El legado de Margaret Thatcher

Margareth Thatcher forjó los cimientos del Reino Unido moderno, alejando al país de sus viejas (y dañinas) manías intervencionistas

427
Margaret Thatcher junto a David Frost. (Foto: Flickr)

Por Luis Guillermo Vélez

En mayo de 1979, hace ya 40 años, Margaret Thatcher asumía como primera ministra del Reino Unido. A los periodistas, que con frecuencia le preguntaban cómo se sentía ser la primera mujer en llegar a ese cargo, invariablemente les respondía: “no lo sé, nunca he probado la otra posibilidad”. Para ella, completamente ajena a todas las formas del feminismo, lo que realmente significaba ese acontecimiento era el retorno al poder del verdadero liberalismo inglés.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, que llevó al aumento de la intervención de los gobiernos contendientes en la economía, el principio liberal del gobierno limitado sufrió un notable retroceso. La crisis de los años 30, la eliminación del patrón oro y la Segunda Guerra Mundial dieron un nuevo impulso al activismo económico de los gobiernos. Las obras de Keynes, Teoría, general de la ocupación, el interés y el dinero y de Pigou, Economía del bienestar, suministraron el fundamento racional a todas las formas del intervencionismo estatal que tuvieron un crecimiento ininterrumpido hasta los años 70 del siglo XX.

Durante la segunda posguerra, el intervencionismo estatal, bajo la forma de socialismo democrático del partido laborista, progresó en Gran Bretaña mucho más que en cualquier país de Europa occidental. El proyecto fabiano de construcción gradual y pacífica de la sociedad socialista gozaba de gran prestigio entre los intelectuales ingleses a principios del Siglo XX. En los años 30, el Partido Laborista reemplazó al Partido Liberal –Whig– en el esquema bipartidista de la democracia británica y estuvo a cargo del gobierno de forma casi ininterrumpida en los 15 años anteriores a la llegada de Thatcher al poder.

En ese lapso, se aplicaron a fondo todos los componentes de la receta intervencionista –inyecciones de demanda monetaria, déficit fiscal, empresas estatales subvencionadas, servicios públicos estatizados y asistencialismo de toda índole– que le pasaron la factura a la economía y fueron llevando al Reino Unido a una situación de estancamiento crónico que, en las décadas 1960 y 1970, le mereció el mote de «el enfermo de Europa».

Cuando Margaret Thatcher asume como primera ministra, las políticas monetarias y fiscales expansivas ya tienen poco o ningún efecto sobre el empleo y se traducen sobre todo en inflación; las empresas estatales acumulan un déficit tras otro al tiempo que su productividad declina y se deteriora la calidad de sus productos; en fin, el asistencialismo rampante está destruyendo los incentivos al trabajo y a la autosuficiencia y fomentando la holgazanería y la ilegalidad. La debilidad de la economía y postración moral de la sociedad se traducen en la pérdida de prestigio, respetabilidad e influencia que por entonces arrostraba la otrora potencia mundial.

En sus once años al frente de Downing Street, Margaret Thatcher –que bien habría suscrito aquello de que el mejor gobierno es el que menos gobierna– desarrolló una febril actividad para desmontar, al menos en parte, el gigantesco aparato intervencionistas erigido por el laborismo. En lo económico, la acción de los gobiernos de Thatcher se centró, fundamentalmente, en tres frentes: recuperación de los equilibrios macroeconómicos, reducción del tamaño del sector público y reorientación de las ayudas sociales. En todos esos campos dejó una huella duradera en las políticas públicas de muchos países del mundo.

En los años setenta, la presencia simultánea de elevadas tasas de inflación y desempleo era fenómeno macroeconómico característico de las economías capitalistas avanzadas. La relación de Phillips, es decir, la idea según la cual siempre era posible reducir el desempleo incurriendo en una inflación mayor, ya no parecía ser válida, dejando sin justificación las políticas monetarias y fiscales expansivas que solo se traducían en mayor inflación.

Los teóricos de las «expectativas racionales –Sargent, Wallace y Barro, entre otros– explicaron ampliamente la razón de ese cambio y esa fue la macroeconomía que se enseñó en los 80. Margaret Thatcher y su equipo económico extrajeron las consecuencias prácticas y obraron en consecuencia: para reducir la inflación había que controlar el crecimiento de la oferta monetaria y para ello era necesario reducir las necesidades de financiación del sector público, es decir, reducir el déficit fiscal, pero sin aumentar los impuestos, a cuya reducción se había comprometido el partido conservador.

Esto es fácil de decir, incluso, es fácil de entender, pero el recorte del gasto es una operación en extremo dolorosa que encuentra resistencia entre aquellos que lo deben ejecutar. Los responsables de todos los ministerios y agencias del gobierno siempre están de acuerdo en que el gasto se debe recortar, pero cada uno de ellos es capaz de exhibir poderosas razones para demonstrar que agencia a su cargo debe ser excluida. En todos y cada uno de los presupuestos de los años que estuvo en el poder, mantuvo la férrea determinación de controlar el gasto público, logrando que, entre 1979 y 1990, este creciera 12.5 % frente a un crecimiento de 23.5 % del PIB real. Semejante esfuerzo llevó el gasto público de 44 % del PIB, en 1979, a 40 % del PIB, en 1990.

Desde el final de la segunda guerra mundial, se presentó en el Reino Unido –y en toda Europa– un fuerte incremento del número de empresas de propiedad pública, especialmente, bajo los gobiernos laboristas, pero también bajo los conservadores. En 1979, las empresas públicas de Reino Unido generaban el 11 % del PIB y el 8 % del empleo total. Allí había de todo: electricidad, agua, gas, telecomunicaciones, siderurgia, astilleros, minas de carbón, ferrocarril, cine, buses, puertos y demás. Incluso, la emblemática Rolls-Royce hacia parte del portafolio empresarial del gobierno.

Al inicio de su segundo mandato, Margaret Thatcher lanzó un vasto programa de privatización de las empresas estatales que rápidamente sería seguido en otros países de Europa y del mundo entero. Para ella la privatización, además de ser fundamental para mejorar el desempeño de la economía, era el elemento central de cualquier programa que buscara ampliar el espacio de la libertad frente a las tendencias colectivistas que habían llevado a la nacionalización de amplios sectores de la actividad económica.

Especialmente notable fue la privatización de los servicios públicos domiciliarios que prácticamente en todos los países europeos se habían nacionalizado después de la segunda guerra mundial. Sobre los servicios públicos predominaba la visión de que por ser monopolios naturales debían estar a cargo de empresas estatales, para evitar el abuso de posición dominante. Las privatizaciones de Thatcher echaron por la borda ese paradigma y mostraron que era posible desarrollar diversas modalidades de competencia o, en su defecto, aplicar una regulación que obligara a las empresas monopolísticas a comportarse como si estuvieran sometidas a la competencia. La fórmula «IPC menos X», adoptada para regular los monopolios privatizados, se convirtió en referente de todos los procesos de privatización y reforma del sector de los servicios públicos, que, inspirados en el caso británico, se adelantaron en gran cantidad de países del mundo. Colombia no fue la excepción: la exitosa reforma del sector de los servicios públicos domiciliarios de los años 90 se benefició ampliamente de esa influencia.

Como ministra de educación del gobierno de Edward Heath, Margaret Thatcher provocó una ola de protestas cuando ordenó suspender la distribución gratuita de alimentos en las escuelas. Argumentaba Thatcher, siguiendo las conclusiones de numerosos estudios adelantados en Inglaterra y Estados Unidos, que dichos subsidios terminaban beneficiando, más que a los niños, a los padres, que además de poder gastar su ingreso en otras cosas, terminaban por sentirse liberados de sus responsabilidades frente a sus hijos y su familia.

Para Thatcher la principal falla del Estado de bienestar al otorgar sus beneficios sociales es la incapacidad de distinguir entre los individuos que están verdaderamente en dificultades, y necesitan de una ayuda para salir de ellas, y aquellos que han perdido la voluntad y el hábito de trabajo, y se han transformado en dependientes crónicos. Por ello, durante todo su mandato, Thatcher buscó la adopción de toda suerte de mecanismos que condujeran a una mejor focalización de los subsidios y beneficios sociales tratando también que fueran temporales.

Después de Thatcher, la búsqueda de los equilibrios macroeconómicos, la reducción del tamaño del gobierno, la privatización de las empresas estatales, la reducción de los impuestos y el rechazo al asistencialismo rampante se incorporaron a las plataformas políticas de los partidos de orientación liberal y a las políticas públicas que adoptaron desde el gobierno. Aunque esta es sin duda una gran contribución al resurgimiento del liberalismo, tal vez el logro más importante que le reconocerá la historia es su decisiva participación en el proceso político que llevó al derrumbe del bloque comunista y al restablecimiento de la libertad y la democracia en los países que lo integraban.

El principal mérito de esos logros históricos corresponde a los Estados Unidos y, en particular, al presidente Ronald Reagan, quien – con la modernización del arsenal nuclear,  la Iniciativa de Defensa Estratégica y el despliegue de los Pershing II – impuso a la Unión Soviética una dura competencia militar que puso en evidencia la debilidad su economía y la forzó a emprender el camino de la reforma.

Mijaíl Gorbachov llegó al poder en 1985, a la edad de 54 años, poniendo fin a la gerontocracia que había gobernado a la Unión Soviética desde la destitución de Kruschev. Gorbachov era un comunista convencido y el propósito de sus reformas era detener el declive económico de su país, para legitimar a su partido y garantizar su permanencia en el poder. Por supuesto que Margaret Thatcher no podía saber a dónde conducirían la Perestroika y el Glasnost, pero desde un principio entendió que debía apoyar a Gorbachov, a quien conocía desde antes de que éste se convirtiera en el máximo dirigente de la Unión Soviética.

Su relación con Gorbachov le permitió jugar un papel fundamental en la liberación de los países de Europa oriental y de varios países de la agonizante Unión Soviética, en cuyas capitales, Margaret Thatcher, incansable viajera, estuvo presente en momentos decisivos, apoyando sin ambages los reclamos de libertad de sus pueblos.

Margaret Thatcher dimitió de su cargo el 28 de noviembre de 1990, después de tres mandatos sucesivos. Mantuvo su participación en política durante un par de años más y hasta 2000 desarrolló actividades académicas, dictó conferencias y escribió varios libros. En 2002 sufrió algunos accidentes cerebro-vasculares que limitaron su actividad. Falleció el 8 de abril de 2013 a la edad de 87 años.


Luis Guillermo Vélez es economista.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento