Mitos y verdades del coronavirus en Chile

La prensa chilena ha seguido una línea de desinformación, alarmismo y morbo, alegando que Chile superó el número de muertos de China; los chinos gritan «falso»

1.975
Un grupo de personas espera el 19 de junio de 2020 en la entrada del Hospital San José en Santiago (Chile). EFE/Alberto Valdés

Por Esteban Zapata:

Han pasado más de 100 días desde la llegada del coronavirus a Chile y la desinformación sigue abundando gracias a los medios de comunicación chilenos (y extranjeros también) y a la izquierda que goza con las noticias negativas que ellos manipulan a su antojo. Debido a esto, se creó una sensación de fracaso que no solo es falsa, sino que además demuestra una falta de honestidad brutal. Este artículo pasará a desmentir ciertos mitos que surgieron en estos dos meses.

Mito 1: las cuarentenas en Chile fracasaron

Este mito se basa en los números de contagiados que entrega diariamente Santiago. La capital de Chile representa el 80% de los nuevos casos diarios y la gran mayoría de hospitalizados también proviene de esta ciudad. La izquierda obviamente ha preferido restregar el “fracaso” al gobierno de Piñera diciendo en modo triunfal que la estrategia de cuarentenas dinámicas fracasó y que hay que crear una nueva estrategia con ellos, obviamente, al mando.

La verdad es otra: las cuarentenas dinámicas funcionaron. Varias ciudades de Chile como Chillán, Osorno, Temuco y Punta Arenas no volvieron a tener cuarentena y los casos no se han elevado en estas semanas. Y ciudades como Copiapó, La Serena, Valdivia, Coyhaique y Puerto Montt nunca estuvieron en cuarentena y tampoco sus casos han aumentado considerablemente.

¿Porque en Santiago no ha funcionado la estrategia supuestamente? Porque en realidad se escuchó a la gente equivocada: gremios de la salud secuestrados por la izquierda y activistas políticos disfrazados de académicos. La idea de la cuarentena total ha sido un fracaso en los países donde se aplicó: Ecuador, Colombia, Perú y Argentina. Y muchos de estos activistas presionaron para que se instalara la cuarentena total en Santiago porque según ellos el número de casos no estaba bajando.

Y tal como se pensaba, la cuarentena total en Santiago no solo aumentó los casos considerablemente sino que la movilidad de los habitantes de Santiago aumentó en este periodo (un estudio de la Universidad de Chile determinó que la movilidad sigue alta). Los defensores de la cuarentena total nunca entendieron que las personas no respetan la cuarentena, especialmente si están encerrados por un largo tiempo.

Y un ejemplo de eso es la comuna de Recoleta, gobernada por un alcalde comunista que quería traer a Chile el interferón cubano. El 5 de mayo tenían 1231 casos y ya en cuarentena los casos aumentaron en un 81%: 5202 casos en total. Eso no impidió que este alcalde se querellara en contra del gobierno, siendo en realidad que él es uno de los principales responsables del aumento de casos.

En resumen: muchas ciudades de Chile tienen casos que ameritan estar en cuarentena y es muy probable que bajen la cantidad de contagiados en estas semanas. Otras en cambio, se mantiene estables o sus casos son mínimos gracias a las cuarentenas dinámicas.

Mito 2: Chile tiene más de 8 000 muertos por coronavirus

Este mito surge debido a la presión de la izquierda al sugerir que el gobierno de Chile “ocultaba los muertos” y que no transparentaba la información real, a pesar que organismos internacionales y universidades colocan a Chile como uno de los países de la región con mejor transparencia de datos.

Varios medios de dudosa reputación insistían que los muertos de Chile superaban lo informado diariamente porque los datos del DEIS (Departamento de Estadísticas e Información de Salud del Ministerio de Salud) que se mandaban a la OMS eran muy distintos. Recordemos: la OMS estableció por protocolo que los reportes de muertos se deben realizar ya sea con el examen PCR positivo por Covid y/o si el certificado de defunción establece que probablemente la causa de muerte sea por Covid. Sólo Bélgica fue el que obedeció a la OMS. El resto de los países, como por ejemplo Alemania, Reino Unido y Nueza Zelanda, solo informan en base a las PCR positivas.

