Individualismo genuino y falsificado

Hay dos individualismos: el que se presenta como postura y reacción ante lo corriente y otro, el genuino, basado en la razón y valores propios.

200
¿Cuánto hacemos para encajar? Y lo que es más importante aun ¿cuánto hacemos para ir artificialmente contra la corriente? (Foto: Flickr)

Por Aaron Smith*

Para la mayoría de nosotros, el problema del individualismo surge primero en el contexto de un choque entre nuestros propios valores e ideas por un lado y, por el otro,  las demandas de distintos grupos a los que conformar o complacer. Desde la infancia se nos alienta a pertenecer o «encajar». Incluso en la universidad, a menudo nos enfrentamos a la presión de complacer a un statu quo intelectual determinado.

Ante tales presiones (con las que algunos, hasta cierto grado, podemos ser compatibles), optamos por tal o cual grupo, esconidéndonos, o nunca nos molestamos en encajar y mantenenemos nuestros propios pensamientos y valores independientes.

Algunos de nosotros, los más asertivos o independientes, rechazamos el llamado a encajar. Pero al no tener una concepción clara del individualismo, a menudo adoptamos actitudes o comportamientos que consideramos individualistas, pero que son fundamentalmente no individualistas.

Por ejemplo, pensamos que el individualismo es una especie de rebelión contra lo que nos sucede, y tratamos de marcarnos como no convencionales, únicos. En presencia de una postura esperable, nosotros, en tanto anticonformistas, hacemos lo contrario. Urban Dictionary captura esta actitud de la siguiente manera: «esos chicos que odian todo lo que es popular y a los que les encanta lo que todos los demás odian en la esperanza de resaltar y ser ‘original’ o ‘único’. El tipo de persona que, en vez de saltar de un precipicio porque todos saltan de un precipicio, salta de un precipicio porque los demás le dijeron que era una idea terrible».

En El Manantial, una novela que ofrece un novedoso diseño del individualismo, Ayn Rand satiriza tales personas en su descripción de una sala de artistas organizada por el crítico de arquitectura Ellsworth Toohey. Había, escribe: «una mujer que nunca usaba mayúsculas en sus libros, y un hombre que nunca usó comas (…) y otro hombre cuya poesía no rimaba ni tenía métrica (…) un chico que no usaba lienzos pero hacía algo con jaulas y metrónomos. Unos pocos amigos de Ellsworth Toohey le señalaron que parecía culpable de inconstistencia, se oponía tanto al individualismo, y allí estaban todos esos escritores y artistas suyos, cada uno de ellos un individualista rabioso».

Como muestra la entrada al Urban Dictionary, hay algo que «no va» en esta actitud. ¿Y qué es exactamente eso que «no va»?

La respuesta de Rand es que este tipo de rebelión y no convencionalidad, en lugar de ser indicativo de individualismo, es solo otra forma de dependencia. En la medida en que el anticonformista es simplemente un rebelde, apenas reacciona en contra de lo que otras personas hacen o piensan, no está motivado por sus propios juicios, valores o normas independientes que busca defender y expresar. Al igual que el conformista, otras personas son su enfoque principal y su marco de referencia básico. Como el conformista (cuyo foco principal está en otras personas, que son su marco de referencia), el anticonformista se concentra en lo que otros hacen, piensan o valoran. . . para luego rebelarse. Ambos enfoques fallan a la hora de procesar la responsabilidad del pensamiento y la evaluación independiente.

Quienes sentimos la dependencia involucrada en ser un anticonformista y buscar otro camino, a veces llegamos a asociar el individualismo con el subjetivismo: hacer lo que quieras hacer, porque quieres hacerlo. En lugar de estar centrados en otras personas, somos anticonformistas, nos volvemos egocéntricos en el sentido de ser impulsados exclusivamente por nuestros propios sentimientos y caprichos.

El subjetivista se niega a estar «atado» por reglas o principios. Piensa algo así como «no dejaré que nadie me diga qué hacer, hago lo que quiero, soy mi propio hombre». Soy un agente libre». Ve las reglas, leyes, principios o estándares como imposiciones arbitrarias y obstáculos para la expresión de su individualidad.

Se encuentran elementos de esta actitud entre los anarquistas libertarios, aquellos que se rebelan contra cualquier tipo de reglas o autoridad (a menos que ellos personalmente decidan adherirse a las reglas,  por el tiempo que tengan ganas de seguirlas).

Pero aquí también hay un error. Lo que el subjetivista carece (o rechaza) es el concepto de objetividad, el entendimiento de que hay un mundo independiente de hechos, hechos que son lo que son sin importar lo que se puede pensar de ellos o cómo alguien pueda sentirse a causa de ellos. Un conocimiento genuino del mundo puede establecerse razonando a partir de hechos observables y utilizando un método lógico.

