Volatilidad del peso mexicano disminuirá, asegura banco central

1
peso mexicano
Según Agustín Carstens, gobernador de Banxico, a pesar de que se ha notado un alza en las tasa de interés, se debe considerar que venían de un nivel “muy bajo”. (Flickr)

Agustín Carstens, gobernador del Banco Central de México (Banxico), aseguró lo peor de la especulación contra el peso mexicano ya terminó: “Ahora les sale más caro especular. Las alzas en las tasas de interés hacen que la especulación les cueste más. No creo que vayamos a ver episodios de volatilidad tan fuertes en los próximos meses”. indicó

Según el funcionario, esto se debe a que “el mercado ya se ha adelantado a eventos como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con las acciones complementarias que hemos tomado, el mercado está mucho más balanceado, ya no hay un sesgo hacia la depreciación”.

 

Estas declaraciones fueron brindadas por Carstens durante una conferencia en Washington en donde indicó: “vemos más moderación en los mensajes que manda Estados Unidos, parte es porque en la nueva administración están más encarrilados y también comenta que se están dando cuenta que las cosas son más complicadas”.

Respecto a la inflación Carstens detalló que las cifras de los primeros quince días de abril siguen siendo altas porque representan el efecto del alza de los combustibles, pero adelantó: “Poco a poco vamos viendo menos presiones, yo creo que, para principios del año próximo, estaremos otra vez alrededor de 4 % . Hay que tomar en cuenta que las acciones de política monetaria tienen horizonte de 12 a 18 meses”.

En cuanto a la comunicación entre Banxico y la Reserva Federal (Fed), el director de la política monetaria de México detalló: “Hay bastante diálogo. Nos reunimos seis veces al año, en el contexto de las reuniones de Basilea y, además, tenemos comunicación constante con otros presidentes regionales, como con el de Dallas y el de Nueva York. En la Fed les preocupa que sus decisiones exacerben la volatilidad de divisas como el peso mexicano“.

Fuente: El Economista

Comentarios