Gobierno argentino rebaja a 1 % proyección de crecimiento económico para 2018

En el primer cuatrimestre del año, el indicador acumuló un crecimiento del 2,4 %

184
Gobierno argentino rebaja a 1 % proyección de crecimiento económico para 2018 (okd)

El jefe de Gabinete de Argentina, Marcos Peña, dijo hoy que la previsión oficial de crecimiento económico para este año fue revisada a la bajada, a un 1 %, por el impacto de la sequía, el alza del precio internacional del petróleo y las turbulencias en los mercados financieros.

«Aún teniendo en cuenta el muy buen desempeño de la economía en el primer trimestre del año, revisamos a la baja el pronóstico de crecimiento para 2018, del 3 % a alrededor del 1 %», dijo hoy Peña al presentar su informe de gestión en el Senado.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Según informó este martes el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, la actividad económica en Argentina registró en abril pasado una bajada del 0,9 % con respecto a igual mes de 2017 y una caída del 2,7 % respecto a marzo último, un desempeñó que Peña achacó a los efectos de la sequía.

En el primer cuatrimestre del año, el indicador acumuló un crecimiento del 2,4 %.

«La actividad económica se contrajo 0,9 % como consecuencia de la caída del 31 % del sector agropecuario, pero el resto de los sectores siguieron mostrando crecimiento. Excluyendo al sector agropecuario, la actividad económica en abril creció un 3,3 %», aseguró Peña.

Con todo, reconoció que «en los últimos meses hubo tres factores que complicaron la economía: la sequía, la más intensa en años, que condujo a una fuerte caída en la producción agrícola y los ingresos por exportación; la suba del precio mundial del petróleo; y, especialmente, una fuerte volatilidad en los mercados financieros internacionales».

Indicó que el impacto más fuerte de la sequía se observa en el segundo trimestre de este año, «cuando el peso del sector agropecuario de la economía es mayor».

Precisó que la sequía implicó una pérdida de «algo más de un punto de crecimiento real del PBI y una reducción de las exportaciones equivalentes a 8.500 millones de dólares».

Señaló que además la subida del precio internacional del petróleo tuvo un impacto negativo «considerable» en la economía, impulsando incrementos en el precio doméstico de los combustibles mayores a los esperados y «esto generó presiones inflacionarias adicionales durante los primeros mese del año».

A ello se sumó, según Peña, la volatilidad internacional en los mercados, que «presionó sobre la moneda» argentina, «generó ansiedad en el mercado» acerca de la renovación de las Letras del Banco Central (Lebac) de Argentina e «incrementó la prima de riesgo soberano» del país.

«En este contexto, decidimos preventivamente solicitar la asistencia financiera del Fondo Monetario Internacional para minimizar el impacto de estas turbulencias sobre nuestra economía», justificó el jefe de Gabinete.

Según Peña, el acuerdo, que le permitirá a Argentina acceder a créditos por 50.000 millones de dólares durante tres años, era la «mejor manera» de «evitar una gran crisis».

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento