economía en distintos blogs de América Latina.

Comentarios