Virales

Newsletter

Nuevos dueños de El Universal enfrentarán demanda en Panamá por fraude

Por: Elisa Vásquez - @elisavasquez88 - Sep 23, 2014, 5:55 pm
velazco
Carlos Odin Velazco, propietario de Tecnobreaks, alega que usaron su empresa para la compra de El Universal. (@odinvelazco)

EnglishEl venezolano Carlos Odín Velazco era el directivo de la empresa panameña Tecnobreaks Inc. hasta el pasado 17 de julio, cuando su abogado, José Alejandro Quiodettis, registró sin su autorización un documento en el cual tres ciudadanos españoles pasaban a sustituir los cargos de director, tesorero y secretario que Velazco ocupaba junto a su padre y exesposa.

Velazco relata que una semana antes su vida cambió cuando por medio del periodista Alek Boyd se enteró de que su empresa era la primera y única socia de Epalisticia, la compañía española que compró el diario El Universal de Venezuela el pasado mes de junio.


Carlos Odín Velazco, dueño de la empresa Tecnobreaks, en entrevista con PanAm Post

Por las redes sociales lo comenzaron a tachar de testaferro, boliburgués, entre otros calificativos que lo apuntaban como el venezolano que respaldaría la compra de El Universal con dinero sucio de algún funcionario del régimen de Nicolás Maduro. Velazco siempre lo negó, pero ese 17 de julio los rumores se consolidaron cuando se descubrió que los tres españoles que usurparon los cargos de la familia, son además miembros de Epalisticia: Eduardo Escribano López de la Osa, José Luis Otero Basanta, y José Antonio Lopez de la Torre.

Este martes Velazco informó por redes sociales que introducirá una demanda civil y penal en contra de Quiodettis, los testigos de la presunta venta fraudulenta, y los tres españoles. Alega que aún mantiene los documentos que lo hacen el verdadero propietario de Tecnobreaks Inc. y que su abogado realizó tal transacción a sus espaldas, falsificando documentos.

¿Para qué fue creada Tecnobreaks, Inc.?

Lo primero que yo quería era un estatus migratorio como venezolano en Panamá, y a través de esa empresa mandar mercancía a nuestro negocio de Cumaná [ciudad del oriente de Venezuela]. Desde 2006 yo viajaba a Panamá, y en 2011 me mudé finalmente con la esperanza de poder formalizar la empresa exportadora en el ramo de los frenos. Nunca lo pudimos hacer y después de que pasé seis meses me iba a quedar ilegal, y cambié mi estatus migratorio a una visa de estudiante. Ya yo no necesitaba la empresa para estar aquí.

Al tiempo, le dije a Alejandro Quiodettis que quería vender la empresa, porque me dijo que capaz recuperaba US$3.000 o US$2.000,  pero él siempre me decía que no había conseguido comprador.

Este año lo llamé dos veces. En febrero para preguntarle si había quien comprara la empresa, y él me dijo que no, que no había aparecido nadie. Otra vez lo llamé en el mes de mayo porque necesitaba una documentación para salir de Panamá,  y tampoco me mencionó nada de una posible venta de la empresa.

¿Cuándo introducirá la denuncia, y por qué ahora?

Será la semana que viene. Hasta ahora sólo he notariado el poder en el cual autorizo a mis abogados a ejecutar la querella penal y civil. Habíamos quedado que iba a ser la semana pasada, pero yo le informé a José Alejandro Quiodettis, que fue el autor de todo esto, y él me pidió una prórroga.

¿Una prórroga para qué?

Cuando empezó todo [el escándalo] él me pidió que le diera un tiempo, que confiara en él, y que iba a arreglar la situación. Que cometió algunos errores, como no haberme informado de que vendería la empresa.

¿Nunca le dio razón de lo que hizo con Tecnobreaks?

Nunca. En una primera reunión, en julio, me dijo que había cometido muchos errores y que los iba a arreglar.  A los dos o tres días me volví a reunir con él, me paré firme, le dije lo que iba a hacer [demandarlo], y él estuvo bastante nervioso.

