En Topo Chico no hubo motín, fue asesinato: Gobierno de México

0
Topo Chico
El Gobernador de Nuevo León afirmó que hace seis días todo estaba bien en Topo Chico. (Proceso)

En el penal mexicano de Topo Chico no hubo un motín, fue un asesinato orquestado por reos del mismo grupo criminal, indicó el secretario de Gobierno de Nuevo León, Manuel González.

“Éste no es motín. Aquel [el ocurrido en febrero], sí. Este fue un asesinato por gentes del mismo grupo”, dijo en conferencia de prensa.

Anoche, tres reos murieron y 19 resultaron lesionados en el penal de Topo Chico durante el asesinato del reo Javier Orlando Galindo, El Maruchan, quien se había quedado como líder del Cártel del Noreste al interior del penal.

Los fallecidos en el motín fueron Orlando Galindo (quien además era identificado como Jesús Puente Galindo) Javier Puente Galindo y Francisco Javier Puentes Macías (apodado El Maruchan, El Javi o El Chocorrol); además de Edelmiro Guadalupe Gaspar González Rubio y Jesús Ledezma Ramírez.

El funcionario estatal dijo que anoche internos del Cártel del Noreste asesinaron a El Maruchan por no alcanzar los montos de las cuotas.

González explicó que desde el motín ocurrido en febrero en Topo Chico, el gobierno estatal tomó el control de los penales en la entidad y “con ello terminó con un gran negocio dentro del penal que tiene que ver con la extorsión, las amenazas y no sólo eso, sino el cobro de cualquier acción dentro del penal”, dijo.

Indicó que este negocio era “bastante fuerte en el penal, pues servía para apoyar a grupos de delincuencia del exterior”.

Dijo que, con esas acciones, los grupos criminales disminuyeron los recursos que los líderes en el penal entregaban a los del exterior.

“Una vez que vieron menos dinero, [los delincuentes en el exterior] consideraron que fallaba el líder que habían dejado en el penal (no recuerdo el nombre, pero sí el apodo: El Maruchan). Él se había quedado como líder del grupo (…). Consideran que no cumplía con las cuotas y toman la decisión de tratar de quitarlo como líder, es por ello que sucede lo que ocurrió ayer”, dijo.

“Yo no tengo la certeza que alguien hubiera ordenado matar a alguien más… eso pensamos”, indicó.

El funcionario explicó que el control del Estado en el penal de Topo Chico ha provocado que incremente la delincuencia en las calles de Nuevo León, porque los criminales ya no obtienen grandes recursos de las cuotas que cobraban en los reclusorios.

“A partir de finales de febrero se eleva esto [los índices delictivos]. Esta es la misma razón. No habíamos querido comentarlo, pero ese aumento que ustedes ven es a raíz de que se toma el control del penal y no se permite el pago de piso, y empieza a crecer delincuencia al exterior”, dijo.

Aseguró que los tres muertos y 19 heridos no tienen relación con una riña, ni con intentos de fuga o agresión.

Dijo que “todos están sujetos a investigación y los responsables serán investigados hasta las últimas consecuencias”.

Indicó que no hay traslados para otros penales y que el gobierno estatal realiza gestiones para la construcción de un nuevo penal. Agregó que hay posibilidad de hacer adecuaciones en los penales para dividir y reubicar a reos de alta peligrosidad; y a los de la tercera edad y a las mujeres, entre otros.

El secretario de Seguridad Pública del estado, Cuauhtémoc Antúnez, dijo que luego del ataque ocurrido a las 21:25 horas, la policía intervino dos minutos después para controlar la situación. Alrededor de las 2:00 horas entraron familiares a ver cómo estaban los heridos y a las 8:00 horas las actividades son normales y se reporta calma en el penal.

El procurador estatal, Roberto Flores, dijo que se recabaron 20 entrevistas a internos, y cuatro de ellas señalan por apodos a los presuntos responsables del ataque.

El gobernador Jaime Rodríguez publicó en su cuenta de Twitter la lista de los reos muertos y heridos.

Fuentes: El Universal, Proceso

Comentarios