Indignación en Perú por pedido de asilo de Alan García a Uruguay

Parlamentarios y medios de comunicación peruanos rechazaron al pedido de asilo del exmandatario, el mismo día en que se le dictó orden de salida del país, porque representa una movida para frustrar la acción de la justicia en el escándalo de Odebrecht

85
Para algunos peruanos la “fuga” de el ex mandatario  es una confesión de parte y de que no ha tenido el coraje de enfrentar la justicia. “Uruguay no debe proteger a este personaje si no encubrirá actos ilícitos”. EFE/Ernesto Arias

 

Lima, 19 nov (EFE). – Los círculos políticos peruanos y los principales medios de comunicación expresaron su indignación por el pedido de asilo planteado por el expresidente Alan García (1985-1990, 2006-2011) a Uruguay, en medio de una investigación fiscal en su contra por aportes de la empresa brasileña Odebrecht.

Los parlamentarios en Perú manifestaron su rechazo al pedido del exmandatario, el mismo día en que se dictó una orden de impedimento de salida del país, porque representa una movida para frustrar la acción de la justicia en el sonado escándalo de sobornos de Odebrecht.

El legislador de Acción Popular, Yonnhy Lescano, dijo que “el reincidente Alan García nuevamente se asila para evadir las acusaciones de corrupción”, al recordar el asilo que obtuvo de Colombia en 1992 tras el “autogolpe” de Alberto Fujimori.

“Su ‘fuga’ en la noche es una confesión de parte, no ha tenido el coraje de enfrentar la justicia. Uruguay no debe proteger a este personaje si no encubrirá actos ilícitos. Que poca vergüenza”, escribió el parlamentario en su cuenta de Twitter.

Lescano agregó que planteará una moción a todas las bancadas en el Parlamento para pedir al Gobierno uruguayo que rechace el asilo pedido por García.

La legisladora del Frente Amplio, Indira Huilca, indicó que el pedido de asilo fue recomendado por la cúpula del partido Aprista y que ahora “se entiende por qué tanto afán en impedir que acciones dentro de partidos sean investigadas bajo ley de crimen organizado”.

“Cuántos cómplices temblando! Vergüenza nacional”, apuntó la legisladora izquierdista a través de su cuenta de Twitter.

Por su parte, la legisladora fujimorista Luz Salgado declaró a la prensa que “la decisión es cuestionable, pero está en su legítimo derecho” de solicitar el asilo diplomático.

Salgado opinó que el fiscal de lavado de activos José Domingo Pérez “prácticamente le advirtió, lo amenazó, de que ahora sí lo vamos a investigar como corresponde”, durante la audiencia en la que se aprobó su impedimento de salida del país.

En tal sentido, la secretaria general del partido Fuerza Popular agregó que “él (García) debe haber evaluado que habían indicios de que no se está respetando el debido proceso”.

Salgado dijo que la lideresa de su partido, Keiko Fujimori, detenida preventivamente por 36 meses por presuntos aportes de Odebrecht a su campaña, dijo que prefirió quedarse en Perú a enfrentar a la justicia, cuando algunos colaboradores le plantearon igualmente pedir un asilo diplomático.

Un integrante de la Comité Político del partido de García, Omar Quezada, declaró a la prensa que “se estaba urdiendo una detención contra el presidente García sin ningún elemento” y que eso “el partido no lo iba a permitir”.

El Comercio escribió en su editorial de este lunes que ahora las sospechas sobre la culpabilidad de García adquieren “una tonalidad más espesa”.

“Después de todo, gestos como estos alimentan la sensación de que, a juicio de los demás, el señor García sí tiene algo que temer”.

García “se ha unido al corrillo de exmandatarios, como Alejandro Toledo o Alberto Fujimori, que prefirieron fugarse del país para esquivar la acción de la justicia antes que quedarse a afrontar sus procesos como les exige la Constitución”, afirmó el matutino.

Por su parte, el diario La República señaló en su editorial que “la actitud de García es indigna tratándose de un expresidente y tomando en cuenta sus reiteradas afirmaciones sobre que no se corre de la justicia y siempre da la cara a los tribunales”.

“Su intento de fuga se realiza luego de que todas sus coartadas quedaran destruidas al punto de reconocer, él mismo pocas horas antes de su pedido de asilo, que recibió dinero de la Caja 2 de la empresa brasileña”, añade.

 

El fiscal Pérez argumentó en el pedido de impedimento de salida del país contra García que las declaraciones de colaboradores y documentos de Odebrecht revelan que esta empresa le pagó 100.000 dólares por una charla para empresarios en Sao Paulo en 2012.

Comentarios