Le hice algunas solicitudes, como que quería a toda mi familia aquí en Panamá, porque tengo a mi hija, a mi hermana y a mis padres en Venezuela, y si están aquí me sentiría más seguro. Le dije que cualquier cosa que me sucediera a mí o a mi familia, era su responsabilidad.

Ellos me tuvieron un tiempito amenazado, fueron amenazas no directas, que por medio de Alejandro me hacían llegar. Hablamos personalmente, y cada vez me lo repetía “Mira Carlos, acuérdate que este es un grupo muy fuerte”, queriéndome intimidar.

¿No le explicó cómo pudo formalizar el cambio de directiva de la empresa sin su consentimiento?

Yo no sé cómo ejecutó la venta, porque los papeles originales que certifican que yo soy el dueño de la empresa, los mantengo yo. Son unos certificados que entregan al momento del registro, y no sé cómo esas personas permitieron adquirir una empresa para una negociación tan importante sin que estuviera el verdadero dueño de la empresa la venta.

El Universal Velazco
Carlos Odín Velazco tiene en su poder documentos que lo acreditan como dueño de la empresa Tecnobreaks. (@alekboyd)

A partir del momento en el cual sucedió esto, él dejó de ser mi abogado. Estoy casi seguro de que le ofrecieron una buena cantidad de dinero por hacer este tipo de negociaciones, y para mí ya no es una persona para confiar.

Ahora nos concentramos en reunir los documentos que nos hacen falta para poder demandar. Algunos documentos me costaron conseguirlos, porque los estaban archivando en otros lugares, pero los conseguí.

¿Tiene documentos que evidencien que ellos falsificaron su aprobación?

No, eso sí yo no lo tengo. Tendrá que salir por medio de ellos. Eso lo deben tener los verdaderos dueños de El Universal, porque los que compraron El Universal son de Epalisticia, pero a su vez Epalisticia tiene un socio único que es mi empresa. Me imagino que ellos hacen esa tramoya de tres países para despistar bastante de quién es el verdadero dueño.

¿Por qué crees que utilizaron tu empresa? Parte de lo que reporta Alek Boyd es que pasó de tener US$10.000 de capital a tener US$1 millón en un sólo día. 

Claro, eso lo hace Alejandro Quiodettis para que la empresa sea más representativa en el caso de la inversión. Mi opinión personal es que tiene que ver con la Gaceta Oficial 34.930 decretada en año 1992 por Carlos Andrés Pérez, en la cual se establece que para que cualquier persona sea dueña de cualquier medio de difusión, tiene que ser venezolano.

Lo primero que hicieron fue buscar a tres personas normales, para que se le hiciera difícil a los investigadores descubrir quién es el verdadero dueño del periódico. Y a la hora de que salga a la luz pública que Epalisticia no puede ser la dueña de El Universal, porque no son venezolanos, pues aparece que el socio único es Tecnobreaks, que es de venezolanos. Yo no creo que haya sido casualidad, sino que fue muy bien buscado, y aquí en Panamá todo se puede hacer.

Entre mis suposiciones, creo yo, que esta gente —que creemos que es del Gobierno de Venezuela— le dijo a Quiodettis que se quedara tranquilo por la confidencialidad, porque aquí en Panamá quedaría protegido, porque la conformación de las sociedades anónimas no es del todo pública. Se puede colocar la junta directiva, pero los verdaderos dueños se pueden ocultar.

¿Cree entonces que el fin era ubicar a un venezolano como dueño de la empresa para cumplir con el requisito sobre la propiedad de los medios de comunicación? ¿No sospecha de lavado de dinero?

Casi todas estas cosas se hicieron como con Globovisión, y como se hizo con la Cadena Capriles, cuyos verdaderos dueños todavía no salen a la luz pública. Ellos buscan la manera de hacer negocios así, con varias empresas, para que se les haga más difícil a los investigadores descubrir quienes son los verdaderos dueños.

Si yo no salía a la luz pública ayer, ya eso se estaba olvidando. Nadie iba a seguir tomando el interés, porque se hace muy difícil la investigación. La única persona que podía salir a la palestra era yo, de resto más nadie.