Sin embargo, en ausencia de una comprensión adecuada de la objetividad, las reglas, los principios y las normas permanecen en la mente del subjetivista como los dictados arbitrarios de alguien impuestos desde el exterior. Y el subjetivista ve su elección como: seguir los dictados ciegos de otras personas o seguir los suyos. En este sentido, el sello distintivo del subjetivista es que no se preocupa por lo que, en efecto, es verdadero o bueno, sino por quién lo dice, quién está tratando de imponer su voluntad: ellos o yo.

Es el principio de objetividad el que permite distinguir entre reglas y principios que son arbitrarias y aquellos que son verdaderos o buenos. Considere, por ejemplo, el principio de los derechos individuales que los padres fundadores de Estados Unidos usaron como base de su nuevo sistema de gobierno: el principio de que toda persona tiene derecho a vivir por su propio bien, a buscar su propia felicidad, siempre y cuando respete el mismo derecho en los demás. Lo relevante no es que otras personas hayan descubierto y formulado ese principio, sino que  se comprenda que el principio es verdadero. Aceptar el principio como verdadero es acordar ser gobernado por él, no como una cuestión de abatir el cumplimiento de las reglas, sino como una adhesión a los principios que juzga estar de acuerdo con los hechos de la realidad y de la existencia humana adecuada.

Otro concepto erróneo del individualismo, uno menos común, pero que se puede encontrar entre algunos admiradores de las ideas de El Manantial y Rand, es que el individualismo significa rechazar la ayuda de alguien (como una beca para pagar la universidad) o negarse a unirse a cualquier grupo o asociación (como un club del campus o un grupo profesional). Los que sucumbimos a esta actitud «solitaria», tratamos de desasociarnos de los demás y su influencia tanto como sea posible, con el argumento de que aceptar asistencia o pertenecer a cualquier tipo de grupo constituiría una forma de dependencia incompatible con el individualismo.

Este enfoque del individualismo a menudo proviene de un motivo admirable: queremos ser individuos autosuficientes y autosustentables, en lugar de personas dependientes que viven de otros. Pero se basa en concepciones erróneas de lo que requiere la autosuficiencia y la independencia, en un contexto moral. Como señala Rand: «El hecho de que un hombre no tenga derecho a reclamar a los demás (es decir, que no es su deber moral ayudarlo y que no puede exigir su ayuda como un derecho) no impide ni prohíbe la buena voluntad entre los hombres y no hace que sea inmoral ofrecer o aceptar asistencia voluntaria, no sacrificial».

Según Rand, lo que requiere la moralidad en este contexto es el compromiso de producir e intercambiar los valores que su vida requiere y la negativa a exigir que otros se sacrifiquen por usted. La autosuficiencia no requiere rechazar toda forma de asistencia o generosidad; ni la generosidad de los demás es una amenaza para nuestra independencia. Mientras seamos racionales con respecto a la asistencia que acepta y asumamos la plena responsabilidad por cualquier deuda en la que incurramos (y no trate la deuda como un estilo de vida), entonces seguiremos siendo moralmente autosuficientes.

Del mismo modo, la independencia no requiere la disociación de los demás, sino la asociación racional. La asociación no implica conformidad, obediencia o dependencia. Si nos asociamos con otros en nuestros propios términos, si nuestra participación es voluntaria y vemos el valor en la asociación de manera independiente, y si seguimos nuestro camino cuando deja de ser un valor, entonces no hay conflicto con la independencia. Las otras personas pueden ser de enorme valor para un individualista, y ese valor incluye, en el contexto apropiado, apoyo material y espiritual.

El individualismo genuino no pasa por esforzarse por ser diferente de los demás por el hecho de ser diferente, o poco convencional por el hecho de lo no convencional; ni se trata de seguir nuestros caprichos, porque son nuestros propios caprichos, o de desconectarnos de los demás como amenazas a nuestra confianza en nosotros mismos. El individualismo requiere que no estemos centrados en el otro ni centrados en nosotros, pero, como Rand argumentó, centrados en la realidad.

El individualismo es, en su raíz, una cuestión de independencia intelectual, de ejercer la soberanía en la forma en que usa su razón, llega a conclusiones, forma valores y ejerce la elección en la conducta de su vida.

El individualista es, en efecto, el que está en la cabina de mando, monitoreando la evidencia, llegando a sus propias conclusiones y guiando su curso por la razón hacia objetivos por los que él reconoce que realmente vale la pena seguir. Su marco de referencia básico no son las demás personas (sus creencias, valoraciones, valores, acciones o estándares), sino los hechos, y lo que él, de forma independiente y objetiva, considera verdaderos y buenos, independientemente de si sus conclusiones son convencionales o no convencionales, originales o no, descubiertas previamente, populares o impopulares, convencionales o radicales.

Esta es la mentalidad de un individualista. Solo este tipo de uso independiente y centrado en la razón, en la búsqueda del conocimiento y en la definición de los valores propios, lleva a la autoconfianza intelectual y la autodominación necesarias para forjar un yo genuino y dejar de lado las presiones para complacer, algo de lo que el mundo está tristemente lleno.

 

*Artículo previamente publicado en New Ideal,  de The Ayn Rand Institute.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento