Bolsonaro busca reconciliarse con el jefe de la Cámara de Diputados

El presidente aseguró que las discordias que ha mantenido con Maia fueron apenas una "lluvia de verano".

46
El jefe de la Cámara de Diputados afirmó que Bolsonaro estaba «jugando a presidir el país», pero no lo hacía en forma efectiva. EFE/ Isac Nobrega

Brasilia, 28 mar (EFE).- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó este jueves que los duros cruces de palabras que tuvo en los últimos días con el jefe de la Cámara baja, Rodrigo Maia, son una «página pasada» y aseguró que ambos trabajarán «juntos por el país».

Bolsonaro comentó el asunto con periodistas después de un acto en el Club del Ejército de Brasilia y aseguró que las discordias que ha mantenido con Maia fueron apenas una «lluvia de verano», a pesar de que la polémica fue alimentada por ambos incluso esta misma semana.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Maia aseguró este miércoles, igual que lo había hecho en días anteriores, que Bolsonaro debía «asumir el liderazgo» del debate para la aprobación parlamentaria de una polémica reforma del sistema de jubilaciones y llegó a decir que el mandatario estaba «jugando a presidir el país», pero no lo hacía en forma efectiva.

El mandatario respondió que gobernar no es un «juego» y afirmó Maia está «agobiado» por situaciones «personales», lo que fue interpretado en medios políticos por la reciente detención por asuntos de corrupción del exministro Wellington Moreira Franco, quien es suegro del jefe de la Cámara de Diputados.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

La polémica, ventilada tanto por Bolsonaro como por Maia a través de la prensa, generó preocupaciones en el mercado financiero por su posible impacto en el trámite parlamentario de la impopular reforma del sistema de jubilaciones, que es considerada fundamental para contener un creciente déficit fiscal.

En parte por esa tensión política, la Bolsa de Valores de Sao Paulo cayó en picado en los últimos días y el real se depreció en forma acelerada frente al dólar, lo que fue considerado como una reacción del mercado a posibles demoras en el debate de la reforma.

En ese sentido, Bolsonaro aseguró este jueves que tanto él como Maia están convencidos de que «Brasil está por encima de todo y Dios por encima de todos», una frase que fue su lema durante la campaña que le llevó a ganar las elecciones de octubre del año pasado.

«Página pasada. Un abrazo, Rodrigo Maia», dijo Bolsonaro a los periodistas, sin comentar el hecho de que el presidente de la Cámara de Diputados también había sido invitado a la misma ceremonia y no se presentó.

Maia, a través de sus asesores, explicó que no compareció porque los responsables de su agenda no le habían informado a tiempo.

Casi a la misma hora en que se celebraba la ceremonia a la que asistió Bolsonaro, Maia recibió en su residencia oficial al ministro de Justicia, Sergio Moro, con quien también tuvo desencuentros a través de la prensa por la tramitación de un proyecto de ley sobre combate al crimen y la corrupción.

En ese caso, el malestar fue por la decisión de Maia de dar una mayor prioridad al proyecto de reforma de las jubilaciones, frente a lo cual Moro exigió un tratamiento igual para ambas materias, ya que tanto una como otra son de «fundamental importancia» para el país.

El encuentro entre Maia y Moro fue el primero desde que se desató esa polémica y, según las oficinas de prensa de ambos, permitió que las diferencias fueran zanjadas.

«El tiempo y la pauta pertenecen al Congreso», declaró Moro a los periodistas tras la reunión, en la que dijo haber recibido de Maia la «garantía» de que la Cámara de Diputados intentará aprobar el proyecto del Ministerio de Justicia este mismo año.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento