Bachelet: comunista, terrorista y corrupta

Al regresar a Chile en el año 1979, Bachelet participó en el grupo terrorista conocido como el Frente Patriótico Manuel Rodríguez

4.736
Bachelet: comunista, terrorista y corrupta (Archivo)

Por Gian De Biase*

Todo empezó años atrás, en la década de los años 70, cuando el clamor revolucionario llegó a Chile con fuerza tras la elección democrática del candidato Salvador Allende. Era un político de carrera, simpatizante del régimen nazi, articulador de las guerrillas marxistas y miembro del Partido Socialista, que hizo una coalición con toda la izquierda, como dictaba la receta del Komitern desde la Unión Soviética.

En el gobierno de la Unidad Popular, como se denominó el gobierno de Allende, el general Alberto Bachelet de las Fuerzas Armadas fue nombrado por el presidente socialista director de la Dirección Nacional de Abastecimiento y Comercialización (conocida como la DINAC), quien a su vez estaba compuestas por la temibles Juntas de Abastecimiento y Control de Precios ¡Las detestadas JAP! Que se encargaban de repartir la comida al pueblo, porque Allende se había encargado de estatizar y destruir el aparato productivo de Chile.

Como es más que evidente, el general Bachelet, fue el padre de la joven Verónica Michelle Bachelet Jeria, mejor conocida como Michelle Bachelet. Desde su juventud, al igual que su padre, se mostró simpatizante de la izquierda marxista, tanto ella como su progenitor eran admiradores del régimen cubano que se había instalado desde el año 1959, iniciando el totalitarismo más longevo de la historia de la humanidad.

Bachelet fue activista durante la destitución de Allende, al que la izquierda llama “golpe de Estado”, y pertenecía a los grupos extremistas del Partido Socialista. Con el suicidio de Allende y su deposición debido a su régimen dictatorial socialista que ignoraba las leyes del Congreso, las sanciones de la Contraloría y las sentencias de la Corte Suprema, el general Bachelet es arrestado, moriría posteriormente en prisión a causa de un infarto. Mientras que Angela Jeria y Michelle se irían a vivir a la Alemania comunista.

Al regresar a Chile en el año 1979, Bachelet participó en el grupo terrorista conocido como el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, donde era conocida con el pseudónimo de la comandante Claudia. Este grupo marxista y terrorista se dedicó a realizar atentados indiscriminadamente por Chile con el fin de deponer el gobierno militar y erigir ellos de nuevo una dictadura socialista como la de Castro o la que intentó Allende.

La lucha del grupo terrorista fue sin éxito, aunque asesinaron varios valientes militares y civiles, también se dedicaron al secuestro y al robo de bancos. El plebiscito estipulado en la Constitución marcó el inicio del retorno a la democracia, y con la caída del Muro de Berlín en el año 1989, se había desplomado cualquier alternativa de gobierno totalitario socialista. Aunque al año siguiente, la izquierda socialista liderada por Fidel Castro funda el Foro de Sao Paulo, para volver a tomarse el poder por la vía democrática.

El Partido Socialista de Chile es miembro fundador del Foro de Sao Paulo, esperaron pacientemente, hasta que, para el primer gobierno de Ricardo Lagos, otro izquierdista simpatizante de corruptos como Lula o dictadores como Castro o Hugo Chávez, nombró a Bachelet como su ministro, primero de salud y luego de defensa, donde inician los primeros ruidos de corrupción.

Como ha quedado claro, Bachelet es una marxista convencida que defendió y participó en la dictadura socialista que Allende intentó imponer en Chile. Posteriormente, también fue capaz de levantarse en armas contra el gobierno militar para imponer de nuevo el socialismo, gobierno que nació por culpa del socialismo del gobierno de la Unidad Popular.

Ahora queda una tercera acusación, a la par de terribles y graves que las dos anteriores ¿Por qué Michelle Bachelet es corrupta? Aparte de una serie de eventos durante sus gobiernos reprochables moralmente (e incluso jurídicamente) como la negación y posteriormente tardía actuación ante el tsunami del 2010, le siguen una serie de escándalos los cuales se han intentando invisibilizar públicamente: la contratación de su hijo en la Moneda; la financiación de su campaña por parte de la contratista brasileña OAS involucrada en la trama Java Lato; la desaparición de 120 mil millones de la subsecretaría de prevención del delito bajo su mandato; la implicación de la ministra y cercana amiga de Bachelet, Javiera Blanco, en diversos casos de corrupción que involucran a los carabineros y al SENAME… La lista continúa, pero pareciera no haber un interés por parte de la Contraloría de investigar todas estas acusaciones, que además cuentan con pruebas fehacientes.

Michelle Bachelet no tiene un currículum, porque poco o nada ha ejercido su carrera de médico, se ha dedicado desde joven a la política, a vivir del Estado cual parásito, sea el chileno o el alemán comunista. Esta señora tiene un prontuario y en un país normal estaría presa, o por lo menos, procesada, como lo está su amiga Cristina Kirchner. Sus demás camaradas como Lula (preso), Dilma (destituida), Correa (escapó a Bélgica por corrupción) o Tabaré y Mujica, aún esperan su momento, mientras que Maduro, Evo y Ortega ya lograron el objetivo de instaurar dictaduras socialistas al servicio de Cuba.

La izquierda chilena ha arremetido con furia contra la victoria de Jair Bolsonaro en Brasil, saben que toda la podredumbre que se encuentra en la trama Java Lato saldrá a la luz, puesto que Bolsonaro no es aliado, ni cercano a la izquierda, muy por el contrario, es profundamente anticomunista y está consciente del plan perverso que tiene el Foro de Sao Paulo para Latinoamérica. Michelle Bachelet se ha refugiado en las Naciones Unidas buscando impunidad con la excusa de Derechos Humanos, puesto que se sabe perdida, además que necesita seguir parasitando de cargos públicos. Donde sea que se oculte, la Justicia la encontrará.

 

*Gian De Biase es politólogo y analista internacional. 

Comentarios