EE. UU. en el podio mundial del proteccionismo: necesita más libre comercio, no menos

703
"Compra estadounidense - Contrata estadounidenses". Cuando sumas todos los tipos de barreras al comercio impuestas entre 1990 y 2013, el mayor proteccionismo del mundo no está en China o México sino EE.UU. (Twitter)
“Compra estadounidense – Contrata estadounidenses”. Cuando sumas todos los tipos de barreras al comercio impuestas entre 1990 y 2013, el mayor proteccionismo del mundo no está en China o México sino EE. UU. (Twitter)

Por Scott Lincicome

“Trump ha despreciado a aquellos republicanos que han adorado en un altar al libre comercio sin restricciones.” – Joe Scarborough, 22 de mayo de 2016

“Yo no diría que usted sabe que esta obsesión por el libre comercio es algo que no se puede ver en lo que respecta a hacer las cosas más justas.” – Jefe de Gabinete entrante de la Casa Blanca Reince Priebus, 14 de noviembre de 2016

Uno de los temas más omnipresentes del último año es la noción de que el levantamiento populista de Estados Unidos y el éxito del presidente electo Donald Trump han sido en gran medida una respuesta directa a los libertarios de los Estados Unidos y en particular por la obsesión del Partido Republicano por el libre comercio “sin restricciones”. “Morning Joe” Scarborough, de la cadena televisiva MSNBC, citado anteriormente, ha sido un gran propagador de este argumento, que ha sido tratado en su programa y en otros lugares en los medios de comunicación como la verdad obvia. Y ahora vemos a uno de los pocos miembros oficiales del futuro Gobierno de Trump, Reince Priebus, repitiendo la noción, señalando al país que el gran momento del libre comercio de Estados Unidos podría estar terminando. Claramente, la idea es frecuente y persuasiva.

Pero también está equivocada.

En primer lugar, aunque los Estados Unidos mantienen un promedio de aranceles de importación relativamente bajo de alrededor del 3 por ciento, también aplican aranceles elevados a una amplia gama de productos “políticamente sensibles” (altamente solicitados): 131,8 % sobre el maní; 35 % en el atún; 20 % en varios productos lácteos; 25 % en camiones ligeros; 16 % en los suéteres de lana, sólo para nombrar algunos. (La agricultura es particularmente mala en este sentido.) También mantenemos una larga lista de cuotas restrictivas sobre productos como azúcar, queso, conservas de atún, escobas, algodón y fórmula para bebés. Y aunque los Estados Unidos tienen 14 acuerdos de libre comercio con 20 países diferentes y son miembros de larga data de la Organización Mundial del Comercio (OMC), muchos de estos mismos productos “sensibles” han quedado exentos de los compromisos de liberalización comercial de los acuerdos. Es libre comercio para ti, pero no para mí.

En segundo lugar, aunque los aranceles de los Estados Unidos y otras barreras comerciales “formales” han estado disminuyendo durante décadas, son sólo una pequeña parte de la historia general. Las barreras no arancelarias de Estados Unidos  —subsidios a la exportación, regulaciones discriminatorias, reglas de “compra local”, deberes de “comercio justo”, etc.— han explotado en los últimos años. De hecho, según un reciente análisis de Credit Suisse, cuando se suman todas las formas de barreras comerciales impuestas entre 1990 y 2013, el mayor proteccionista del mundo no es China ni México, sino… Estados Unidos:

gráfico proteccionismo 1
Fuente: Global Trade Alerta, Credi Suisse

En el gráfico EE. UU. impone el mayor número de medidas proteccionistas.  Verde oscuro: Socializar deudas/medidas de ayuda estatal; turquesa: exportar impuestos o restricciones; magenta: medidas de inversión; fucsia: subasta pública; gris: medida de defensa comercial; verde: exportar subsidios; verde agua: prohibición de importaciones; fucsia oscuro: barreras sin impuestos (no especificados); rosado: medidas de gobierno sub-nacionales; gris claro: finanza comercial.

