Podemos está implantando una República bolivariana en España

Los comunistas en el gobierno de España están siguiendo al pie de la letra el guion del dictador Nicolás Maduro

España
¿Va España encaminada a un desastre sin precedentes? (Foto: Flickr)

Por Erik Encinas

Bajo la falsa apariencia antifascista y un discurso “progre”, la extrema izquierda Podemos ha iniciado un proyecto de ingeniería social que busca dinamitar la sociedad española desde el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Pero no se engañen: Sánchez, con tal de mantenerse en el poder, es capaz de todo, también de ceder a las exigencias más perversas del comunismo retrógrado, antisistema y totalitario que representa la formación morada.

Por ello, los comunistas han pisado el acelerador con sus purgas soviéticas y reformas de corte chavista, siguiendo el manual del dictador  Nicolás Maduro y el prófugo Evo Morales, ambos modelos a seguir de Podemos, de ahí la complicidad absoluta de los socialistas y podemitas con dictaduras genocidas como la que impera en Venezuela. Todo ello, mientras la extrema izquierda se está preparando para un otoño caliente en medio de un contexto guerracivilista que amenaza con poner contra las cuerdas al ejecutivo central, porque el pueblo español está despertando ante la rapidez de los acontecimientos, que sin duda, avivan la alarmante situación política, social y económica del país.

Por todos los medios posibles, este Gobierno seguirá silenciando a la oposición y apoyando escraches cuando le interesan, pasos fundamentales para llegar a la república bolivariana y cargarse la monarquía, logrando así  desviar sus casos de corrupción y su terrible gestión de la crisis del coronavirus, algo muy lamentable que vienen haciendo desde que llegaron al poder. No me refiero únicamente a los partidos políticos con representación, sino también a cualquier movimiento de protesta convocado por la sociedad civil. El objetivo de la coalición radical es minimizar al máximo deseable las críticas, como ocurre en las dictaduras de Corea del Norte o Venezuela.

Ciertamente, España vivía ya un periodo desestabilización desde la recesión económica de 2008, pero nunca había estado tan mal en términos generales desde la Segunda República, porque en estos momentos hasta la democracia está en serio peligro y lo realmente preocupante es que España está en manos de unos felones desalmados que únicamente quieren imponer una dictadura “progre” en la Unión Europea (en la que no se respeta la propiedad privada, existe una llegada masiva de inmigrantes ilegales, aumenta sin parar la delincuencia, crece la división entre españoles y se incrementa la extrema pobreza).

Es importante explicar que tal ha sido el fracaso del comunismo al que nos quieren llevar, que sus defensores han tenido que reinventarla bajo eufemismos de toda índole para tratar de esconderlo a la opinión pública, como el «socialismo del siglo XXI» que se sacó de la chistera el golpista Hugo Chávez, cuyo legado se ha traducido en la mayor crisis económica, política, social y humanitaria de la historia de Venezuela. No es de extrañar, por tanto, que el vicepresidente rojo de España se declare un apasionante admirador del chavismo.

En conclusión, España va encaminada a un desastre sin precedentes recientes en el que se juega incluso su propia identidad nacional si no despierta totalmente de este mal sueño que le atormenta, ya que todavía falta lo peor.


Erik Encinas Ortega es graduado en Periodismo por la Universidad Pompeu Fabra. Miembro del Colegio de Periodistas de Cataluña. Colaborador en diferentes medios de comunicación, entre ellos, Radio Rubí, Mediterráneo Digital, VAVEL deportes y Radio Las Palmas.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento