Ola de represión en Nicaragua por marcha contra “fraude electoral” de Ortega

1
Nicaragua
Asociaciones de sociedad civil han denunciado que Nicaragua se encuentra militarizada en un intento del gobierno de evitar que se manifiesten en Managua. (La Prensa)

Organizaciones de sociedad civil de Nicaragua han emitido un reporte en el que denuncian la represión de que está siendo objeto la población que intenta protestar el próximo 1 de diciembre en la capital de ese país contra el Canal Interoceánico y contra lo que consideran fraude electoral.

La represión comenzó a ser experimentada el pasado domingo 27 de noviembre cuando “las fuerzas de seguridad del régimen se han trasladado a todos los territorios donde la ciudadanía se está concentrando para marchar hacia Managua”.

 

Según el reporte, los dueños de transporte está siendo perseguido bajo amenazas de quitarles los permisos de circulación si sus unidades participan en la caravana.

“Las personas que viajan en transporte colectivo son objeto de intimidación, cateos y revisiones ilegales por parte de la Policía Nacional” señalan los reportes que también indican que en varios municipios la policía ha realizado ataques con bombas lacrimógenas así como con balas de plomo y goma contra la población civil.

Periodistas, transportistas, mujeres, estudiantes y políticos opositores por igual han sufrido ataques de las fuerzas del orden nicaragüenses mientras el presidente Daniel Ortega se encuentra en Cuba en las honras fúnebres que se realizan a Fidel Castro.

Estos ataques realizados por las fuerzas antimotines han dejado como saldo varias personas con lesiones leves, así como tres heridas y uno en condiciones de gravedad.

“El país está militarizado, con el propósito de evitar el avance decidido del pueblo nicaragüense participante de la caravana en mención” indican las organizaciones en el reporte divulgado por los medios de comunicación de Nicaragua y que pretende que estos hechos irregulares sean del conocimiento de organismos internacionales de derechos humanos.

Fuente: La Prensa

Comentarios