Obviamente, el daño de esta nota fue nefasto. No solo el ministro Manalich terminó renunciando por la presión de la izquierda, sino que el nuevo ministro, Enrique París, informa el día sábado 20 de junio que hay 3069 personas que murieron “probablemente” por Covid, más la cifra oficial de más de 5000 muertos.

La izquierda irracional saltó de alegría al saber de estas cifras, pero lo cierto es que esa cifra es en realidad ficticia: como se dijo en un principio, solo un país suma los casos sospechosos como parte delas estadísticas oficiales. Lo único que se demostró es que la izquierda que no les interesa los muertos y sus familias, sino que ven al virus como una forma de castigar al gobierno de centro-derecha.

En resumen: la cantidad de muertos que tiene Chile no es la catástrofe que la izquierda quiere hacerles creer a los chilenos, sino que en realidad utilizan una cifra falsa e inflada para mentir descaradamente y sentirse moralmente superiores cuando no les interesa el bienestar de las personas.

Mito 3: Chile fracasó en su estrategia contra el coronavirus

La prensa chilena, que mintió a la población durante el falso estallido social, ha seguido una línea de desinformación, alarmismo y morbo. Un ejemplo claro es informar que Chile superó el número de muertos de China; mientras los civiles chinos gritan «falso». Pues ese país no ha sido transparente en mostrar sus verdaderas cifras.

Lo cierto es que Chile sigue siendo el puntal de Latinoamérica en la lucha contra el virus. Chile ha realizado 982.353 test PCR en total, casi 18.000 mil diarios. El siguiente país en la lista es Colombia con 620.188. Chile, además, sigue teniendo una de las tasas de letalidad más bajas de la región y de la OCDE (1,8%), a pesar del aumento de contagios (a nivel científico y médico importa más la tasa de letalidad porque indica que el sistema de salud funciona y no hay signos de saturación).

Varias ciudades de Chile siguen esperando que los pacientes críticos de Santiago sean trasladados a los hospitales porque se decía que Santiago iba a colapsar en cualquier minuto. El esperado colapso hospitalario nunca llegó y los muertos por coronavirus en Chile no han sido por falta de ventiladores mecánicos o por falta de espacio. Las camas UCI aumentaron su número en estos meses y siguen disponibles más de 350 ventiladores mecánicos. La izquierda, en cambio, prefirió decir que estábamos peor que España e Italia, cuando en realidad estos dos países tuvieron en su peor momento entre 600-800 muertos por día, cifras que Chile no tiene.

En resumen: Chile, a pesar del aumento de contagios, sigue siendo un líder de la región a la hora de manejar la crisis del coronavirus. Lo índica la tasa de letalidad baja y el número de exámenes PCR diarios. Tanto así que The Economist considera a Chile entre los países OCDE que han tenido una «buena» respuesta a crisis por Covid.

Conclusión: “Miente, miente que algo queda”.

Se dijo en un principio que el manejo de Chile es eficiente y los datos lo demuestran. La izquierda sólo espera que llegue octubre (el plebiscito para cambiar la constitución se debe realizar ese mes y es probable que se postergue esa elección) y destruir el país completamente. Y para ellos todo vale: mentir descaradamente y utilizar activistas políticos para crear una sensación de fracaso.

Pero lo cierto es que Chile tiene mayor éxito que varios países de la región que no saben la cantidad de contagiados que tienen. Y eso se debe solamente al modelo económico que le trajo prosperidad y por tanto recursos suficientes para enfrentar esta crisis.


Esteban Zapata es liberal clásico egresado de la Universidad de la Frontera de Chile como biomédico.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.