Un vistazo a las medidas de “defensa comercial” de los Estados Unidos (lo que llamamos “remedios comerciales” – medidas anti-dumping, compensatorias y medidas de salvaguardia) es reveladora en este aspecto. Según la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, los Estados Unidos imponen al 31 de octubre 373 derechos especiales de protección sobre una amplia gama de productos, de los cuales más de 90 se han producido en los últimos tres años (desde que se elaboró el cuadro superior sobre el proteccionismo en EE. UU.):

Productos de importación

En el cuadro Órdenes AD/CVD a partir del 31 de octubre de 2016, Grupo de productos Total, Productos agrícolas, forestales, alimentos procesados 22; Químicos y farmacéuticos 47; Hierro y acero: productos de molino 101; Hierro y acero: otros productos y fundición 44; Hierro y acero: productos de tubería 46; Metales y minerales 24; Productos misceláneos manufacturados 64; Productos de plástico, caucho, piedra y vidrio 19; Transportación 3; Textiles y vestimenta 3: Total: 373

Las importaciones chinas se enfrentan a 140 de estos derechos especiales, que a menudo pueden alcanzar el 100 %, y un sector en particular se ha beneficiado de la protección de las importaciones: hierro y acero. Es indudable que la industria estadounidense que se beneficia de más de la mitad de todos los pedidos de derechos antidumping y compensatorios sobre importaciones es también el mismo sector que ha sido constantemente citado por el presidente electo Trump y sus animadores políticos y por los medios como la mayor víctima de la supuesta devoción religiosa de Estados Unidos al libre comercio “libre”:

gráfico proteccionismo 2
Fuente: Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos

En el gráfico 191 de las 373 órdenes AD/CVD actuales en los EE. UU. es sobre importaciones de productos de acero (a partir del 31 de octubre de 2016) Grupo de productos: Azul: Productos agrícolas, forestales, alimentos procesados; Rojo: Químicos y farmacéuticos ; Verde: Hierro y acero: productos de molino ;Violeta: Hierro y acero: otros productos y fundición ; Turquesa: Hierro y acero: productos de tubería Naranja: Metales y minerales

 Otros sectores supuestamente aplastados por el flagelo de la política comercial libertaria, como los productos químicos y los productos agrícolas, también se benefician desproporcionadamente de la protección de los remedios comerciales.

Estos hechos demuestran claramente que la industria manufacturera y la agroindustria estadounidense, así como sus trabajadores, están, de hecho, muy lejos de ser las víctimas “desprotegidas” del libre comercio “sin restricciones”. También deben indicar que los fracasos comerciales de los Estados Unidos en el acero o los textiles u otros sectores, así como el sufrimiento de la clase obrera estadounidense, no han resultado de una falta de proteccionismo comercial. Hay mucha protección disponible, y muchas industrias de los Estados Unidos la aprovechan al máximo.

Si esto es “libre comercio”, entonces me estremezco al pensar en lo que viene a continuación.

Para la industria siderúrgica, por lo menos, las cosas lucen cuesta arriba: tienen un verdadero campeón, el exdirector ejecutivo de Nucor, Dan DiMicco, a cargo de elegir al próximo representante de comercio de Estados Unidos —un movimiento que le sorprenderá al lector, ha sido alentado por Leo Gerard, el presidente del sindicato de trabajadores del acero de Estados Unidos. Por último, estos pobres y desprotegidos tendrán una ración considerable en la economía global que ellos y el presidente electo Trump piensan que merecen.

Desafortunadamente, los consumidores estadounidenses, incluidos los millones de trabajadores empleados en las industrias consumidoras de acero, estarán atascados con el proyecto de ley.

Scott Lincicome es un abogado de comercio internacional con amplia experiencia en litigios comerciales ante el Departamento de Comercio de los Estados Unidos, la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, el Tribunal de Comercio Internacional de Estados Unidos, la Comisión Europea y la Organización de la OMC Cuerpo. Este artículo fue publicado originalmente en FEE.org. Leer el artículo original.

Comentarios