Confianza de industriales sube a mayor nivel en ocho años con Bolsonaro

El Índice de Confianza del Empresario Industrial este mes fue 9,5 puntos porcentuales superior al medido en octubre y está 9 puntos porcentuales por encima del promedio histórico (54,2 puntos)

28
La recuperación de la confianza con Bolsonaro indica que los industriales están dispuestos a volver a invertir, asumir riesgos, contratar trabajadores y adquirir materias primas. EFE/Joédson Alves

 

Río de Janeiro, 22 nov (EFE). – La confianza de los industriales en la economía brasileña alcanzó en noviembre de este año su mayor nivel en los últimos ocho años ante la expectativa positiva generada por la victoria del ultraderechista Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales en Brasil, informaron fuentes empresariales.

El llamado Índice de Confianza del Empresario Industrial subió en noviembre hasta los 63,2 puntos, su mayor puntuación desde los 63,3 puntos que tenía en septiembre de 2010, según un sondeo divulgado este jueves por la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

El índice de noviembre fue 9,5 puntos porcentuales superior al medido en octubre y está 9 puntos porcentuales por encima del promedio histórico (54,2 puntos), según el sondeo de la patronal, que mide la confianza en una escala entre 0 y 100 y considera positivos los índices superiores a 50.

“Conocidos los resultados de las elecciones, hay expectativas muy positivas en torno a los cambios que vienen y a las reformas que pueden estimular el crecimiento económico y mejorar el ambiente de negocios”, afirmó el gerente ejecutivo de Políticas Económicas de la CNI, el economista Flávio Castelo Branco, citado en el comunicado de la patronal.

De acuerdo con Castelo Branco, la recuperación de la confianza indica que los industriales están dispuestos a volver a invertir, asumir riesgos, contratar trabajadores y adquirir materias primas.

El sondeo, que consultó a 2.692 industriales, fue hecho entre el 1 y el 14 de noviembre, es decir después de la victoria de Bolsonaro, con el 55 % de los votos, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 28 de octubre, en las que derrotó al Fernando Haddad, que sustituyó al encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores.

Bolsonaro, un diputado ultraderechista, prometió en su campaña desarrollar una política económica liberal para Brasil basada en la reducción del tamaño del Estado, el ajuste fiscal y la privatización de empresas estatales.

El primer ministro que anunció fue precisamente el de Economía, Paulo Guedes, un liberal de la Escuela de Chicago muy bien evaluado tanto por los empresarios como por el mercado.

Guedes ya anunció a varios de sus principales colaboradores, en su mayoría reconocidos economistas liberales, y aclaró que su prioridad será el saneamiento de las cuentas públicas y la reforma del sistema de jubilaciones, dos iniciativas consideradas como prioritarias para Brasil por las agencias de calificación de riesgo.

La industria fue el sector más afectado por la profunda recesión que Brasil sufrió en 2015 y 2016, cuando el PIB se encogió en cerca de 7 puntos porcentuales, y de la que tan solo comenzó a recuperarse el año pasado, con una ligera expansión del 1,0 %.

Comentarios