¿Hacia dónde va con la demanda? ¿Y a qué personas estaría acusando?

Esta semana. La querella va dirigida principalmente a los que aparecen hoy día en la junta directiva de mi empresa, Otero Basanta, De la Torre, y López de la Osa, las mismas personas que aparecen en Epalisticia. Va ir una querella civil y penal contra ellos cuatro. Y los que sirvieron de testigos en la firma de la compra también aparecen ahí.

tecnobreaks
Documento mediante el cual Carlos Odín Velazco fue removido como director de Tecnobreaks Inc. (RunRun.es)

Ya revisé por Internet, hay un tal Aristeo Boyd que es un indiecito de aquí que me imagino que lo manipularon, le darían algo para que él firmara como testigo de que estaba la presencia de todos los dueños y accionistas de la empresa, pues yo nunca estuve en esa reunión o en esa asamblea.

No conozco a los españoles, nunca los he visto, vi en estos días a Basanta que salió hace mes y pico por Runrun.es, y la demanda iría sobre ellos, esas seis, siete personas, y sobre las personas que en la investigación aparezcan vinculadas.

La primera demanda será por falsedad ideológica, que es por falsificación de documentos, y también todas las demandas que en el momento de la investigación se encuentren. Yo le planteé a los abogados que hiciéramos una por la parte de daños y perjuicios.

Vamos a ver qué vamos a hacer. Por daños morales, daños psicológicos, porque realmente me cambió la vida. Como te digo, yo pasé 10 u ocho días sin dormir las 24 horas, súper preocupado, nervioso. Mi madre igual. Mi madre es una persona de 70 y pico de años, que es hipertensa, y me molestó mucho que había días que eran las tres, cuatro de la mañana, y ella hablando conmigo y orando, que cómo es posible que lo metan a uno en este problema, y pues realmente psicológicamente ellos nos maltrataron, nos dañaron.

¿Qué busca finalmente con la demanda?

La demanda principalmente va a ser para esclarecer los hechos, y limpiarme a mí y a mi familia de lo que están haciendo. Y en segundo lugar, tener un resarcimiento por parte de ellos por los daños y perjuicios ocasionados a mi familia. Yo les pedí que me trasladaran a mi familia para acá y no me lo cumplieron.

Si les tengo que vender la empresa se las vendo, pero que salgan a la luz pública y no permanezcan en la clandestinidad. Que digan: “somos nosotros los que compramos”.

¿Lo va a llevar sólo a tribunales de Panamá?

Estoy buscando la manera de llevarlo a España. Un abogado americano especialista en cuestiones internacionales está interesado en el caso. La intención es llegar a lo último, lo único que espero es el apoyo de los medios, porque en ustedes tendré la posibilidad de continuar o parar. Si esto sigue pasando, tendré algún tipo de protección, pero sino, tendré que aceptar —y ojalá no suceda así— lo que ellos pidan o lo que ellos quieran hacer.

Me interesa sobre todo que se haga bulla en España, porque allá las leyes son muy diferentes. Allá las leyes se cumplen. Allá hay más confianza en la parte judicial. Aquí en Panamá se ven cosas como en Venezuela, que pagas y te cambian todo, o demoran la demanda.

¿Y cómo va a costear todo el litigio judicial?

Yo llegué con mis dos abogados a un acuerdo de que en este momento no estaba en capacidad de hacer ningún pago. Les enseñé el caso, y quedamos en que llegábamos a una negociación cuando terminemos el proceso. Ellos cobrarán un porcentaje y estarán preocupados por alcanzar una indemnización justa.

Si hago la demanda, y no se pone pilas, Alejandro Quiodettis probablemente vaya preso, y va a tener que hablar.

Elisa Vásquez Elisa Vásquez

Elisa Vásquez es periodista venezolana con experiencia en las fuentes sociales y comunitarias. Está especializada en Educación para los Derechos Humanos y Acción Solidaria Internacional, y reporta desde la Ciudad de Panamá. Síguela en Twitter a través de la cuenta @elisavasquez88.