Ana Navarro se equivoca sobre Venezuela: Maduro es socialista

Maduro mata a los manifestantes, manipula las elecciones y encarcela a los disidentes, pero la razón por la que ha tenido que aplastar a nuestra oposición reside en las políticas socialistas que implementó

5.295
Ana Violeta Navarro-Cárdenas is an American Republican strategist and political commentator for various news outlets (CNN)

Por Daniel Di Martino:

El viernes, la copresentadora sustituta del programa televisivo The View, Ana Navarro, hizo una afirmación absurda mientras hablaba con el senador estadounidense Rand Paul, quien se encontraba como invitado. Dijo que Nicolás Maduro «no es socialista; es un matón corrupto y asesino que está matando de hambre a su pueblo «. Además, continuó diciendo que el sistema económico de Venezuela «no es socialista».

A pesar de la afirmación ridícula de Navarro, el socialismo es, de hecho, el sistema económico que destruyó a mi país: Venezuela. Tiene razón respecto a que Maduro es un matón asesino, pero también es un socialista autodeclarado cuyas políticas socialistas provocaron el hambre y una crisis de refugiados.

Maduro mata a los manifestantes, manipula las elecciones y encarcela a los disidentes, comportamiento propio de un matón asesino, pero la razón por la que ha tenido que aplastar a nuestra oposición reside en las políticas socialistas que implementó junto con su predecesor ya fallecido, Hugo Chávez.

El socialismo, en pocas palabras, es un sistema en el que los medios de producción están socialmente controlados. En la práctica, esto significa que las empresas son propiedad del Gobierno y controladas por el. Por lo tanto, no existe un país socialista o capitalista puro o de mercado libre, sino naciones con diferentes grados de socialismo y capitalismo. Como lo han demostrado numerosas clasificaciones de libertad, Venezuela es lo más cerca de completar el control gubernamental total, aparte de Corea del Norte.

Maduro y Chávez nacionalizaron miles de empresas en sus más de 20 años en el poder, desde grandes compañías agrícolas que proporcionaron comida a pequeñas bibliotecas —por ejemplo, una que era propiedad de la familia de mi mejor amigo—.

La nacionalización de la empresa procesadora de leche «Los Andes» es uno de los ejemplos más conocidos de destrucción socialista en Venezuela. En el socialismo «democrático», las ganancias no importan, solo los votos, por lo cual el Gobierno bajó los precios y contrató a más trabajadores.

Como era de esperar, entre 2010 y 2015, después de que Los Andes fue tomado de su legítimo propietario, la producción disminuyó a menos de la mitad, a pesar de duplicar el número de trabajadores. Porque nadie se beneficiaría de administrar el negocio de manera eficiente. Al igual que Los Andes, miles de empresas en la agricultura, la banca, la educación, la atención médica, la energía y todos los demás sectores fueron controladas y diezmadas por la falta de incentivos de ganancias.

(Archivo)

Hoy, los campos que alguna vez produjeron caña de azúcar, tienen invernaderos vacíos y secos. Irónicamente, se paran junto a una valla de carretera grande y desgastada que dice «Hecho en el socialismo».

Las nacionalizaciones, combinadas con los límites de precios en la mayoría de los productos y los controles de divisas que restringieron las importaciones, obligaron a los supermercados a racionar la poca comida que se producía. Esto significa que hay que hacer fila durante horas solo para comprar cosas como papel higiénico, medicamentos y leche, y también comprar ilegalmente productos caros de contrabando en el mercado negro.

El régimen venezolano también implementó muchas otras políticas socialistas, como aumentar rápidamente el salario mínimo, contratar a cientos de miles de nuevos trabajadores del gobierno y expandir los programas de asistencia social de una manera fiscalmente insostenible.

Maduro es un matón asesino, no porque quiera serlo, sino porque debe mantenerse en el poder. Los líderes malvados por sí solos no son suficientes para causar una crisis como la de Venezuela. Hay muchos matones asesinos que no son socialistas y están en el poder en todo el mundo: Arabia Saudita y Rusia están liderados por personas que cometen terribles violaciones de los derechos humanos, pero ninguno está experimentando una crisis masiva de refugiados, hiperinflación ni hambruna. Esto se debe a que, a pesar de las terribles acciones de Putin y la familia real saudí, no han implementado las políticas socialistas de Maduro o Chávez.

Pero me temo que nada será suficiente para que Ana Navarro llame a las cosas por su nombre. En cambio, ella usó la excusa probada y fallida de «eso no es socialismo real». Probablemente, ella evita la palabra para no tener que reconocer el fracaso de las políticas que los candidatos presidenciales que el partido demócrata presenta para el 2020, como Elizabeth Warren y Bernie Sanders, apoyan bajo el llamado Green New Deal. Esta lista de deseos de políticas supuestamente ambientales incluye políticas tales como hacer que el Gobierno federal contrate a millones de estadounidenses, controle los alquileres, una expansión sin precedentes de los programas de asistencia social, aumente el salario mínimo y nacionalice la industria de la salud y probablemente la industria energética para cumplir con los objetivos de emisiones. Todas estas políticas están sacadas directamente de las políticas de Chávez y Maduro.

El intento de Navarro de desviar la culpa de la crisis de Venezuela del socialismo es otro intento desesperado de los medios de proteger a los candidatos demócratas que se postulan para el 2020, porque apoyan las mismas políticas que llevaron a la devastación en mi tierra natal. Navarro y los medios de comunicación deben comprender que «el problema con Venezuela no es que el socialismo se haya implementado de manera deficiente, sino que el socialismo se haya implementado fielmente», como dijo el presidente Trump en su discurso de 2017 ante las Naciones Unidas.

Nunca dejemos que los medios de comunicación o los demócratas radicales engañen a los estadounidenses bien intencionados para que voten por las mismas políticas que destruyeron mi país.


Daniel Di Martino (@DanielDiMartino) es un venezolano expatriado que vive en Indianápolis, Indiana, EE. UU. Es colaborador de Young Voices y el portavoz de Estados Unidos para Vente Venezuela.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento