Virales

Newsletter

Bloquear en redes sociales es un derecho humano

Por: Escritor Invitado - Ago 7, 2017, 4:07 pm
Screen Shot 2017-08-07 at 10.55.20 AM
Facebook es una entidad privada y, como tal, no debe estar sujeta a la autoridad judicial. (Twitter)

Por Brittany Hunter

La semana pasada, un juez federal en Virginia estableció un precedente revolucionario sobre la libertad de expresión y las redes sociales. El juez James Cacheris declaró que los representantes públicos no tienen el derecho a impedir que los usuarios se contacten con ellos a través de redes sociales.

El incidente fue presentado ante la corte después de que la presidenta de la Junta de Supervisores del Condado de Loudoun, Phyllis Randall, tomara la decisión de bloquear a uno de sus electores, Brian Davison. Randall había iniciado previamente una página de Facebook con el pretexto de promover un discurso abierto entre el público y sus representantes. Sin embargo, después de que Davison utilizó repetidamente la página para acusar a los miembros de la junta escolar del condado de corrupción, Randall finalmente tomó la decisión de eliminar sus publicaciones y logró que bloqueen al usuario.

El juez Cacheris expresó que al bloquear a Davison y negarle el acceso a publicaciones que contienen “información gubernamental de otra manera disponible al público”, hubo una clara violación de los derechos de la Primera Enmienda garantizados a todos los ciudadanos estadounidenses. Mientras que las acciones de Randall eran seguramente antitéticas a sus intenciones primarias, Facebook es una entidad privada, y como tal, no debe estar sujeto a la autoridad judicial sobre la base de las violaciones de la Primera Enmienda. La Declaración de Derechos, después de todo, es una lista de limitaciones impuestas al gobierno, no a entidades privadas.

Aunque muchos pueden argumentar que la dependencia de la sociedad a las redes sociales como medio para obtener noticias ha justificado de alguna manera la regulación de estas entidades privadas, esto justifica una acción tan dramática.

Aunque las implicaciones de tal decisión seguramente se extienden a diversas corrientes políticas, los opositores del presidente Trump parecen pensar solamente sobre cómo esto afectará el uso por el ejecutivo de plataformas de redes sociales como Twitter.

Privado vs. Público

Facebook y Twitter han tenido implicaciones de largo alcance cuando se trata de la difusión de la información. Uno de los ejemplos más evidentes fue durante las elecciones de Teherán 2009 y el apagón de los medios que siguió. Para el gobierno iraní, tal acto era simplemente “el pan de cada día”, o al menos habría sido antes de que las redes sociales se convirtieran en una herramienta prominente en manos del pueblo.

Antes de la era de las redes sociales, estos tipos de estrategias eran por lo general exitosos, ya que la gente no tenía otro recurso contra la tiranía. Los acontecimientos históricos, como la historia trágica de Sophie Scholl, la estudiante alemana que protestaba contra la guerra durante el régimen Nazi, demuestran cuán peligroso era el disenso en un mundo sin medios sociales, lo que hace que la llegada de Twitter sea una herramienta aplicable contra el autoritarismo.

Pero a pesar de que Twitter y Facebook han sido integrales en la protección de la libre difusión de la información, no hay un derecho inalienable a publicar un tweet. Al igual que cualquier entidad privada, aquellos que optan por utilizar cualquier plataforma de redes sociales deben primero aceptan un acuerdo de usuario, que establece el tono de lo que se espera de ambas partes. Para aquellos que deciden no seguir estas pautas, Twitter se reserva el derecho de prohibirlas.

Esto ya se ha visto en el caso de Milo Yiannopoulos, que fue prohibido el año pasado después de que Twitter considerara su comportamiento y contenido una violación de sus políticas. Estemos o no de acuerdo con esta decisión, fue algo que al menos fue hecho por la propia entidad privada y no por el Poder Judicial del gobierno.

Del mismo modo, cuando Facebook fue capturado ocultando historias de noticias de los usuarios de noticias que se consideraban favorables a la política de “derecha”, muchos comenzaron a exigir al gobierno intervenir y regular la capacidad de Facebook para censurar sus temas de actualidad de tendencias. Aunque censurar noticias es contrario a una sociedad libre y abierta, Facebook es una entidad privada y al igual que tienen el derecho de censurar la noticia, los usuarios también tienen la libertad de dejar de usar el sitio. Por supuesto, la mayoría de nosotros decidimos quedarnos en el sitio debido a lo impactante que es tanto a nuestra vida social y profesional, pero para ser claro, nadie nos está obligando a seguir usandolo.

Pero ahí radica la verdadera belleza de las plataformas privadas de redes sociales. Son dirigidos por el mercado y no por el gobierno, y como tal, no tienen que garantizar un derecho a la libertad de expresión u otras protecciones de la Primera Enmienda en absoluto.

Cuando nos comportamos como “trolls”…

Hay una razón que el término “troll” se ha convertido en parte de nuestro vocabulario diario. Cada uno de nosotros tiene amigos que valora mucho en la vida real, pero evita al máximo en redes sociales. Estos amigos parecen tener más convicción para impactar y asombrar que los convierte en enemigos formidables y molestos.

Sin la libertad de bloquear las publicaciones de tales usuarios, las redes sociales serían un espacio sin estándares.

Como cualquier entidad privada de negocios, los gigantes del mundo de las redes sociales saben que para crear un ambiente atractivo para sus usuarios, necesitan responder a las demandas del mercado. Para aquellos que se cansan de estos trolls de Internet, el bloqueo ha sido una herramienta que les ha permitido permanecer en las redes sociales sin temor a la interacción con un individuo molesto determinado.

Pero lo más importante aquí es reconocer que esta actitud de “troll” proviene de todas las esferas políticas. Esto no es un problema de “izquierda” o “derecha”; no hay una sola ideología política o filosófica que sea inmune a este fenómeno.

Para aquellos que abogan por la intervención del gobierno en este tema solo porque están en contra de Trump y su frecuente presencia en Twitter, es posible que deba pensar dos veces sobre lo que esto realmente significa. Un republicano no estará en el cargo para siempre y pronto los mismos trolls de los cuales se queja la izquierda, estarán en el poder libres de hostigar y molestar a los de las creencias políticas opuestas.

La libertad de bloquear

Sin permitir a las personas, incluyendo a los políticos que usan la plataforma, la libertad de bloquear a lo “trolls” sin piedad, que a veces no tienen ningún propósito claro aparte de la intención de molestar, nadie tendría una buena experiencia en redes sociales y las mismas plataformas de redes sociales sufrirían las consecuencias.

Nadie tiene una opinión menos favorable sobre los funcionarios electos que yo, pero a pesar de todo, Facebook y Twitter no están bajo la jurisdicción del Estado y los funcionarios electos que deciden bloquear a sus electores no estarán libres de consecuencias. La capacidad de bloquear a alguien no significa que estos políticos están escapando de la opinión pública. De hecho, posiblemente hace que el político aparezca sombrío y deshonesto.

Los redes sociales han dado paso a la era de la retroalimentación constante, donde las empresas y los funcionarios electos son responsables por medio del discurso público. Para cualquier político que quiera ser reelegido, frecuentemente bloquear a los usuarios no le va a ayudar a subir en las encuestas. Va a ser visto como inexplicablemente deshonesto. Pero eso no significa que el gobierno deba intervenir.

Sin embargo, si Twitter o Facebook deciden implementar una política en la que se prohíbe a los políticos bloquear a los usuarios, esto estaría absolutamente bien. Al final del día, las entidades privadas responsables de responder a la demanda del mercado deberían estar a cargo de establecer las políticas en sus propias plataformas. No importa de qué rama viene, el gobierno federal y sus hábitos regulatorios no tienen absolutamente ningún lugar en el ámbito de las redes sociales.

Brittany Hunter es editora asociada de FEE. Brittany estudió ciencias políticas en la Universidad de Utah Valley y tiene una mención en estudios constitucionales. Este artículo fue publicado originalmente en FEE.org. Leer el artículo original (en inglés).