Ministro saudí ve posible la paz en Medio Oriente tras acuerdo de Trump

Acerca del anuncio de que Israel y Emiratos Árabes Unidos entablarán relaciones bilaterales gracias a la mediación del presidente Trump, Al Saud lo consideró positivo

Ministro de Exterior saudí Faisal bin Farhan Al-Saud (EFE)

Berlín, 19 ago (EFE).- El ministro saudí de Exteriores, Faisal bin Farhan Al Saud, dijo este miércoles en Berlín que, dentro de la Iniciativa de Paz Árabe 2002, es posible que se llegue «a relaciones diplomáticas entre todos los países de la región, incluso entre Arabia Saudí e Israel», a medio plazo.

Indicó que una condición previa para la normalización de las relaciones de Israel con el mundo árabe es que haya una paz interna con los palestinos.

«Una vez que eso se alcance, todo será posible», destacó Al Saud en una comparecencia conjunta con su homólogo alemán, Heiko Maas.

Acerca del reciente anuncio de que Israel y Emiratos Árabes Unidos entablarán relaciones bilaterales gracias a la mediación del presidente Trump, Al Saud opinó que el hecho de que con ello se detenga la anexión de parte de Cisjordania es algo positivo.

Por su parte, Maas mostró su reconocimiento al camino hacia la modernización de Arabia Saudí y agregó que este será más exitoso si da un papel importante al respeto de los derechos humanos.

«Reconocemos los pasos que está dando Arabia Saudí hacia la modernización. Al mismo tiempo ,estamos convencidos de que este camino será exitoso si se desarrolla la inclusión social y se da más importancia al papel de los derechos humanos», subrayó.

Maas calificó las relaciones bilaterales de polifacéticas, complejas y en muchos campos nada fáciles.

Al Saud, por su parte, explicó que en su encuentro conversaron, entre otros asuntos, del desarrollo de energías verdes, la protección del medio ambiente, las relaciones comerciales entre los dos países y la cooperación en la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Un tema importante fue también el conflicto en el Yemen.

Según Maas, a Arabia Saudí le corresponde un papel importante tanto en el proceso político en ese país como en la ayuda humanitaria.

A su juicio, se requiere ejercer presión sobre el Gobierno y sobre los separatistas del Yemen, donde la guerra civil que se libra desde hace cinco años una guerra civil ha desembocado en una crisis humanitaria de grandes dimensiones.

El Yemen está sumido en una guerra que divide su territorio entre el Gobierno internacionalmente reconocido del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi y los rebeldes hutíes chiíes.

En 2015 Hadi se vio obligado a abandonar el Yemen después de que los hutíes tomaran el control de la capital, Saná, y de amplias partes del norte y el oeste del país, y su Ejecutivo se reubicó en Adén.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento