Virales

Newsletter

Cómo la Unión Europea mantiene a los países pobres sumidos en la pobreza

Por: Escritor Invitado - Jul 31, 2017, 3:46 pm
La UE no es amiga de los países más pobres y el Brexit nos permitirá tener un abordaje más justo. (FEE)
La UE no es amiga de los países más pobres. El Brexit nos permitirá tener un abordaje más justo. (FEE)

Inglés

A la Unión Europea (UE) le gusta presentarse como una fuerza global para el bien, fomentando la ayuda y el desarrollo en las sociedades más pobres del mundo. Se jacta de su programa de ayuda de £ 12 mil millones y se llama a sí misma “la donante más generosa del mundo.” Realmente se cree una potencia mundial más compasiva y cálida que los Estados Unidos, Rusia, o China.

Como siempre sucede con la UE, la verdad es mucho más fea. Los euroescépticos han sabido durante mucho tiempo de la práctica de la UE de dumping de productos agrícolas subvencionados en los países en vías de desarrollo, especialmente en África. En un raro caso de progreso, la UE gasta considerablemente menos en éstos, y los miembros de la OMC -incluida la UE- finalmente acordaron poner fin a las subvenciones a la exportación en 2015.

Hay, sin embargo, muchas otras maneras en que la UE impide el desarrollo de los países más pobres. Tome su régimen arancelario, que fija tarifas más altas para más productos procesados. Los granos de café crudos, por ejemplo, pueden exportarse a la UE libre de aranceles, mientras que el café tostado está sujeto a un arancel del 7,5 %. Si el café es descafeinado, el arancel sube al 9 %. Lo mismo ocurre con el chocolate – los granos de cacao no tienen arancel, pero las barras de chocolate están sujetas a un arancel del 30 %.

No es casualidad. Está diseñado para impedir que países como Etiopía y Ghana procesen sus propios productos y luego los exporten, lo que los líderes de la UE temen amenazaría a la lucrativa industria alimentaria en Europa. En cambio, se anima a los productores a exportar los productos crudos, mientras que la UE “generosa” asegura que los países en desarrollo solo tomen una fracción de sus beneficios potenciales, preservando los botines para sí mismos. De hecho, en 2014, Alemania ganó más de las exportaciones de café que el total de África combinado.

A través de diferentes tipos de productos agrícolas, esto sofoca la industrialización de los países en vías de desarrollo. Los regímenes arancelarios los alientan a seguir siendo economías agrarias en lugar de explotar plenamente sus numerosos recursos naturales. Eliminar estos aranceles sería una manera sencilla de impulsar las economías en desarrollo, pero la UE se niega a hacerlo, en  su lugar usarlos pagos de ayuda como una hoja de higo para esconderse.

La UE también perjudica a las industrias pesqueras locales. Después de haber establecido cuotas pesqueras rigurosas en Europa, la UE negocia con varios países de África Occidental para permitir que sus grandes arrastreros pesquen a gran escala en las aguas de esos países. Mauritania, por ejemplo, ha permitido a la UE pescar en sus aguas durante más de 25 años, a cambio de alrededor de £ 1 mil millones. Sin embargo, los pescadores senegaleses se opusieron a un acuerdo que su país alcanzó con la UE en 2014, que permitió a los arrastreros de la UE un acceso extensivo a sus aguas.

La UE incluye ahora un “apoyo” a las pesquerías locales en estos acuerdos, y anuncia en voz alta sus esfuerzos por detener la pesca ilegal de los arrastreros europeos en aguas reservadas a los lugareños. Los países del África Occidental protegen sus aguas de la pesca ilegal con menos eficiencia que los países ricos como Noruega, que está multando a los buques de la UE.

Sin embargo, estos esfuerzos no cambian el problema fundamental. Los pescadores locales se ven obligados a trabajar, se esfuerzan por industrializar sus operaciones y encuentran que las existencias disminuyen a largo plazo si, como afirman grupos como Greenpeace, las cuotas de la UE en aguas de África Occidental son demasiado elevadas para ser sostenibles.

No es de extrañar que cientos de miles de africanos se embarquen en viajes largos y a menudo peligrosos cada año en un intento de llegar a Europa. Mientras tanto, la UE limpia su conciencia con el gasto para ayudar en el exterior, intentando engañar al mundo entero para que crea que la UE se preocupa genuinamente por el crecimiento de los países más pobres.

 

Cuando consigamos que Gran Bretaña salga de la UE, no tendremos que tener nada que ver con estas prácticas. Fuera de la Unión Aduanera, ya no tendremos que fijar los aranceles de acuerdo con los intereses especiales de otros 27 Estados miembros de la UE. Seremos libres de bajar los aranceles sobre las importaciones de alimentos procesados de las partes del mundo en vías de desarrollo, alentando a países como Etiopía a procesar sus propios productos y venderlos a Gran Bretaña, donde serán más baratos que los que actualmente están en nuestras estanterías. Además, podemos concluir nuestros propios acuerdos de pesca justos con países de África Occidental, o podemos abstenernos de tales acuerdos en conjunto.

Abandonar el enfoque inescrupuloso de la UE al comercio con los países del mundo en vías de desarrollo podría contribuir en gran medida a ayudar a esos países. También consolidaría nuestra reputación como una de las naciones más comprometidas del mundo para el desarrollo internacional. Los remanentes liberales deben tomar nota – la UE no es un amigo de los países más pobres, y Brexit (la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea) nos permitirá adoptar un enfoque mucho más justo.

Joseph Hackett es un ejecutivo de investigación en Get Britain Out (Sacar a Gran Bretaña). Este artículo fue publicado originalmente en FEE.org. El artículo fue tomado inicialmente de este enlace.