Escándalo por “trato VIP” en prisión de Guatemala para exgobernador mexicano Javier Duarte

10
Javier Duarte
Mientras Javier Duarte cuenta con tres tiempos de comida y una cárcel unipersonal, el resto de los presidiarios en Guatemala se preocupan por no ser asesinados. (Megalópolis)

English

El exgobernador mexicano Javier Duarte se encuentra recluido en el cuartel militar San Rafael de Matamoros, localizado en la Zona 1 de Ciudad Guatemala, en donde cuenta con tres comidas al día, una plancha de concreto como cama, y una celda para él solo, pero esta no es la realidad del resto de presidiarios cuya situación es mucho peor, por lo que sus familiares han expresado su inconformidad con el trato especial que parece tener el político mexicano.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

A los más de 21.000 internos que hay en los centros penales de Guatemala lo que menos les preocupa es tener un espacio para dormir, o comida que no sea solo huevos y frijoles, por el contrario a lo que temen los reclusos es su seguridad ya que su vida corre más riesgo en la cárcel que en las calles.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

 

«Matamoros» como se le llama en Guatemala al mencionado cuartel militar, está bajo el control de efectivos militares, está rodeado de monitores y fuerte custodia del ejército y la policía nacional. Para acceder a ver a Javier Duarte se requieren permisos de altos funcionarios de dicho centro.

En México se cree que el exfuncionario pasa momentos difíciles en el centro penal guatemalteco, sin embargo, la prensa del país centroamericano refleja otra realidad al destacar que Matamoros «es una cárcel VIP, es lo que se criticó mucho cuando se abrió en instalaciones militares, ahí solo van quienes tienen dinero o pueden pagar buen trato», indica Jerson Ramos, periodista de Prensa Libre, uno de los medios más influyentes de Guatemala.

En Guatemala, la detención de Javier Duarte ha causado indignación a medida que sus ciudadanos se han enterado de los hechos que este cometió durante su administración en el estado de Veracruz.

Ramos asegura que:

“Primero la sociedad lo tomó como algo lejano, parecían no ponerle atención, pero cuando se comenzó a saber que era un corrupto y que había causado mucho daño al pueblo con sus actos, la gente se comenzó a enojar y a interesar más en el caso, porque es lo mismo que ha pasado acá”.

Fuente: Sin Embargo

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento