Es un mito que Standard Oil era un «monopolio depredador»

Ante las propuestas de leyes antimonopolio contra Google, surge la comparación histórica de Standard Oil que sirvió para ampliar el control estatal sobre la industria petrolera y dio lugar a un monopolio artificial

776
Proponen leyes antimonopolio contra Google, pasando por alto cómo las mismas medidas contra gigantes petroleros le dieron el monopolio al Estado. (Fotomontaje de PanAm Post)

 

En vista de los recientes llamamientos para hacer cumplir las leyes antimonopolio contra Google, vale la pena analizar el argumento detrás de la regulación antimonopolio. Como suele ser el caso, estos esfuerzos normativos perjudican a los consumidores más de lo que ayudan.

Repasemos algo de historia. La Ley Antimonopolio de Sherman se aprobó en 1890 con el telón de fondo de la naciente Revolución Industrial y el surgimiento de las grandes empresas en Estados Unidos. El razonamiento ostensible de la regulación antimonopolio era proteger a los consumidores de los «precios predatorios» de las grandes empresas. La teoría sostiene que una empresa podría achicar sus precios lo suficiente como para expulsar a la competencia del mercado.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Luego, al apropiarse del dominio del mercado, podría aumentar los precios y explotar a los consumidores. Pero casi nunca se ha documentado en la práctica.

Tomemos el caso contra Standard Oil, que hoy es considerado como un caso icónico del poder de monopolio depredador.

En 1870, cuando estaba en sus primeros años, Standard Oil era dueño de apenas el 4% del mercado petrolero. John D. Rockefeller, sin embargo, se obsesionó con mejorar la eficiencia y reducir costos. A través de las economías de escala y la integración vertical, mejoró enormemente la eficiencia del refinamiento de petróleo. Como resultado, creció su negocio.

Para 1874, su participación en el mercado del petróleo saltó al 25%, y en 1880 se disparó a alrededor del 85%. Mientras tanto, el precio del petróleo se desplomó de 30 centavos por galón (4 litros) en 1869 a ocho centavos en 1885. En pocas palabras, Rockefeller aumentó la producción y bajó los precios mientras creaba miles de empleos bien pagados en el transcurso (generalmente pagaba a sus trabajadores mucho más que la competencia a los suyos). Su negocio era un modelo de eficiencia de libre mercado.

Pero parece que ni sus competidores, ni la Corte Suprema de los Estados Unidos se dieron cuenta. En 1911, el tribunal declaró a Standard Oil un monopolio y ordenó su disolución. De manera reveladora, como han señalado varios académicos, el tribunal no hizo mención de los precios predatorios ni de la producción de retenciones, como sostiene la teoría del monopolio. De hecho, el economista John S. McGee revisó más de 11.000 páginas de testimonios de juicios, incluidos los cargos presentados por los competidores de Standard Oil. Al publicar sus hallazgos en el Journal of Law and Economics, llegó a la conclusión de que había «poca o ninguna evidencia» de irregularidades, y agregó que «Standard Oil no usaba el recorte de precios predatorio para adquirir o mantener el poder de monopolio».

Además, y también en contradicción con la teoría del monopolio, la participación de Standard Oil en el mercado había disminuido de cerca del 90% a fines del siglo XIX a alrededor del 65% en el momento del fallo de la corte. Estos hechos, sin embargo, no perturbaron al poder judicial. El tribunal dictaminó que debido a que Standard Oil había consolidado unas 30 divisiones bajo una sola estructura administrativa, esto contaba como un monopolio. En otras palabras, Standard Oil hizo exactamente lo contrario de lo que sostiene la teoría del monopolio: redujo en lugar de aumentar los precios, aumentó en lugar de reducir la producción, perdió en lugar de «controlar» la participación de mercado, y pagó a sus empleados más en lugar de menos que sus competidores, sin embargo, la teoría de que Standard Oil participó en «prácticas depredadoras» y «explotaron» a los consumidores ha prevalecido en los libros de historia.

Pero la verdad es que la teoría es tan escasa como la evidencia. Primero, es increíblemente riesgoso para una empresa mantener artificialmente bajos sus precios con la esperanza de que saque a los competidores del mercado. Ninguna compañía sabe cuánto tiempo puede durar, ¿semanas, meses, años? ¿Quién puede permitirse ese riesgo? En segundo lugar, en cualquier momento, un competidor podría ingresar al mercado y forzar a un negocio depredador a seguir bajando sus precios, lo que causaría aún más dolor financiero. En tercer lugar, los precios artificialmente bajos fomentan una mayor demanda de los consumidores, lo que significa que una empresa que vende productos por debajo del costo debe aumentar su producción para satisfacer una mayor demanda, acelerando sus pérdidas financieras.

Por estas razones, los monopolios privados prácticamente no existen en el registro histórico. De hecho, el profesor de economía de la Universidad de Hartford y experto en defensa de la competencia, Dominick Armentano, revisó 55 de los casos más famosos de defensa de la competencia en la historia de los Estados Unidos. En su libro de referencia, Antimonopolio y monopolio: anatomía de un fracaso de la política, concluyó:

«La política antimonopolio en los Estados Unidos es un mito engañoso que ha servido para atraer la atención pública hacia el proceso de monopolización que se está produciendo en toda la economía. El público en general ha sido engañado creyendo que el monopolio es un problema de libre mercado y que el gobierno, a través de la aplicación de la ley antimonopolio, está del lado de los ‘ángeles’. Los hechos son exactamente lo contrario. Antimonopolio… sirvió como una cubierta conveniente para un proceso insidioso de monopolización en el mercado».

En otras palabras, las políticas antimonopolio que fueron diseñadas para evitar los monopolios, de hecho, los han creado. Por ejemplo, el economista Tom DiLorenzo documenta que tras la ruptura de Standard Oil, el gobierno creó la División de Petróleo de la Administración de Combustibles de los EE. UU. y la Junta Federal de Conservación de Petróleo, convirtiendo a la industria petrolera en un monopolio protegido por el gobierno.

Si bien el propósito aparente era asegurar una producción constante de petróleo durante y después de la Primera Guerra Mundial, en realidad produjo el repertorio completo de políticas de monopolio predatorio: fijación de precios (a tasas artificialmente altas), la eliminación de la competencia, la ineficiencia, la corrupción y el desperdicio.

Además, este patrón ha sido una característica constante de la política antimonopolio. Como señala Armentano, «todo el sistema antimonopolio, supuestamente creado para proteger la competencia y aumentar el bienestar del consumidor, ha funcionado, al contrario, para disminuir la competencia empresarial y la eficiencia y productividad asociadas con el proceso de libre mercado».

Por lo tanto, la evidencia es clara: las leyes antimonopolio han hecho mucho más daño que bien. Quienes llamen para imponerlo contra Google deberían estudiar este caso. Al hacerlo, los alentaría a darse cuenta de que la política antimonopolio es el problema y que su aplicación está lejos de ser una solución útil.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento