Mandatarios de Suramérica se reúnen en Chile para un nuevo proyecto: Prosur

La idea de este nuevo bloque es reemplazar Unasur, solamente Venezuela estaría excluido porque actualmente su régimen no cumple con los requisitos ni de democracia y Estado de derecho. El encuentro será este viernes

244
En la reunión estarán presentes, entre otros, los presidentes de Argentina, Mauricio Macri; de Chile (el anfitrión), Sebastián Piñera; de Paraguay, Mario Abdo; pero el de Uruguay, Tabaré Vázquez, no asistirá al encuentro. (Twitter)

 

Santiago de Chile, 21 mar (EFE). – Los jefes de Estado de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú se reunirán este viernes en Santiago en el Encuentro de Presidentes de América del Sur, una cita que pretende otorgar acta fundacional a un nuevo proyecto de integración regional: Prosur.

La idea de este nuevo bloque, pergeñada por los mandatarios de Chile, Sebastián Piñera, y Colombia, Iván Duque, es reemplazar a la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), organismo nacido en 2008 con doce estados miembros de los que ahora sólo quedan Bolivia, Guayana, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

El relanzamiento de la integración suramericana en un organismo «más dinámico, menos burocrático y despejado de ideología» es lo que motiva la creación del Prosur, según han ido comentando algunos de los protagonistas que este viernes se reunirán en Santiago para «finiquitar» la Unasur.

Piñera, erigido en principal impulsor del nuevo proyecto de integración, invitó a todos los presidentes de la región a este encuentro, a excepción del de Venezuela, Nicolás Maduro, pero sólo los mandatarios de los seis países que, además de Chile, han abandonado en los últimos meses la Unasur confirmaron su presencia.

Así, en la sede del Gobierno chileno, el palacio de La Moneda, se reunirán este viernes los presidentes de Argentina, Mauricio Macri; Brasil, Jair Bolsonaro; Colombia, Iván Duque; Ecuador, Lenin Moreno; Paraguay, Mario Abdo, y de Perú, Martín Vizcarra, junto con Piñera, que ejercerá de anfitrión del evento.

«Está excluido solamente Venezuela porque no cumple con los requisitos ni de democracia y Estado de derecho, ni el de respeto a las libertades y los derechos humanos de sus habitantes», expresó días atrás Piñera.

El mandatario chileno sí invitó al jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de la nación caribeña por más de cincuenta países y quien excusó su ausencia en Santiago por motivos de agenda.

El hecho de que no respondieran afirmativamente a la invitación los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y Uruguay, Tabaré Vázquez, referentes de la izquierda suramericana, ha centrado algunas de las críticas contra el Prosur, que visualizan la iniciativa como un proyecto de los gobiernos de centro y de derecha de la región.

Tampoco acudirán a la cita los presidentes de Guyana, David Granger, y de Surinam, Dési Bouterse.

El encuentro de mandatarios de este viernes comenzará a las 11:30 hora local (14:30 GMT) con un «Diálogo para la coordinación y colaboración en América del Sur», según la agenda oficial, y continuará una hora después en un segundo bloque denominado «Desafíos y oportunidades sectoriales para la integración regional».

Está previsto que a las 13:15 hora local (16:15 GMT) los participantes ofrezcan una declaración conjunta a la prensa antes de poner fin al encuentro con un almuerzo oficial.

Piñera defendió en las últimas semanas que el Prosur se centrará en «una mejor coordinación, cooperación e integración regional, libre de ideologías, abierto a todos y cien por cien comprometido con democracia y Derechos Humanos».

El mandatario chileno cimentó la necesidad de este nuevo esfuerzo integrador en Sudamérica al criticar que la Unasur pecó de «exceso» de ideología y burocracia, lo que a su juicio supuso el «fracaso» de este organismo.

En la misma línea se manifestó estos días el Gobierno brasileño, que dijo ver la posible constitución del Prosur como un «relanzamiento de la integración» tras el «fracaso» de la Unasur.

Más tajante fue el canciller de Paraguay, Luis Alberto Castiglioni, quién expresó que la intención de su país es «finiquitar» la Unasur ya que «ha fracaso profundamente por la ideologización a la que fue sometida».

La Unasur está «plenamente vigente», defendió por contra el Gobierno boliviano, pese al último abandono de ese organismo manifestado por Ecuador, país donde se encuentra la sede de su Secretaría General, cuyo puesto está vacante desde 2017, lo que generó una crisis en el organismo.

Entre las voces disonantes sobre Prosur también están las de los excancilleres chilenos Mariano Fernández, Juan Gabriel Valdés, Heraldo Muñoz y José Miguel Insulza, quien también fue exsecretario general de la Organización de Estados Americanos.

Estas figuras de la política chilena advirtieron de que «hay improvisación» en la idea del mandatario chileno, y reivindicaron los logros de Unasur.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento