Ola de homicidios y violencia en EEUU tras pedido de desfinanciar la policía

En Chicago, el fin de semana largo se cobró la vida de por lo menos 17 personas, entre ellos niños, y el fin de semana anterior murieron otras 16 personas y otras 47 resultaron heridas por arma de fuego.

La imagen del grupo marxista Black Lives Matters y George Floyd es proyectada en la base de la estatua dedicada al general del ejército confederado de Estados Unidos Robert E. Lee en Richmond, Virginia (EFE)

Atlanta (EEUU), 8 jul (EFE).- En medio de la pandemia y la crisis económica que vive Estados Unidos, se ha desatado una ola de violencia que sacude a varias ciudades del país, que se intensificó el pasado fin de semana festivo del 4 de Julio y que ha forzado a las autoridades a tomar medidas de emergencia como el despliegue de la Guardia Nacional.

El presidente Donald Trump ha venido advirtiendo sobre el avance de grupos de izquierda y anarquistas que buscan destruir a Estados Unidos y sembrar el caos, ante la falta de respuesta por parte de gobernadores y alcaldes demócratas.

Nueva York, Chicago, Atlanta, Los Ángeles y Filadelfia, entre otras urbes, han sido estremecidas por múltiples tiroteos y episodios violentos que han dejado cientos de heridos y muertos, varios de ellos niños.

Expertos atribuyen esta situación a diversos factores, como la liberación de presos debido a la incidencia de la COVID-19 en las cárceles y el efecto de «desmoralización colectiva» que sufren muchos cuerpos del orden por las denuncias en los supuestos casos de brutalidad policial.

Para la organización Police Executive Research Forum, la razón de la violencia se deriva de la sensación que existe entre los delincuentes de que pueden cometer delitos con impunidad a raíz de que muchos de ellos fueran liberados de las prisiones para evitar la propagación del virus y que las cortes en la mayoría de ciudades continúen cerradas.

POLICÍAS TEMEROSOS DE DENUNCIAS

Además, en algunas ciudades los policía son menos proactivos para evitar la interacción con el público y así evitar la propagación del virus, señala un informe de la organización.

En Nueva York, una de las ciudades más golpeadas por el aumento rampante de la violencia callejera, el jefe del Departamento de Policía de la ciudad, Terence Monahan, coincide en que se trata de un problema en el que intervienen numerosos factores, como el cierre de los juzgados y las recientes reformas legales, algunas de las cuales afectan directamente a los métodos de detención por parte de la policía.

En los primeros seis meses del año, Nueva York ha registrado un aumento de los homicidios del 79,1 % y de los tiroteos de un 64 %.

En Atlanta, una de las ciudades donde la ola de violencia acabó el sábado con la vida de una niña al ser alcanzada por una bala durante uno de los múltiples tiroteos desatados el fin de semana, la escalada de protestas por miembros de Black Lives Matters dejó una profunda herida en el cuerpo de policía.

GUARDIA NACIONAL

Tras un sangriento fin de semana, el lunes, el gobernador republicano de Georgia, Brian Kemp, dijo que no toleraría más «anarquía» y ordenó la activación de mil efectivos de la Guardia Nacional para combatir la violencia y garantizar la seguridad pública.

«Esta anarquía debe parar y el orden debe restablecerse en nuestra ciudad capital (de Georgia). He declarado estado de emergencia y llamado a la Guardia Nacional porque la seguridad de nuestros ciudadanos está primero. Esta medida permitirá a las tropas proteger la propiedad estatal y desplegar oficiales del estado para patrullar nuestras calles», manifestó Kemp.

En clara alusión a la alcaldesa de Atlanta, la demócrata Keisha Lance Bottoms, el gobernador, republicano, dijo que ya era hora de dejar de «hablar duro» y «proteger las vidas de los residentes de Georgia» luego de que un día antes advirtiera que estaba dispuesto a tomar medidas si las autoridades de la ciudad no lo hacían.

EN CHICAGO, LA VIOLENCIA NO CESA

En Chicago, el despliegue de 1.200 policías adicionales durante el fin de semana largo no fue suficiente para contener la violencia callejera, que se cobró la vida de por lo menos 17 personas, entre ellos niños, y el fin de semana anterior murieron otras 16 personas y otras 47 resultaron heridas por arma de fuego.

Activistas hispanos culpan a la alcaldesa demócrata de esa ciudad, Lori Lightfoot, por permitir que las protestas recientes contra la violencia policial se convirtieran en saqueos e incendios.

El combate a la violencia no se hace solamente con más policías en las calles, «también tiene que haber cooperación, necesitamos acercar a la comunidad con la policía», sostuvo el activista de Chicago Frank Coconate.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento