Argentina: Expareja del chófer de red de sobornos dice que él hizo apuntes para extorsionar

Hilda Horovitz dijo que su expareja, Oscar Centeno, cuando iba a terminar en 2015 la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, tuvo la idea de usar las anotaciones que realizó durante 12 años para mantener su empleo

122
“Si Baratta a mí no me lleva con él o Baratta no me pone de chófer en otro lado o cualquier cosa… entonces él (Oscar Centeno) iba a utilizar esos cuadernos para mostrarlos, pero los terminé usando yo”, declaró Hilda Horovitz. (Twitter)

 

Buenos Aires, 3 ago (EFE).- Hilda Horovitz, expareja del chófer que anotó en libretas los detalles del presunto reparto de sobornos a exmiembros de los Gobiernos kirchneristas (2003-2015), aseguró que Oscar Centeno guardaba los cuadernos para extorsionar a su jefe, el exfuncionario público Roberto Baratta, por si le despedía.

En un adelanto de la entrevista que concedió a la revista Noticias, cuya versión completa se publicará este sábado, Horovitz remarcó que Centeno, cuando iba a terminar en 2015 la gestión de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), tuvo la idea de usar las anotaciones que realizó durante 12 años para mantener su empleo.

“Él tenía la idea de decir… bueno.. si Baratta a mí no me lleva con él o Baratta no me pone de chófer en otro lado o cualquier cosa… entonces él iba a utilizar esos cuadernos para mostrarlos, pero los terminé usando yo”, concluyó la mujer entre risas, según se escucha en un audio difundido por la publicación.

En este sentido, Horovitz reconoció que las libretas estaban en su propio armario, y da a entender que fue ella la que finalmente las sacó a la luz.

Durante los Ejecutivos de Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa, Cristina Fernández, Baratta fue secretario de Coordinación de Planificación del Ministerio de Planificación Federal, que aglutinaba áreas como las obras públicas y las políticas en energía y vivienda y era el lugar desde el que supuestamente se coordinaba la presunta red de coimas.

Esta semana, más de una docena de personas, entre empresarios y exfuncionarios, han sido detenidos acusados de integrar una “asociación ilícita” con la que distintas sociedades se beneficiaban de contratos públicos gracias al pago de sobornos.

Otras tantas personas, entre ellas Fernández, fueron convocadas a declarar como imputadas en las próximas semanas.

La causa judicial, dirigida por el fiscal Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadio, surgió de una investigación de La Nación, diario al que llegaron las libretas escritas por Centeno, en las que dejó apuntados con detalle durante más de una década los recorridos que supuestamente hacía con Baratta y otros miembros del Gobierno para recaudar el dinero de los empresarios.

Los destinatarios eran, presuntamente, diversos funcionarios, entre ellos el matrimonio presidencial, ya que los apuntes sitúan la residencia oficial de los mandatarios de la localidad bonaerense de Olivos y el apartamento particular de la familia Kirchner en Buenos Aires como algunos de los lugares de destino.

“Sí me habló que estuvo cuando iba a Olivos, que la veía (a Fernández) en pijama, que la veía a veces desarreglada… pero de que haya tenido contactos no. Él se hablaba más con Kirchner”, señaló la expareja de Centeno.

Según la revista Noticias, Horovitz vivió nueve años con el chófer, y tras una separación tortuosa llegó a presentarse en la Justicia para denunciar la presunta red de coimas.

“Me golpeaba, más si volvía enojado por haber trasladado tanta plata y recibir migajas”, remarca la publicación sobre su charla con la mujer.

El chófer ya declaró ayer ante el juez en calidad de “arrepentido”, figura que permite a los acusados que colaboren con la Justicia beneficiarse de una reducción en las penas de cárcel.

Comentarios