La Mara Salvatrucha pretendía tomar el control del Congreso de Honduras

19
Mara Salvatrucha
Jorge Neftalí Romero, exalcalde de Talanga, era pieza clave de la MS en Honduras, que pretendía llevarlo al Congreso como diputado y luego promoverlo a la presidencia del Legislativo. (elsalvador.com)

Un estudio de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), de Honduras, determinó que la organización criminal Mara Salvatrucha invirtió mucho dinero en un alcalde para llevarlo hasta el Congreso.

En el informe revelado este jueves por el periódico La Prensa de Honduras se detalla que MS tenía invertidos unos US$ 8,8 millones en bancos, bienes y empresas, producto de la extorsión.

De ese dinero habían destinado aproximadamente US$ 530.334 en apoyar a Jorge Neftalí Romero, alcalde de Talanga, localidad ubicada en el departamento de Francisco Morazán, a quien querían promover para que llegara a ser diputado.

Romero fue detenido hace unos meses durante la Operación Avalancha y enfrenta cargos por asociación ilícita y lavado de activos.

De acuerdo con los investigadores, el plan de la MS era invertir en la campaña política para que el alcalde Romero fuese elegido diputado y luego postularlo a la presidencia del Congreso Nacional.

Así consta en la información clasificada de la Atic a la que tuvo acceso La Prensa.

Además de Romero, la Mara había tejido una red que incluía a otros funcionarios y a oficiales de la policía.
“Comenzaron a traer a su círculo a miembros de todas las instituciones, de la clase política, como el alcalde. La idea era que llegara a ser presidente del Congreso, invirtieron mucho dinero y lo hicieron alcalde con fraude electoral”, revela el informe de inteligencia de la Atic.

Toda esa estructura fue desmantelada en febrero pasado luego de seis meses de investigación. Al final, fueron detenidos integrantes de la Mara Salvatrucha, funcionarios públicos y decomisados unos 200 millones de lémpiras (aproximadamente US$ 9 millones), así como viviendas de lujo y otros bienes.

“El modus operandi de la MS-13 en Honduras no es el mismo que en El Salvador o Guatemala. Solo es cuestión de investigar hacia dónde va el dinero que obtienen de la extorsión y de la venta de drogas. Ya no solo mantienen a los cabecillas que están presos en centros penales, sino que están invirtiendo en política y en la Operación Avalancha lo pudimos comprobar. Las investigaciones siguen y los operativos continuarán”, revela el informe.

Fuente: La Prensa.

Comentarios