Por que Florida debería ser una apuesta segura para Donald Trump

Una abrumadora mayoría quiere que Maduro sea removido del poder y una transición a la democracia, y no hay mayor defensor para esto que el propio Trump

(United States), 08/09/2020.- US President Donald J. Trump speaks about the environmental accomplishments for the people of Florida, at the Jupiter Inlet Lighthouse & Museum in Jupiter, Florida, USA, 08 September 2020. DEFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH

Por Ben Kew:

En la primera noche de la Convención Nacional Republicana, el Partido Republicano lanzó lo que se ha convertido en un arma predecible pero consistentemente efectiva. Máximo Álvarez, un refugiado cubano convertido en un empresario exitoso, advirtió a los estadounidenses sobre el riesgo de una pendiente resbaladiza hacia el tipo de distopía socialista de la que huyó cuando era niño.

«Les hablo hoy porque he visto gente así antes», declaró. “He visto movimientos como este antes. He visto ideas como esta antes y estoy aquí para decirles que no podemos dejar que se apoderen de nuestro país», exclamó.

Álvarez es uno de los muchos cubanoamericanos tradicionalmente leales al Partido Republicano y la búsqueda de un gobierno limitado, una posición indiscutiblemente moldeada por la oposición a sus experiencias del gobierno comunista de Castro. La mayoría de los cubanos viven en Florida, habiendo llegado a las costas de Miami desde que comenzó la revolución. Con una población de 1,53 millones solo en el estado soleado, su influencia ha inclinado las elecciones a favor de los candidatos republicanos durante décadas, muchos de los cuales son de origen cubano.

Sin embargo, ahora hay un creciente grupo demográfico de floridianos igualmente hostil al socialismo y favorable a Donald Trump, o al menos a la causa antisocialista. Alrededor de 200.000 venezolanos son elegibles para votar en el estado, y los encuestadores dicen que podrían jugar un papel vital en el resultado de las elecciones de este año. Quienes ahora viven en Estados Unidos han huido de un Estado fallido en una profunda crisis humanitaria bajo el férreo control del dictador Nicolás Maduro, donde la inflación supera 10 millones % y la gente ha recurrido a comer animales de zoológico para sobrevivir. Usar el ejemplo de Venezuela ha demostrado ser una poderosa estrategia de campaña para los conservadores en América Latina; tanto Jair Bolsonaro de Brasil como Iván Duque de Colombia lo utilizaron con éxito en sus campañas presidenciales de 2018 con un efecto devastador para la izquierda.

A diferencia de la generación más joven de cubanos, la tragedia venezolana en curso sigue siendo muy cruda para los emigrados del país. Una abrumadora mayoría quiere que Maduro sea removido del poder y una transición a la democracia, y no hay mayor defensor para este fin que el propio Trump. Al declarar que la tiranía socialista debe ser «aplastada y destruida», su administración ha impuesto una serie de sanciones contra el régimen y sus principales funcionarios, paralizando aún más su ya destrozada economía y su vital industria petrolera. También ha promocionado repetidamente la idea de lanzar una invasión militar al país al estilo Operación Cóndor, pero finalmente fue disuadido por otros líderes regionales. Incluso ha habido sugerencias de que Trump podría flexibilizar sus leyes de inmigración notoriamente duras para los venezolanos debido a la crisis en su país de origen.

A pesar de apoyar en general la política de Trump, es fácil imaginar por qué un venezolano de mentalidad más progresista no se preocuparía por prestar su voto a Joe Biden. Si lo que temen es que Estados Unidos se convierta en Venezuela, la idea de que esto suceda bajo la presidencia de Biden todavía parece descabellada. El propio candidato demócrata de 77 años se da cuenta de que los votantes temen ese tipo de autoritarismo de izquierda y ha prometido mantener la política de buscar sacar a Maduro del poder. Incluso ha reprendido a Trump por estar abierto a reunirse con Maduro de manera similar a su reunión con Kim Jong-Un.

Sin embargo, aunque Biden no tiene ningún problema en denunciar a Maduro, es el partido y el movimiento que representa los que deberían causar su preocupación en la campaña. Un puñado de legisladores demócratas (sobre todo «The Squad») simpatiza abiertamente con la «Revolución Bolivariana», mientras que las ideas y la retórica de izquierda continúan avanzando como la nueva normalidad, un hecho que a menudo señala el principal oponente de Biden, el senador Bernie Sanders. También vale la pena señalar que Biden fue parte de la administración (de Obama) que liberalizó las relaciones con La Habana, lo cual ha disgustado a muchos cubanoamericanos.

Como es el caso en la mayoría de los estados indecisos, Biden mantiene una pequeña pero constante ventaja en las encuestas en Florida. Sin embargo, esto está disminuyendo rápidamente a medida que un número creciente de estadounidenses se siente repelido por la violencia y la inestabilidad causadas por los disturbios en protesta por la muerte de George Floyd, combinados con la vacilación de Biden en condenarlos. Agregue eso al hecho de que su candidata para la vicepresidencia, Kamala Harris, tiene uno de los registros de votación más izquierdistas del Senado y es partidaria abierta de Black Lives Matter (una organización cuyo objetivo declarado es el derrocamiento del capitalismo), y eso reduce el entusiasmo de muchos floridianos. La pregunta para Trump es si puede capitalizar el arraigado sentimiento antisocialista y volverlo contra Biden, pintándolo como aliado o controlado por la izquierda radical.

Incluso existe preocupación dentro del Partido Demócrata de Florida. El mes pasado, 90 organizadores de campo escribieron una carta mordaz a los líderes del partido acusándolos de «suprimir» el voto hispano del estado. Entonces, por lo que puede parecer una declaración absurda en estados fronterizos como Texas y California, donde la mayoría de los latinos asocian al presidente con el muro fronterizo, la capacidad de Trump para movilizar el voto hispano de Florida puede resultar crucial no solo para ganar los 29 votos del colegio electoral del estado, sino para asegurar la elección por completo.


Ben Kew es reportero de Breitbart News y cubre América Latina.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento